Masacre

Tamaño de fuente: - +

4

El día en que todo sucedió.

Estábamos desayunando en Venecia cuando de repente me llega un mensaje de Mauricio.

Eres una completa mujerzuela, me han enviado una foto tuya donde te estás besando con otro, juro que pagaras todo.

Sentí que alguien me toco el hombro -por favor que no sea él- al voltearme vi a mi primo Alex -gracias Dios-

-Qualcuno cerca di te, dice che è importante (alguien te busca, es importante)

Pensé que era alguna tía, un primo o inclusive algún viejo amigo de la infancia, nunca aprecie tan bien esos momentos de mi vida. Cuando lo vi la vida se me fue por la boca, el estaba parado frente a mí, no sé como supo que yo me encontraba aquí, no pude reaccionar, estaba en shock.

-Así te quería encontrar, ¿quién era el bobo que me abrió, era acaso el tipo de la foto?

-Yo.. ¿qué haces aquí, como sabias que estaba aquí?

-Tengo ojos en todo el mundo, ahora contéstame ¡¿era él?!

-¡No! ese es mi primo, bájale la voz que toda mi familia está aquí

-No muñequita, yo no me voy de aquí sin darte tu merecido

Me agarro del brazo y comenzó a forcejarme, trate de soltarme pero el tenia el doble o triple de masa corporal, era en vano mi trabajo, pero tenía la esperanza de que no fuera así.

-Suéltala, ¿por qué la tratas así Mauricio? -le grito mi papá

Ese fue el peor momento de mi vida, Mauricio saco un arma de su pantalón y le disparo a mi padre, mis ganas de luchar por mi vida se hicieron más fuertes. Tenía tal vez menos de 4 segundos para escaparte, en lo que el guardaba el arma yo le pegue en su entrepierna y salí corriendo, todo mi familia estaba al rededor de mi padre, mi madre no lo quería soltar. Nunca olvidare esa escena.

-Corran, si deve uscire da qui (Corran, tienen que salir de aquí)

Mauricio se seguía retorciendo en el piso, todo nos subimos en las camionetas, teníamos la esperanza de que mi padre siguiera con vida. A 10 metros de nosotros unos carros con colores demasiados llamativos se estaban acercando a nosotros. Comenzaron a disparar hacia nosotros.

-Questo non può essere peggio (Esto no puede ser peor)

Un carro color verde neón se atravesó en nuestro camino, chocamos contra él. Mi cabeza dolía demasiado, quise moverme pero no pude, quise hablar y tampoco pude, el pánico se apodero de mi.

-Que hermosa eres, pero es una lástima que eres una mujerzuela -paso un navaja por mi ceja, era demasiado el filo que me corto un parte, no podía ser débil ahora. -Mi pequeña novia indefensa, siempre te amare -me clavo la navaja en el estomago.

Lo último que vi fueron policías entrando y llevándose a Mauricio.



Infinita

#8614 en Otros
#3380 en Relatos cortos
#1083 en Detective
#584 en Novela negra

En el texto hay: violencia

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar