Más Que Sueños

Tamaño de fuente: - +

...

Sus labios comenzaron a moverse, pero yo no lo escuchaba parecía atrapada, supe que se llamaba Martín, nos daría Filosofía como ya la mayoría sabia, lo que me llamo la atención fue que digiera que no daba segundas oportunidades, eso era lo que más había repetido, pudo haber dicho más, pero no logre escuchar a pesar de que su voz era la única que resonaba en las cuatro paredes, ya no traía los audífonos puestos y aun así me sentía rara, algo abrumada, sin poder entender lo que decía el profesor.

Cuando sonó el timbre, todos salieron rápidamente, menos yo, que no quería morir aplastada por tantos estudiantes, así que intente caminar a la salida y al pasar por la mesa del profesor quien se encontraba sentado leyendo unos papeles, mis pies no me sostuvieron, flaquearon y me arrojaron al suelo dejándome inconsciente, lo último que alcance a ver fue al profesor intentando llegar a mi lado para cubrir mi caída, sus brazos no me alcanzaron y resvale.

Al abrir mis ojos, la luz los molesto, mis mejillas no reposaban en la fría baldosa, mi cabeza era alzada levemente por la mano del profesor, así que me senté rápidamente, pero una punzada en la cabeza hizo que llevara mis manos a ésta.

-Calma

Levemente me puse de pie al igual que él, quien hace unos instantes estaba sentado a mi lado dándole apoyo a mi cabeza, ahora de pie le agradecí, él sonrió y llevo un paño a mi cabeza, el frio me erizo la piel, los hielos calmaron un poco el dolor sin embargo sentí que la molestia no era física si no algo más profunda.

Noté que él quería relajar el ambiente, sentí que soltó la primera pregunta que le llego a la mente

-¿Qué le sucedió a su antiguo director de curso?

-No lo sé, quizá haya muerto

Respondí seca, sarcástica.

Y sin más salí del salón con una extraña sensación ¿Por qué me había sentido tan mareada? Mis pies me habían abandonado, y de colmo le acababa de responder de la peor manera al tal profesor esé, lo que me faltaba, ahora me la montaría y tendría que estudiar el doble si da por decidido hacerme perder la materia.

¡Que buen primer día!

Mi cabeza parecía estar a punto de explotar, así que decidí ir a la enfermería, aunque lo único que pudieran darme fuera una aromática caliente que no me ayudaría. En la siguiente clase, mi estabilidad había mejorado un poco, por lo menos pude tomar los apuntes necesarios, en la salida sentí que iba a volver a caer y me quede apoyada en un muro viendo como todos caminaban, visualice al profesor: “No doy segundas oportunidades” y al director desde lejos, caminaban atentos mientras charlaban, de pronto unas voces interrumpieron mis pensamientos, una poco conocida pero que resultaba agradable, como si la hubiese escuchado toda la vida.

-Creo que para ser el primer día estuvo bien

-Sera un largo año, sé que se sentirá a gusto trabajando en el Instituto Sangre Azul

-Es un lugar muy agradable

-¿Profesor?

-¿Si director?

-Debo admitir que me sorprendió mucho su hoja de vida

-He estado muy ocupado trabajando en ella, gracias

Rió

-Bueno, entonces mañana lo espero en mi oficina para mostrarle su…

Dos voces que se desvanecieron y causaron una punzada más en mi cabeza, ¿acababa de escuchar una conversación entre mi profesor y el director? Sin duda alguna necesitaba atención médica, pero claro no la misma que les dan a los humanos, la mía sería un poco diferente.

Mientras las gotas resonaban en el paraguas, yo caminaba rápidamente a casa, rogando que la tormenta no empeorara y el débil paraguas fallara y quedara empapada como la vez anterior.

De pronto un carro negro paso rápidamente a mi lado, dejando atrás a un chica mojada y llena de barro. Como era de suponer le grité unas cuantas cosas al conductor, que como todo un caballero siguió de largo, sin importar que muriera de hipotermia por su culpa. Así que llegué a casa empapada, cansada y con un dolor de cabeza que apenas mermaba, al entrar a la cocina no encontré a mis padres, así que suspire y tomé la nota que estaba pegada en la nevera.



D.A.Romero

#1706 en Novela romántica
#395 en Chick lit

En el texto hay: profesor alumna, amor, pesadillas

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar