Menor Que Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 71

—Me alegra que hayas venido — dijo mamá recibiéndome con un abrazo y con una gran sonrisa — hace días que no me visitabas.

—Lo sé, lamento eso, entre la escuela y el trabajo no suelo tener tanto tiempo libre — me excusé.

No la había visitado ni en los domingos durante las últimas dos semanas, esos días en lo que estaba libre, sólo contaba los minutos para poder ver a Alec después de su jornada de trabajo. Sin embargo, hoy había decidido venir a almorzar con mamá, más que nada porque quería hablar con ella sobre mi relación con Alec, ella aún no sabía nada de esto. Temía que no le agradara la noticia, ya fuera porque ella realmente adoraba a Stephen, porque temiera que si mi relación con Alec relación no funcionara, esto causaría problemas e incomodidades entre ambas familias, o por el hecho de que Alec es mayor que yo. Es verdad que él es mayor, pero sólo son seis años, no es como que me doblara la edad.

Mamá y yo nos dirigimos al comedor. Mamá ahora vivía con Rodrick, su nueva casa era más grande que en la vivíamos nosotras, cuando se mudó pensé que vendería la casa, me había mencionado que lo haría, pero al final decidió conservarla, esa era la casa de sus padres, su hogar de la infancia, aunque ahora está deshabitada y sin uso, prefiere conservarla y la comprendo yo quisiera que la casa de Miami en la que pasé los primeros seis años de mi vida siguiera siendo nuestra, ese era el hogar que compartíamos con papá.

—¿Rodrick no se encuentra en casa? — pregunté tomando lugar en el comedor y dejando mi bolso sobre éste.

—No, tenía el día libre, pero tuvo que salir de imprevisto para ver lo de un problema en la instalación eléctrica en uno de los nuevos hoteles — explicó mamá.

Me sentí aliviada porque no estuviera, no porque no quisiera verlo, sino porque me sería más cómodo hablar con mamá estando sólo las dos.

—Espera aquí, iré por el almuerzo — dijo antes de dirigirse a la cocina.

Mientras esperaba a que regresara, comencé a ponerme nerviosa, más de lo que ya estaba, esperaba que lo tomara bien. Aunque me sentía nerviosa, una parte de mí pensaba que ella no se opondría a mi relación con Alec, sé que ella sólo quiere verme feliz.

Cuando mamá regresó, comenzamos a almorzar mientras hablábamos de variados temas, sobre las cafeterías, mi trabajo en la empresa y la universidad. Decidí no lanzarle tan rápido y directamente la noticia, aún me sentía algo nerviosa. Cuando terminamos de almorzar mamá se puso de pie para levantar los platos.

—Mamá — la llamé — tengo algo que contarte — mi voz salió más seria de lo que me propuse. Tomé su mano y tiré de ella hacia abajo para que volviera a tomar a siento.

—¿De qué se trata? — me miró intrigada.

El nerviosismo volvió a mí, decidí no dar tantas vueltas al asunto y decírselo. “Estoy saliendo con Alec”, no era nada tan difícil de decir. Traté de sonreír al decirlo.

—Estoy saliendo con alguien — antes de que me diera cuenta ya había sustituido “Alec” por “alguien”. Mamá me miró sorprendida.

—Vaya — dijo con lo que me pareció decepción y bajó su mirada a su plato vacío — por un momento pensé que me dirías que habías regresado con Stephen — dijo con una ligera sonrisa, pero con evidente decepción.

Me sorprendió ese comentario, y perdí la pequeña sonrisa que había formado. Sabía que mamá adoraba a Stephen, pero no pensé que estuviera esperando que yo volviera con él. En realidad, nunca le dije el por qué terminamos, sólo le dije que ya no estábamos funcionando y que decidimos terminar, tal vez ella pensó que nuestro rompimiento era más bien algo como de darnos un tiempo, ya que el día que terminamos, habíamos estado juntos en la boda de Ryan y Susan, nuestro rompimiento fue algo repentino.

Me quedé en silencio un momento viéndola. Si mamá tenía preferencia por Stephen, entonces no creía que se alegrara mucho porque ahora yo esté con Alec. Al cabo de unos segundos levantó la mirada y me sonrió.

—¿Es alguien que yo conozca? — su pregunta me puso muy nerviosa e incluso por un momento pensé en negarlo, pero ya no iba a seguir escondiendo lo que siento por Alec ante nadie, ya no más.

—Es Alec — con estas dos simples palabras la sonrisa en el rostro de mamá desapareció.

—¿Qué? — expresó evidentemente desconcertada — ¿es en serio, Lía? — yo sólo asentí — Lía..., Alec... — parecía no saber que decir — ¿desde cuándo?

Llevé mis manos a mi regazo jugando nerviosamente con mis dedos, podría inventar que lo mío con Alec comenzó hace unos días y no hace un mes, pero no quería mentirle.

—Hemos salido desde hace un mes.



ivi-matsu99

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar