Menor Que Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 74

—Listo, ya estás lista — dijo Lucy, dejando sobre mi tocador la brocha para rubor que sostenía en su mano derecha — ahora toma tus cosas y vámonos, no querrás llegar tarde a tu graduación.

Hoy sería mi graduación de la universidad. Lucy se había encargado de maquillarme y peinarme, ayer habíamos pasado horas viendo las revistas de belleza que tenía, habíamos visto peinados y maquillajes que según ella favorecían a mi tono de piel y tipo de rostro, al final nos habíamos decido por un maquillaje no tan exagerado y en cuanto al peinado insistí en que sólo me hiciera ondas en el cabello ya que usaría un birrete como parte del traje de graduación y no podría llevar un peinado tan elaborado, prefería ir con algo más natural.

Mi vestido era color crema, arriba de las rodillas, con un no muy marcado escote y con delgados tirantes, con un lindo bordado en la parte superior y era suelto de la cintura hacia abajo. Mis zapatos eran del mismo tono, a juego con el vestido. Ambos los había comprado especialmente para mi graduación, al menos esta vez quería darme el lujo de comprarme algo lindo para mí.

Tomé mi toga de graduación y mi birrete, ya era hora de irnos. Lucy y yo nos fuimos en su auto. Esperaba que mamá y Rodrick ya estuviesen allá, Antony también me había dicho que iría y por supuesto Alec también.

Llegamos a la universidad y fuimos al auditorio en donde se celebraría la ceremonia graduación, aún faltaban unos minutos para que comenzara el programa, mis compañeros, y los alumnos de otras facultades estaban vestidos con sus togas negras con dorado alrededor de los hombros y sus birretes del mismo color. Busqué con la mirada a mamá en los asientos designados para los familiares y la vi sentada junto a Rodrick y Antony, me hizo un gesto de saludo y me acerqué a ella junto a Lucy. Al parecer Alec aún no había llegado.

—Hola, cariño — me abrazó al llegar a ella — te ves hermosa — me miró con una sonrisa —. Oh, no podría estar más orgullosa de ti; tu padre también estaría muy orgulloso de ti — sonreí.

—Lo sé — que no daría porque él estuviera aquí para verme. Pero, aunque no pueda verlo sé que él a mí sí y sé que siempre está conmigo. Me acerqué a Rodrick y Antony para saludarlos a ambos con un abrazo —. Gracias por venir.

—Claro, somos familia — dijo Rodrick con una sonrisa.

—Veo que aún no te has arreglado — dijo Antony señalando la toga y el birrete en mis manos.

—Oh, es verdad — le pedí a mamá que me ayudara con toga, y Lucy se aseguró de acomodar el birrete en mi cabeza de modo que no me deshiciera las ondas en la parte superior de la cabeza.

—Tengo que ir a ocupar mi lugar — les dije — en unos minutos comenzará el programa.

Me dirigí a los asientos, Lucy se quedó en los lugares para familiares. Miraba hacia las entradas del auditorio atenta a las personas que entraban, tal vez Alec se demoraría un poco, esperaba que pronto llegara.

Cuando llegué a los asientos, vi a Alec llegar por una de las puertas, sonreí al verlo y él me devolvió la sonrisa, estaba vestido con un pantalón de tela color beige, camisa azul claro y un saco azul obscuro, se veía muy apuesto, sofisticado y con toque casual. Caminé hacia él, y él también se acercó a mí, me abrazó y me dio un beso en los labios en cuanto me tuvo frente a sí.

—Hola, amor — dijo al separarse de mí, sonreí aún más y mis mejillas enrojecieron al escuchar ese apelativo, “amor” — creí que llegaría tarde.

—Casi lo haces, en unos minutos la ceremonia comenzará — él me miró de arriba a abajo sin perder la sonrisa.

—Te ves hermosa — aseguró. Lo miré enarcando una ceja.

—¿Con esta cosa puesta? — pregunté incrédula y estirando con ambas manos la tela de mi toga.

—Te ves hermosa con lo que sea que tengas puesto — sonreí aún más y me acerqué a él para volver a unir nuestros labios en un corto beso.

—Me alegra que ya estés aquí, pero debo ir a mi lugar — dije aún con mis brazos alrededor de su cuello.

—Está bien, tengo que buscar lugar también.

—Los lugares reservados para mis invitados están allá — señalé el lugar en el que se hallaban mamá, Rodrick, Antony y Lucy.

—Nos veremos después — tomó mis manos, besó mis nudillos y se dirigió a buscar su lugar.

Fui a mi asiento y en cuanto me senté, dos de mis compañeras se me acercaron. 

—¿Él es tu novio? — preguntó Amber asombrada y mirando hacia a donde Alec se había ido.

—Ehh, sí — contesté algo extrañada.

—Wow, es lindo — exclamó Rose — ¿dónde lo conseguiste?

—¿Tiene un hermano? — preguntó en seguida Amber.

Reí nerviosamente por sus preguntas. Amber y Rose no eran realmente mis amigas, o al menos no muy cercanas, son muy simpáticas, pero son más bien del tipo de amigas con las que sólo hablas dentro de la escuela.



ivi-matsu99

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar