Más Que Sueños

Tamaño de fuente: - +

Primero de noviembre

 

Primero de noviembre

 

 

Cuando abrí los ojos me encontraba en un lugar oscuro, no veía mi cuerpo, pero sentía unos miembros rodearme. Permanecí quieta. En silencio, esperando ver algo.

-Le dije que hablaría con el padre

Esa voz aguda y despreciable…

-¿Aley? ¿Qué haces?

-Vengando a mi dulce princesa

-¿De qué hablas? ¡Prende la luz y sacame de aquí!

-Este es el precio que pagarás por lastimar a mi nenita

-¡No lastime a nadie!

-¡Por tu culpa Ana sufrió! ¡Si Martín no te hubiera recordado, ella viviría felizmente casada con él!

-¿Ana?

-Cuando la vi supe que ella sería la hija que Dios no me había permitido tener, el arzobispo me la dio…y la cuide como propia

-No…

-¡Di todo para que ella fuera feliz! ¡Y apareces tú para quitarle el amor de su vida!

-¡Estas mal! ¡Martín regresó con ella, yo lo vi!

-Ana se dio cuenta que la estaba utilizando…cuando lo supe…¡Tuve más razones para odiarte!

-¿Odiarme? ¿Qué hice para que me odiara?

-Tu familia es despreciable, un maldito peligro para los humanos, acaba con familias y no hace nada por la gente, ¡solo salva a su beneficio!

-No…Aley, la Iglesia es la mala, hace sacrificios…

-¡Gracias a esos sacrificios Dios cumple con nuestras peticiones!

-¿Eso te dijeron? ¡Te mintieron!

Una cachetada ardio en mi mejilla.

-¡Muchacha insolente! ¡¿Qué podrías saber tú?!

-Aley…si Ana es buena como dices, a ella no le gustaría que sacrificaras a una inocente….

-¡¿Inocente?! ¡Eres cómplice de miles de muertes!

-¡No! ¡Tu propia “hija" es el resultado de una maldita orgía que hicieron los eclesiásticos!

-¡Mentira! ¡El arzobispo la encontró en la calle! ¡Fue obra de Dios!

-¿Matan para pedir a Dios bendiciones? ¿Quién tuvo que morir para que tu tuvieras a tu niña?

-Una joven, una muchacha de tu Instituto, la matamos como pago por tener aún a mi hija, cada año debo hacer un sacrificio en nombre de Ana para que siga con vida

-¡¿Eso te dijeron?! ¡Seguro se acostaron con ella y luego te dieron su cuerpo para que limpiaras con lo que quedaba!

-No…

-¡Estas ciega Aley!

-¡Ya basta!- Una voz gruesa emergió de la oscuridad

-Padre, ¿Ya va a comenzar el sacrificio?

-Hubo un cambio de planes, tú no estaras

-¡Pero si debo matarla!

-¡Ya no! ¡Nosotros nos ocuparemos!

-Pero padre…

-¡Largo!

Escuché como corrió Aley, sus tacones sonaron como una especie de banda sonora que anunciaba mi muerte.

-¿Lista De La Cruz?

-¿Por qué hacen esto? ¿Qué tengo que ver yo?

-Personas como tú deben morir…ponen en riesgo lo que la Iglesia ha construido con tanto sacrificio

-¡Fé a base de mentiras!

-Te equivocas, es necesario que las personas crean en un ser divino, que sean regidas por el bien…

-¡Y ustedes son los que ganan!

-Somos elegidos de Cristo, es nuestro deber disfrutar de lo que nos da en Señor

-¿Qué va a pasar conmigo?

-Vamos a utilizarte, tu abuela ya está muerta, cuando la más importante de las Dreamers muera, ósea tú, su estúpido Gobierno cae

-¡Hay un consejo, idiota!

Otra cachetada me tumbo al suelo.

-¡Tú eres la siguiente, eres la futura gobernante! ¡Cuando mueras demostraremos que tu especie de chiflados debe darnos el poder absoluto a nosotros! ¡Los que siempre hemos regido al pueblo!

-¡Ya no estamos en la edad media!



D.A.Romero

#1706 en Novela romántica
#395 en Chick lit

En el texto hay: profesor alumna, amor, pesadillas

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar