Menor Que Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 29

Estaba con Alec, Ryan y Lucy jugando videojuegos en casa de Alec. Estábamos todos en la habitación de Alec, nos estábamos divirtiendo, hace una semana que Alec terminó con Susan y desde que eso pasó ninguno ha mencionado siquiera su nombre, es como un mudo acuerdo al que hemos llegado, ya que desde hace una semana nadie ha mencionado nada del tema, lo evitamos totalmente, creo que todos concordamos en que es mejor así.

Cuando le conté a Lucy todo lo que Alec me había contado de lo que pasó con Susan, no podía creerlo, le parecía algo imposible que Susan hubiese hecho algo así, le pedí que no le mencionara nada a Alec ni Ryan acerca del asunto, ya era suficiente todo lo que había pasado como para que tuvieran que estar dando explicaciones.

—¡Sí! — gritó Ryan cuando ganaron la partida — ¡ganamos! — dijo chocando lo cinco con Alec.

—Aún llevamos la delantera — dijo Lucy engreídamente.

—Ja, pero sólo por una partida — dijo Alec muy sonriente, me gustaba verlo así, tan sonriente.

Después de que vine a hablar con él, al día siguiente fue a buscarme a para llevarme a la escuela y trataba de actuar con normalidad como si nada hubiese pasado, evitando totalmente mencionar a Susan, sabía que aún estaba dolido, pero lo está intentando, al igual que Ryan.

—En la próxima partida conseguiremos el empate — dijo Ryan.

—Sólo una partida más, ya tengo hambre — se quejó Lucy.

—Definitivamente ganaremos, pero deberíamos jugar dos más, para no quedar en empate, alguien tiene que ganar — dijo Ryan, asegurando su victoria.

—Entonces tendremos que ganar para evitarlo — dije mirando a Lucy.

—Adelante — comenzamos la partida.

[...]

—Si hubiésemos jugado una partida más habríamos desempatado — dijo Ryan, al final ellos habían ganado, por lo cual habíamos quedado en empate.

—Si hubiésemos jugado otra, habríamos ganado Lía y yo — afirmó Lucy.

—Tienes demasiada confianza, Lucy — dijo Alec divertido.

—Lucy tiene más confianza de la que debería — dije y Lucy bufó.

Estábamos en la sala comiendo pizza y viendo televisión, mañana es lunes, será la última semana de clases. El próximo semestre estaré en la secundaria y Alec en la universidad, Ryan se irá a Londres, al parecer ayer le llegó la carta de aceptación de la universidad y Alec ya fue aceptado en la universidad de Denver, me alegra que se quedara en la ciudad, mi más grande temor era que él se fuera del estado o del país a estudiar.

—¡Alec! — escuchamos el grito de la señora Harris, esta entró corriendo a la sala con una gran sonrisa, con un sobre y una hoja en sus manos.

—¿Qué pasa? — preguntó Alec extrañado.

—¡Te aceptaron en la universidad de Londres! — dijo con una gran sonrisa. Sentí que mi corazón se detuvo un segundo, ¿de qué estaba hablando?, ¿la universidad de Londres?

—¡Enserió! — gritó Alec emocionado y se acercó a su madre para tomar la hoja que ella tenía en las manos y leer el contenido, miré a Lucy y ella me mirada con una mirada preocupada, como sabiendo como me sentía — ¡no puedo creerlo! — gritó Alec abrazando a su madre.

—¡Genial, hermano! — gritó Ryan muy feliz, las únicas que no entrabamos en ese ambiente de felicidad éramos Lucy y yo.

—Creí... que irías a la universidad de Denver — dije tratando de contener mis emociones. Él ya había sido aceptado en la universidad de Denver, ¿por qué había enviado una solicitud a Londres?

—Bueno, creí que ya era muy tarde para iniciar con la documentación para ingresar, así que pensé que me quedaría aquí en la universidad — explicó Alec.

—Te dije que podrías entrar, tenías muchas recomendaciones por los maestros y el director, además de las mejores calificaciones, imposible que no te aceptaran — dijo Ryan muy sonriente, ahora irían juntos a Londres, no podía creerlo, no tenía idea.

—¿Estás bien? — susurró Lucy preocupada.

—No lo sé — susurré también, en realidad no me sentía nada bien, Lucy me dio un ligero apretón en el brazo y me dedicó una pequeña sonrisa en señal de apoyo, mientras que Alec, Ryan y la señora Harris, no dejaban de hablar muy emocionados de la universidad.

[...]

—¿Estás bien, Lía? — preguntó Lucy.

—Sí, no te preocupes — dije con la mirada fija en mi rebanada de pay, estábamos en la cafetería, Alec y Ryan nos habían traído hace media hora.

—Apenas has hablado desde que llegamos.

—Alec dijo que se quedaría en Denver, ¿por qué de repente cambió de opinión? — dije cabizbaja.

—Tal vez... es por lo que pasó con Susan — levanté la mirada para a Lucy.



ivi-matsu99

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar