Menor Que Tú

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 78

ALEC:

—¿Sabes?, llegué a pensar que sería yo quien algún día te daría hijos — dijo Lía con una triste y ligera sonrisa.

—Yo pensaba lo mismo — también traté de sonreír. Realmente había pensado en eso, en que ella sería la mujer con la que podría pasar el resto de mi mida. Y aún deseo eso. Al oírme ella sonrió más — eso podría pasar más adelante.

Me acerqué más a Lía, tomé su rostro entre mis manos y la besé lentamente, sólo un día sin besarla y vaya que ya extrañaba el sabor de sus besos. Nos besamos largamente hasta que nos quedamos sin aliento. Cuando nos separamos, mi teléfono sonó, lo saqué del bolsillo de mi saco y vi que era Victoria quien llamaba, eso me extrañó un poco ella no solía llamarme, sobre todo desde que su hermana y yo terminamos.

—Es Victoria — dije con extrañeza y me aparté de Lía para contestar — ¿Qué pasa Victoria?

—Alec tengo que decirte algo — se oyó nerviosa al otro lado de la línea — Raechel... piensa abortar al bebé, ya debe estar de camino a la clínica — al escuchar esto me sentí desconcertado por un momento y un gran temor me recorrió.

—¡¿Qué?! — grité totalmente desconcertado, ya había hablado con Raechel, ya habíamos llegado a un acuerdo, ella no podía hacer eso.

—Yo la acompañé hace dos días a agendar la cita en la clínica. Ella me dijo que aún no estaba totalmente decidida a hacerlo, que antes debía hablar contigo. Hoy cuando fui a verla, ella ya iba de salida, se fue hace unos minutos. Yo no quiero que lo haga, Alec.

—¿Qué pasa? — preguntó Lía mirándome con preocupación. La miré un segundo en silencio y después regresé mi atención a la llamada.

—Dame la dirección — pedí desesperadamente a Victoria, ella me dio la dirección de la clínica, no quedaba tan lejos de aquí, aún podía alcanzar a Raechel.

—Por favor, tienes que detenerla — suplicó Victoria, por supuesto que lo haría, no podía permitirle a Raechel hacer eso.

—Tranquila, iré a buscarla — dije antes de colgar.

—Alec, ¿qué pasa? — volvió a preguntar Lía, centré mi atención en ella.

—Raechel, ella... acaba de partir a una clínica. Piensa abortar — Lía me miró sorprendida.

—Dijiste que la habías hecho cambiar de opinión — se vio sorprendida y desconcertada.

—Eso creí, pero... — me sentí desesperado no podía perder más tiempo, tenía que ir por Raechel — tengo que ir a detenerla.

Lía me miró con algo que me pareció comprehensión y asintió sin decir nada. Yo la miré unos segundos queriendo hallar palabras para disculparme por esto, pero incapaz de decir nada y sintiendo que sólo perdía más tiempo, me aproximé a la puerta rápidamente y salí corriendo del departamento, al cabo de unos segundos escuché a Lía venir tras de mí. Cuando llegamos al portón de en frente, ella lo abrió con sus llaves.

—No permitas que lo haga — me dijo Lía, antes de que saliera del portón y subiera a mi auto.

Rápidamente me puse en marcha y me dirigí a la dirección que Victoria me había dado, a cada segundo me sentí desesperado, traté de conducir lo más rápido que pude sin rebasar el límite de velocidad, incluso logré pasarme una luz roja sin que me detuvieran. La clínica al parecer no quedaba muy lejos así que rogué por llegar a tiempo antes de que Raechel siquiera entrara a un quirófano.

Cuando llegué a la clínica, lo primero que vi fue el auto de Raechel estacionado al frente, pensé que ella ya estaría dentro de la clínica, pero la vi salir de su auto, estaba vestida de manera muy sencilla e informal, y tenía puestos unos grandes lentes oscuros, en cuanto estacioné a unos metros, salí del auto y me acerqué a ella a paso rápido, mientras ella se dirigía hacia la entrada de la clínica.

—¡Raechel! — le hablé, la sujeté del hombro y la hice darse vuelta.

Ella frunció el ceño al verme e inmediatamente se apartó de mí.

—¿Qué haces aquí? — levantó sus lentes hasta su cabeza.

—No puedo creer que realmente pensaras hacer esto — la miré realmente decepcionado — teníamos un acuerdo.

—Te dije que lo entendía, pero yo nunca acepté nada — se cruzó de brazos y me miró con desprecio — ¿cómo supiste?

—Victoria me llamó. Ella tampoco quería que hicieras esto — hizo un gesto de desagrado y miró hacia otro lado —. No puedo creer que realmente ibas a hacerlo.

—Voy a hacerlo, Alec — dijo regresando su mirada hacia mí, me miró seriamente — te lo dije muchas veces, no pienso ser madre soltera — intentó alejarse y dirigirse hacia la entrada de la clínica.



ivi-matsu99

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar