Mente zombie

Tamaño de fuente: - +

Press start

Entonces abro mis ojos….Bien, hay que analizar esta situación…miro a mi alrededor, ya sé dónde estamos, es el centro del pueblo donde vivimos: Perfecto. Mis compañeros están alrededor mío, les hago una seña para que no hablen. Todo está muy calmado, eso no es bueno, había pensado que cuando apareciéramos donde apareciéramos inmediatamente un montón de Zombies se abalanzarían hacia nosotros…pero no es así, no me late este silencio.

Miro a Judith y le hago una seña para que me siga, ella asiente y los demás también mientras me siguen. Mientras avanzo volteo para todos lados…nada…me agacho y sigo, todos me imitan, mientras siguen atrás de mí. Entonces el ruido de metal estrellándose contra el suelo hace que volteemos y ¡Cha chan! Ya me estaba preguntando cuando iban a aparecer, puede que tenga un poco de instinto suicida pero me habían prometido Zombies y yo no los veía por ningún lado. Pero ahí están, van saliendo por la puerta de un restaurante. Intento medir a qué velocidad van, mientras todo mi equipo se me queda mirando esperando instrucciones. Las películas que he visto han presentado a zombies rápidos, que se mueven como insectos, o lentos como borrachos. Estos en realidad, van caminando como mi abuelita cuando está en un centro comercial. Pero no hay porqué arriesgarse, es mejor escapar, ¿Por qué enfrentarlos si nisiquiera tenemos un tenedor para defendernos? Volteo hacia mi equipo y articulo la palabra “Kiosco”, hay uno en el centro del parque y si subimos ahí espero ganar algo de tiempo para organizarlos. Por lo que yo me levanto y empiezo a correr hacia allí, mi equipo hace lo mismo. Pero… el ruido que hacen los zombies (Como el de alguien atragantándose) se hace más fuerte, yo volteo y veo que los zombies se dirigen hacia nosotros mucho más rápido, casi corriendo (Bueno, “Corren” como cuando te despiertan a las 6 am y te obliguen a correr) Aun corriendo de esa manera, se acercan mucho más rápido. Llegamos a la entrada del Kiosco, y subimos por las escaleras que llevan a la parte de arriba, por suerte hay una reja de metal que cerramos después de subir y bloquea el paso a los zombies que se pegan contra la puerta e intentan tumbarla: Estábamos atrapados

Camino por el poco espacio que queda en el Kiosco, no podemos quedarnos ahí, más y más Zombies se amontonan contra la reja. Oigo la voz de Tadeo que me dice

-¿Qué hacemos?-

Salgo de mi ensimismamiento y le respondo

-Necesitamos una distracción…necesitamos que…- Pienso, necesitaba a alguien que corriera para alejar a esas cosas, entonces me di cuenta… ¡Los corredores! Ellos son en realidad carnada, eran los que iban a ser como las zanahorias que hacen que los burros caminen (Que horrible analogía) No se pueden cambiar los cargos ¡Maldición! Puse a mi hermano en la posición más peligrosa. Pero si lo puse ahí es porque confío en su habilidad para correr. Así que sin más distracciones digo

-¡Miguel! ¡Gustavo!- Les señalo un poste de luz que está cerca del balcón- Bajen por ahí como los bomberos, cuando lleguen al suelo hagan ruido para atraer a los zombies y estos los sigan-

-¿Qué? ¿Estás bien de la cabeza?- sigue interviniendo Tadeo- sabes si que si los atrapan…

-Si si, GAME OVER pero…confíen en mi ¿No ven que intento que todos salgamos vivos de aquí?-

-No, no lo parece- Me contesta Tadeo, y se acerca a mí, yo también me acerco hasta quedar casi frente a frente (Él está más alto que yo) y le contesto

-Pues es así, y van a hacer lo que yo diga- volteo hacia Gustavo y Miguel- Gustavo, Miguel…- Ellos asienten y saltan. Apenas tocan el suelo empiezan a gritarles cosas a los zombies. Yo pienso como conseguir un vehículo, eso es lo esencial para largarnos de aquí. Pero resulta algo difícil y estresante pensar con los gritos de “Mi abuela es más bonita que tu” o “creo que no te quedó muy bien la cirugía plástica” Aun así algo se me ocurre…

-Debemos ir a la estación de policía- les digo- Ahí están las patrullas y los policías siempre tienen las llaves cerca por cualquier emergencia-

-Pues esta definitivamente es una emergencia- Exclama chucho y se desliza por el poste de luz. Ay chucho, a veces no se controla. Bueno… a la mierda el plan que había creado. Yo también salto y mi equipo me sigue. La estación no está lejos, cuando llego veo que hay dos patrullas, chucho está en la batea de una buscando cosas. Antes de que pueda decir algo Edson llega y me toma por la cintura subiéndome a la batea. Él me dice.

-De nada-

Es cuando yo volteo justamente por donde yo estaba se dirigían unos varios Zombies, después de vernos correr aumentaron su velocidad. Yo ayudo a Edson y a Chucho a Buscar algo con que matar a esos Zombies, encuentro un destornillador, me bajo de la patrulla y empujo a un Zombie que se estrella de espaldas contra la pared, tirado en el suelo con mis pies le inmovilizo los brazos y a travez del ojo le entierro el destornillador varias veces, ya que todo el mundo tiene claro que para matar un zombie se tiene que atacar el cerebro. Chucho agarra otro destornillador y Edson un martillo, Y se encargan de aplastar los cráneos de los que quedan. El resto del equipo se sube a las 2 patrullas



Zagred L.M

#534 en Otros
#82 en Acción
#536 en Joven Adulto

En el texto hay: zombies, misterio y amor, juveniladulto

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar