Menor Que Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 32

Me encontraba con la señora Harris, Lucy y la señora Becker en el aeropuerto. Alicia Becker es la madre de Ryan, es una mujer muy elegante y amable, aunque a veces es algo pretenciosa, se nota que Ryan heredó eso de ella. El padre de Ryan es dueño de una empresa dedicada a la imprenta de una importante revista, ellos son una familia de buena posición.

En una semana sería Navidad, hoy Alec y Ryan llegarían de Londres y habíamos venido a recibirlos.

—Ya debería haber llegado su vuelo, ¿no? — dijo Lucy fastidiada, el vuelo de Alec y Ryan debía haber llegado hace quince minutos.

—A veces se retrasan — dijo la señora Harris — ya no debe tardar en llegar su vuelo.

Lucy suspiró resignada, ella había venido para hacerme compañía. Yo estaba a su lado con mi abrigo en mano y muy impaciente, me sentía muy emocionada, en cualquier momento llegaría Alec; me sentía muy ansiosa por verlo, me había quedado con ganas de pasar tiempo con él este verano, pero pasaríamos la Navidad juntos.

El vuelo de Alec y Ryan tardó diez minutos más en llegar y me sentí aún más impaciente mientras veía a los pasajeros salir por el pasillo de salida. Cuando por fin vi a un hermoso par de ojos verdes acompañado de unos profundos ojos negros, no pude evitar sonreír.

—¡Alec! — grité en cuanto salió del pasillo con Ryan, me acerqué a él corriendo y me lancé a sus brazos, él me correspondió y rio.

—Veo que estás muy feliz de verme — dijo entre risas.

—Por supuesto que sí — dije separándome de él — ya te extrañaba.

—Hola, Lía, yo también te extrañé — dijo Ryan con sarcasmo y yo reí.

—Hola, Ryan — saludé dándole un abrazo.

—Hola, hijo — dijo la señora Harris acercándose a Alec para darle un abrazo y un beso.

—Hola, mamá — saludó Alec, igual abrazándola.

—Chicos — saludó Lucy abrazando a ambos — ya se les extrañaba por aquí.

—Lucy — saludaron ambos.

—¡Amor, hola! — saludó la señora Becker a su hijo abrazándolo y llenándolo de besos en el rostro.

—¡Mamá! — se quejó Ryan, un poco avergonzado por los besos de su madre — ya es suficiente — dijo y su madre rio.

[...]

Después de recoger a Ryan y Alec en el aeropuerto, la señora Becker se fue con su hijo en su auto. La señora Harris, Alec, Lucy y yo nos fuimos a casa de Alec, después de varias reprimendas de la señora Harris hacia Alec por no llamar seguido, nos reunimos los tres a almorzar en la sala, ya que la señora Harris tuvo que salir por un problema en las boutiques, mencionó que había habido un error con las tallas de la ropa de invierno que había llegado desde Italia.

—¿Cómo les va en la preparatoria, chicas? — preguntó Alec.

—Muy bien – contestó Lucy — sobre todo a Lía, es la más destacada en clase.

—No me sorprende — dijo Alec con una sonrisa — siempre has sido muy aplicada.

—¿Y a ti?, ¿cómo te va ahora que trabajas en la empresa del señor James? — pregunté.

—Bien, me ha costado un poco ajustarme a la empresa sobre todo porque tengo que equilibrar el tiempo entre la empresa y la universidad.

—¿Y por qué no esperaste a terminar tu carrera antes de trabajar? — preguntó Lucy.

—Papá me permitió aprender desde ahora todo sobre la empresa, de esa manera me será menos complicado cuando trabaje fijamente en ella — explicó Alec.

—Tendrás más experiencia — afirmé.

—Así es — afirmó Alec.

—Bueno, cambiando de tema — dijo Lucy — cuéntanos, ¿que hay de tu novia? — esa mención me hizo sentir algo triste, pero traté de que no me afectara.

—Oh, sí, Danna — dijo Alec sin mucha importancia — terminamos hace un mes — no pude evitar sentir algo de alivio al escuchar eso.

—¿Qué fue lo que pasó? — preguntó Lucy con curiosidad.

—No fue nada, ya éramos... más amigos, que novios, además no teníamos nada serio — dijo Alec restándole importancia.

Alec ha tenido dos novias en estos tres años, cuando salió con Susan su noviazgo duró casi tres años y él pensaba en tener algo serio con ella, pero con estas chicas al parecer no es nada tan serio.

—¿Y ustedes? — preguntó Alec.

—Nosotras, ¿qué? — pregunté extrañada.

—¿Tienen novio? — preguntó y me sentí un poco cohibida por la pregunta, todas mis amigas ya han tenido al menos uno, incluso Lucy ya fue novia de el idiota de Scott.

—No, por ahora no tenemos — respondió Lucy.

—¿Ni un chico que les guste? — preguntó Alec y eso me puso un poco nerviosa.

—Por ahora no me interesa ningún chico — contestó Lucy.



ivi-matsu99

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar