Mente zombie

Tamaño de fuente: - +

Información de madrugada

Al siguiente día…bueno, no estoy segura si es el siguiente día pero en fin: Cuando me desperté el chico sin instinto de supervivencia seguía dormido, el toque de queda ya había terminado y como no tenía nada que me retuviera me fui de ahí.

Puede ser que el chico tuviera algo de razón pero esto carece de tanta lógica que en realidad no sé muy bien porque tendría que desobedecer las reglas, si todavía no sé lo que quieren ¿Por qué voy a estar en contra de sus ideas?, aunque en realidad no es que esté a favor de que secuestren personas. Pero enlistando lo que sé, podría llegar a esta conclusión: No tengo la menor idea de lo que está pasando…eso y que la mayor parte del tiempo si tengo idea de lo que pasa, no como algunos compañeros de la escuela que parece que siempre están drogados.

Sigo caminando, no voy a ir a despertar a Gustavo, conozco a mi hermano, y sé que él no es de los que se levanta temprano. Voy por pasillos, y más pasillos, estoy empezando a tener un trauma con el color blanco, demasiado blanco por todas partes ¡Agh! Da asco.

Escucho una voz a mis espaldas:

-Eres madrugadora- Me dice el señor que parece científico ¿Qué ruta secreta usó para aparecer sin que yo me diera cuenta?

-Lo mismo puedo decir-contesto, no es exactamente una respuesta maleducada pero después de hablar me doy cuenta de que sonó mal.

-Es diferente-

-¿Piensa que vamos a tener una charla tan amena ahora que estoy atrapada en un lugar quien sabe dónde? ¿No me va a dejar hacerle por lo menos unas preguntas?- El asiente- ¿Es usted humano?- pregunto, si te topas con una persona que parece ser perfecta }, aparece de la nada y todos sus movimientos no tienen el más mínimo error, me parece lógico pensar que puede ser un robot. Él suelta una pequeña carcajada y responde

-No, 100% humano. Puedes hacer preguntas pero no te garantizo que tendrás todas las respuestas- Eso ya me lo esperaba

-¿Por qué estamos aquí? ¿Para qué nos quieren? ¿Solo hay jóvenes o también hay adultos? ¿Piensan hacer experimentos con nosotros? ¿Dónde estamos? -

Vacila un momento antes de hablar

- De todas tus preguntas te puedo decir que : Aquí solo están personas de 11 a 18 años de edad, y pues, siempre existe un propósito, si las cosas la hacemos sin un propósito ¿Qué sentido tiene? Pero no te preocupes, pronto sabrás más, de todos modos pareces alguien que...-

Lo interrumpo

-No me vaya a decir “No se detiene hasta encontrar lo que busca” porque en realidad si se cuándo detenerme, y sé que ahora debo hacerlo, ya que no sé lo que busco y no tengo un objetivo claro-

-Solo iba a decir que el que no tiene objetivos no puede alcanzarlos-Dicho esto vuelve a sonreír y se marcha.

Merodeo por los pasillos un poco, antes de regresar a mi habitación, cerca de ahí escucho un gran barullo, mi camino se dirige justamente hacia ese ruido así que podré aclarar mis dudas del porqué tanto alboroto. Faltando solo unos metros casi me estrello con un chico que se resbalaba por el piso justo como me pasó ayer al entrar en la habitación equivocada, pero el chico que casi se estrella contra mí (Que por cierto terminó cayéndose y golpeándose la nariz contra el piso) iba riéndose con una cara de bruto bastante definida, parecía sacado de una película de comedia mala. No me detengo, pero aun así sigo mirándolo desconcertada. Llego a la puerta de mi habitación y antes de entrar el chico 339 se acerca a mí, no me pone atención porque está enfocado en reirse del chico que estaba en el piso frotándose la nariz, pero una vez que la gracia se termina me dirige la palabra

-¡Hey! Pero si es mi amiga la chica 339, ni siquiera te despediste hoy en la mañana-

Su tono fue de clara burla, pero no me la tomé a mal.

-Chico con sentido común, no sé cómo haces amigos, pero estoy segura que nuestra charla de anoche no fue la más cordial que digamos, por lo que parece no somos amigos. Y además, no sería de buena educación despertar a alguien en plenos ronquidos.-

El me mira desafiante diciendo

-Yo no ronco, no mientas-

-Yo… miento, acostúmbrate, perdón. Normalmente soy más amigable pero… ¿No eres el chico que justamente anoche me estaba acusando de conspirar con los militares y me echaba la culpa por no “Mostrar rebeldía” ante esa situación? ¿Entonces por qué tú y tu pandilla de amigos están jugando al patinaje sobre hielo en el pasillo?-

Se queda callado

-Bueno…-



Zagred L.M

#363 en Otros
#55 en Acción
#389 en Joven Adulto

En el texto hay: zombies, misterio y amor, juveniladulto

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar