Mejor que él

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Natasha Crowel.

―No puedo creer que tu primer día de universidad hayas llegado tarde e irrumpiste la clase de cirugía.

Comentó Alisson, hartándose con una carcajada al contarle mi bochornosa mañana.

―Sabes muy bien que la puntualidad no es lo mío ―contraataque indiferente encogiéndome en mi asiento.

―Eso no es una novedad ―aseguró Carlee, sin despejar la vista de su teléfono.

―Tampoco es una novedad que iniciando un buen día es pasando por algo bochornoso. Lo peor de todo es que los estudiantes centraron su atención en mí y la profesora, en ese entonces, me miró apenada. Quería que la tierra me tragara, en serio.

Un gemido de desesperación brotó de mis labios, no podía dejar de revivir en mi mente el momento bochornoso que pasé en la mañana siendo el centro de atención de todos, que por ende, es algo que detesto; ser el centro de atención me hace sentir muy incómoda y, sin duda alguna, fue como me sentí hace unas horas.

Mis dos mejores amigas comenzaron a burlarse de mí, recordándome cada vez que nada de esto hubiera pasado si no me hubiera quedado leyendo anoche.

Sí, era una empedernida sobre la lectura a los libros.

He ahí donde mi mal incrementó e hizo su acto de presencia en un mal momento. Ellas saben que cuando mi mal humor hace su acto de presencia soy una obstina y contraataco con lo más mínimo, derivando a la defensiva.

Tengo que aprender a canalizar mi mal humor, caía en cuenta que ellas solo se están divirtiendo, a lo cual, eso a mí no debería de ofenderme, más bien debería de estar riéndome con ellas, pero por lo visto mi segunda personalidad, aquella que hace su presencia en lo inoportuno se despertó siendo mi mejor amigo de toda la vida.

Señalen ahí mi sarcasmo.

Tomé varias respiraciones profundas y me reprimí los insultos que se están resguardando en mi garganta para ser liberados en su punto de acción y combate.

―¿Hay chicos lindos en sus salones? En el mío a uno que es un completo idiota, pero es lindo ―dio a relucir Carlee, alejando su móvil y llevando su bebida a los labios.

―En el mío no hay, todos son unos cerebritos, ratones de bibliotecas, nerds de…

―Muy bien, ya entendimos tu punto en que tus compañeros de clase son Alisson ―señaló Carlee con mofa en su voz, por consiguiente, enfocó sus ojos paciente esperando por mi respuesta.

En respuesta propia me encogí de hombros y dije indiferente:

―Lo usual, si hay chicos lindos ―chillaron de alegría, y agregue rápidamente―: Saben que ya yo no estoy disponible para eso.

―Oh sí, Charlie Thompson ―canturrearon al unísono, y por mi parte, sonreí como una loca enamorada. Ellas rondaron los ojos al ver mi reacción por pronunciar su nombre.

Sabía que a ellas no les agradaba mucho Charlie y no sabía su odio aparente hacia él ya que, siempre él se comporta de la mejor manera conmigo, ha sido un buen novio con lo que respecta al tiempo que hemos llevado saliendo, pero nunca he visto de donde radico tanto odio de mis amigas hacia él.

Realmente eso a mí me dolía, no porque no les agradara él, o si no, es más el hecho que siguen sin apoyar mi relación cuando yo siempre lo hago con las suyas, así el tipo no me agrade, y siempre ponía algo en contra de nuestra relación, pero más lo iniciaba todo Carlee.

Carlee es el tipo de amiga impulsiva e irracional, en cambio, Alisson es todo lo contrario a ella; ella es racional y apacible en todos los ámbitos posibles.

Aunque Carlee influía en Alisson en que no apoyara la relación, porque vamos… Alisson es la más sensata de las tres, aunque a veces tenía sus locuras, sin embargo, como dije, es la más razonable.

Alisson es la amiga que si tú te sientes feliz, ella está feliz y es lo que más me agradaba de ella.

No obstante, siempre terminan siendo mis mejores amigas.

Por alguna razón por eso a Charlie le agradaba más Alisson que Carlee, siempre salía con que ella es muy manipulable y conseguía lo que se proponía, sin embargo, no podía darle la razón, hablamos de mi mejor amiga, no de una extraña.

―Papá sigue creyendo que Charlie es mi amigo ―Alisson se rió y Carlee negó disgustada―, sin saber que llevamos saliendo más cinco meses.

―¿Sabes que en algún momento tu papá lo sabrá verdad? ―inquirió Carlee con irritación en su voz.

―Lo sé, pero aún no estoy lista.

Realmente no estoy lista en decirle a mi padre que tengo novio, él suele malinterprétalo todo, tiende a exagerarlo y convertirlo en todo en un caos.

Charlie me había pedido que le diría pero recurrí al miedo diciéndole que me diera mi tiempo para yo poderle decir. Todavía sigo esperando mi tiempo.

―¿Tienen más clases? ―rompió la tensión Alisson, observando a las dos simultáneamente.

Asentimos las dos.

―Tengo educación física para la salud. Oí que el profesor es muy didáctico con su asignatura, que por ende, me emociona demasiado ―dije, sin poder ocultar la emoción de mi voz.



Sunshine

#11098 en Novela romántica
#7120 en Otros
#1048 en Humor

En el texto hay: apuestas, mejores amigos, amistad y amor juvenil

Editado: 23.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar