Más Que Sueños

Tamaño de fuente: - +

capitulo 2

2

 

 

Dejé que las gotas de agua fría me cubrieran por completo, me relajé en la ducha por un momento, luego cubrí mi cuerpo con una toalla y salí del baño.

Encima de mi cama estaba mi uniforme perfectamente planchado como todos los días de escuela, la señora Aley se encargaba de eso, es una mujer de mediana edad afroamericana, con unos kilitos de más, sus ojos son negros como la noche, eso lo que más me gusta de ella, parece un misterio que nadie a resuelto.

  1. hice una coleta alta y sonreí a mi reflejo en el espejo, el color negro del uniforme me sienta fenomenal con mi tez pálida (nótese la ironía, siento que voy a un entierro)

Al bajar a desayunar, mis padres sonrieron, mi madre parecía forzar sus labios para no pedir disculpas o eso espero…

-Veo que has dormido ¿A qué se debe? -Preguntó mi padre, al hacerlo se llevó una humeante taza de café a los labios

-Culpa de tu esposa- dijé cortante

-¿Qué ocurrió?

El tono de su voz cambio drásticamente.

-Ayer por la noche utilizo unos de sus trucos raros

-No comprendo, será mejor que expliques mejor Alexa

-¡No es mucho lo que hay que entender! Conseguí que Alexa durmiera con una canción, es un último recurso que siempre se ha utilizado desde que existen chicas testarudas como Alexa, ¡Que se niegan a dormir! Tú sabes que es hora de que duerma Christopher- la voz de mi madre resonó por todo el lugar, tanto, que ruego que por culpa de mi mamá no vengan los vecinos a preguntar a qué loca trajimos a casa (no saben que toda la vida ha vivido como su vecina y es mi madre)

-¡Me dormiste! Y para colmo no me permitiste averiguar lo que significaba

-¡Eres una dramática Alexa! Solo te dormiste, sigues viva ¿lo sabes? ¡No es ilegal! –Replicó de nuevo mamá

-¿Qué no es ilegal? ¡Es igual que drogarme!

-¡Puaj! ¿Drogarte? Capaz de que vas a quejarte con la comisaria de familia

-¡Creo que me he demorado diez años en ir!

-¡Inténtalo para ver cómo te va!

-¿Me estas amenazando? ¡Otra cosa que decir a la comisaria de familia!

-Por milésima vez ¡no eres una chica normal, entiéndelo, yo sé lo que es mejor para ti!

-¿Hay alguien en esta familia normal mamá?

-Sos diferente a todos nosotros y lo complicas todo cuando no duermes

La discusión se dio por terminada de mi parte, mi padre desayunaba mientras nos escuchaba como si fuésemos las protagonistas de alguna película que acaba de salir.

-¿Ya terminaron? - Preguntó enojado

-Gracias por el desayuno

Salí sin decir alguna otra cosa más, mi estómago pedía a gritos que tomara unas tostadas del plato, pero mi orgullo ganaba, antes de salir de casa, mi padre me paro en la puerta y me dio un beso en la frente.

-Yo me encargare de ella

Mientras me subía a mi moto, y arrancaba el motor volví a intentar descifrar el significado del sueño, pero no estaba muy inspirada así que solo tenía una opción:

Ir a la iglesia y averiguar que ocurre ahí, de lo contrario el hombre de traje estaría muerto (si no es que ya no lo está)

En la escuela dejaron mucho trabajo para ser el segundo día de instituto. Así que mis tardes estuvieron ocupadas por tareas largas que realizar. Mis días siguieron con normalidad hasta el jueves, el que hubiera Filosofía hizo que al entrar al instituto tuviera un mal sabor de boca, tendría que ir a la escuela de verano por culpa de ese profesor. Aquella materia aburrida resaltaba inconscientemente en el pálido horario que tengo pegado en la pared de mi cuarto.



D.A.Romero

#1718 en Novela romántica
#408 en Chick lit

En el texto hay: profesor alumna, amor, pesadillas

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar