Me enamoré de Dan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5: La Fiesta Nocturna.

Llegando al instituto todos estaban hablando de la fiesta de música electrónica de ésta noche. Yo no comprendía que tan importante podía ser...

Seguí caminando hasta llegar a mi primer clase.

No supe muy bien en donde sentarme así que opté como siempre por los lugares de enfrente.

* 10 minutos después comenzarón a llegar los estudiantes a sus respectivos puestos.

- Hola - dijo un chico

- Ehh, Hola - respondí

- Me voy a sentar - dijo

- Vale - sonreí

* Bueno chicos como ya saben yo soy su maestro de filosofía. Bueno aquí ya no necesitamos presentaciones. Su mejor presentación la encontré entrando a éste salón y mirando que hacía cada uno de ustedes. Comenzando con la clase voy a pedirles a cada uno de ustedes que compré una libreta extra de la que ya tenían pensada. Claro, si lo piensan hacer todo en sus computadoras no tengo problema.

Ahora díganme - ¿A qué le tienen fé? Y no estoy hablando de la fé que se tiene por un ser divino. Me refiero a la fé que Le tienen a algo, puede ser la fé a sus estudios, la fé de que su novio o novia no los engañe.

- Bueno maestro yo tengo fé en mi mismo. Considero que la mejor no deberíamos delegarla a otro.

- Es correcto. Miéntras pienses en dejarle todo a un segundo no encontrarás respuesta verdadera, mientras que si eres tu propia fé sabrás que hacer. - respondió el maestro.

* Las clases terminaron luego de una gran explicación que me hizo pensar muy bien todo.

Empecé a caminar por el pasillo. De pronto una voz masculina conocida me hizo voltear.

- Hola de nuevo -sonrió

- Hola -dije

- Una clase bastante intensa ¿No? - soltó

- Claro que sí, vaya primer clase -  respondí entre risas.

- ¿Cuál es tú nombre?

- Dakota, ¿el tuyo? - pregunté

- Axel - dijo sonriendo

- Es un placer conocerte - dije

- El placer es mío. ¿Te vienes a comer conmigo? - sonrió un poco tímido.

- Claro -  dije devolviendo una sonrisa.

Estuvimos caminando hasta llegar a la cafetería en donde encontré a Gaby, Deuce y Dan sentados.

* Los tres nos miraron.

- Hola chicos ¿Qué tal la vida?- dijo

- Bien, Pero veo que a ti te va mejor - respondió Dan.

- Pues la verdad sí -  sonrió

* Chicos les presento...

- Ya sabemos quién es -  dijo Dan

* Axel me indicó un lugar a su lado y comenzamos a pedir algo de desayuno.

Al parecer empezaron a hablar de una fiesta en la noche. No podía entender mucho sobre la fiesta pero todos estaban locos por esa supuesta fiesta.

- ¿Es Tan importante la fiesta? -  pregunté

- Muchooooo -  exagero Gaby

- Es la mejor fiesta de Música electrónica por aquí - dijo Deuce

- Y tú Dakota ¿Piensas ir? -  dijo Dan

- Pues...

- Claro que vendrá - respondió por mi Axel.

- Ya dijo -  me reí

*Si la supuesta fiesta era tan importante debería ponerme algo igual de asombroso.

Estuve pensando toda la tarde que ponerme.

Terminaron las clases y yo seguía pensando que me pondría para la noche loca.

Axel dijo que pasaría por mí para luego ir a ese dichoso lugar. Esperaba encontrarme con Dan. Ojalá que sí fuera.

* Pasarón algunas horas hasta que decidí que ya era hora de poner manos a la obra.

Estuve pensando que ponerme. Me  decidí por un conjunto completo rojo con tenis. Suponía que debería ir guapa pero cómoda y con el calor que hace cuando vas a esos lugares era lo más conveniente.

* 10:20pm

Alguien estaba ya tocando la puerta. Bajé lo más rápido que pude a decirle a mi padre que fuera amable.

Minutos después ya estaba lista para salir.

- Hola hermosa -  sonrió algo nervioso.

- ¿Qué sucede? - pregunté

- Nada. Pero decidí desde algún tiempo atrás no privarme de los placeres que da la vida. Como lo es mirarte -  sonrió

Axel era un chico alto, sus pestañas estaban super largas y bonitas, su piel era clara, sus labios siempre tenían un color rosita. Se veía que iba al gimnasio seguido.

*Me sacó de mis pensamientos.

- Nos vamos -  preguntó

- Claro -  respondí sonriendo.

Salimos de mi casa y nos dirigimos a su auto. Como un caballero que es me abrió la puerta para que pudiera entrar.

En el camino estuvimos platicando de lo que nos gustaba en especial de música. La verdad él tenía gusto por la música electrónica, las motos, las carreras, la velocidad y todo aquello que hiciera vibrar su alma.

Me estuvo contando todas las carreras en las que había participado y lo feliz que Le hacía conducir y ver coches.

- Ahora entiendo porque manejas un coche de carreras ahora mismo -  dije

- Sí, me encanta tomar un volante y saber que tengo la posibilidad de hacer lo que amo. - respondió



Marilois G.

Editado: 28.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar