Matrimonio de Conveniencia (#1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

¿Por qué estaba tan nerviosa?

Cassie abrió los ojos e inhaló y exhaló como llevaba haciendo desde hace un rato. Estaba a punto de casarse y ella tenía aquellos nervios de noviecilla. Se sentía que iba a explotar de los nervios, sus manos estaban empezando a sudarle, su corazón palpitaba más rápido de lo normal y no dejaba de decirse que algo iba a salir mal. ¿Qué estaba pasándole?

Se miró al espejo de cuerpo entero. No debía de tener miedo. Estaba bien. Las estilistas contratadas por la señora Bryant habían hecho un buen trabajo… Se veía bonita, diferente, incluso parecía una mujer madura. Su cabello castaño estaba recogido en una especie de moño, no llevaba velo y solo llevaba un broche en el pelo. Esperaba que a Chris le gustase lo que habían hecho con ella, porque Cassie nunca se había visto tan preciosa en su vida.

Sonrió y pensó en Chris. Anoche, cuando llegaron del club se habían ido a sus respectivas habitaciones, pero cuando Cassie iba a entrar a la suya, Chris la había detenido, sacándola al pasillo para que nadie los escuchara hablar, o mejor dicho para que nadie viese lo que iba a hacerle, la había acorralado entre la pared y su cuerpo masculino, y la había besado otra vez, luego le había susurrado que estaba esperando el día de hoy con entusiasmo. Aquello la había hecho feliz y se preguntaba si Chris estaba enamorada de ella, porque ella… ella había caído entre sus redes.

Se pasó una mano por la mejilla y sonrió. Recordó que cuando conoció a Chris, se había dicho que no se iba a casar con él, por su amor por Kyle, por su negativa hacia su padre, porque simplemente era ella y no podía casarse, pero… todo aquello había empezado a cambiar en tan poco tiempo. Se llevó una mano al corazón que había comenzado a latirle con rapidez, aquello siempre pasaba cada vez que pensaba en Chris y en las muchas emociones que le hacía sentir, dios, incluso cuando creía estar enamorada de Kyle aquellas emociones nunca habían embarcado su cuerpo, Chris era el que la hacía sentir de esa forma… Tan tonta, tan excitada, tan enamorada.

Tocaron la puerta.

—Pase…—dijo Cassie sin volverse a la puerta, de todos modos podía ver por el espejo a la persona que entrase en la habitación.

La puerta se abrió y aparecieron sus amigas y una de las gemelas. Las tres chicas estaban vestidas con los vestidos de dama de honor que la señora Bryant había seleccionado, estos eran de color amarillo, por encima de las rodillas, algo ajustado, las tres chicas lo llevaban.

—Hey…—saludó Hayley.

—Hola…—le dijo a Hayley que se acercó a ella.

Cassie se dio la vuelta, encarando a las chicas y soltó un suspiro.

—¿Qué te pasa? ¿Te estas arrepintiendo?—preguntó Hayley al escucharla suspirar.

—No es eso, solo son los nervios—murmuró Cassie mientras se acariciaba las manos.

Se miró la mano izquierda y se dio cuenta de que algo faltaba allí. Chris nunca le dio un anillo de compromiso, era extraño que le hubiese pedido matrimonio sin uno. Ahora que lo veía, se sentía algo triste por esto, genial, ya estaba sintiéndose desconfiada otra vez. Cassie miro a como Hayley y esta tenía una mueca en la cara, se acercó más a ella y tomó su mano izquierda entre las suyas, observándola.

—Sabes yo también me estaba preguntando lo mismo…—dijo ella acariciando el dedo donde debía de ir aquel anillo—Chris nunca te dio un anillo…—siguió Hayley.

—Quizás se lo dé en la ceremonia…—dijo Brianna.

—Puede que sea así…—dijo Holly, todas estaban esperanzadas y ella quería que fuese así también.

Cassie sonrió.

—Espero que sea así…

Las chicas le sonrieron y Hayley dejó caer la mano de Cassie.

—Bueno, ya casi es hora, la señora Bryant mandó a que buscáramos—dijo Hayley y rodó los ojos— Ya sabes, teme que te escapes y que no llegues a casarte con su “angelito”—murmuró Hayley en tono burlón.

Brianna soltó una carcajada.

—Yo daría lo que fuese para casarme con un “angelito” como aquel…—murmuró Brianna.

—Yo también, pero yo amo a mi pastelito…—dijo Hayley.

—Ya no empiecen…—les dijo Holly a Brianna y a Hayley.

Cassie se rio. Bueno, al menos se le habían pasado un poco los nervios. Soltó el aire contenido y se dirigió a la puerta. Las tres chicas la acompañaron. Una vez fuera de la habitación se encontraron con Bethany quien tenía el ramo de rosas blancas en las manos. Se lo acercó y Cassie lo tomó. Era hermoso, las flores para ella habían pasado desapercibidas pero ver aquellas rosas blancas entre sus manos le hacía pensar que se había olvidado de ser una chica normal. Bueno, ya no era normal.



Denisetkm92

#124 en Novela romántica
#36 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, amor, matrimonioforzado

Editado: 03.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar