Mercenario

Tamaño de fuente: - +

SILENCIO

UNO

ㅡTan lindo ㅡes lo único que sus labios pudieron articular, la vista desde su ventana era simplemente preciosa. Las últimas hojas que se aferraban a las ramas de los árboles terminaban por ceder ante su destino. La temperatura bajaba, y el invierno estaba cada vez más cerca. Dio un sorbo a su chocolate, sintiendo como el líquido le brindaba calor a su ser, era reconfortante. Le hacía sentir viva el ver a los niños correr mientras jugaban; amaba la imagen de ella caminando tomada de la mano de alguien bajo ese escenario. ㅡAlgún día será ㅡse dijo a si misma mientras una leve sonrisa invadía su rostro.

ㅡ ¿Ya estás lista chinchillita? ㅡescuchó una voz detrás de ella, dio vuelta y asintió con la cabeza. Dejó la taza sobre el mesón y cerró la ventana.

ㅡSi Matthew, ya podemos irnos. Ya he guardado todo en la mochila, creo que no olvidamos nada. ㅡel muchacho asintió conforme y tomó la mano de Cloe para después salir de la casa.

Caminaron varios minutos mientras observaban el cielo, estaba un poco nublado y el viento se encargaba de revolver levemente su cabello.

ㅡ ¿Te molesta si te alcanzo después? Necesito ir a recoger un libro que he pedido por internet ㅡquitó un mechón de su cabello que le molestaba. Matthew no tenía ningún problema con lo que acababa de escuchar, cargó la mochila y se despidió con un pequeño beso en la mejilla.

Cloe por su parte se encaminó hacia la dirección donde debía recogerlo pero, no notó la mirada que estaba posada sobre sí. Él se quedó absorto ante la belleza de la chica, su cabello color azabache le llegaba hasta la espalda baja; se movía tan elegantemente ante cada paso y briza del viento. Su piel era pálida como la nieve, una figura hermosa y sus labios tenían un color rosa apastelado que la hacían ver totalmente deslumbrante.

ㅡ ¿Será mucho pedir? ㅡse dijo a sí mismo, se acomodó su abrigo y decidió seguirla. Mantuvo su distancia, pues no sería bueno ser descubierto sin tener como defenderse. Cuando ella se detuvo y entró en un pequeño local, se arrimó en la pared y sonrió con sorna. Sacó su celular del bolsillo y marcó a su oficina ㅡCancela todas mis reuniones, hoy no podré ir. Tengo asuntos muy importantes. ㅡdespués de la llamada guardó el dispositivo nuevamente, y en ese momento la muchacha salía sonriente de aquel establecimiento.

Él decidió seguirla por el resto del día hasta la finalización de la jornada, Cloe y Matthew regresaban felices después de la sesión de fotos. Pues con este trabajo obtendrían bastantes ingresos económicos. Ellos jamás notaron que él los seguía, no notaron que la muerte les vigilaba. Su fin había iniciado.

ㅡAsí que calle 23, casa número 73 ㅡanotó en su celular ㅡsabré todo de ti, lo prometo mi amor ㅡdió una última mirada a la casa y partió con rumbo a su domicilio. Pero mientras esto pasaba Cloe ya estaba en su habitación, el día había sido cansado. Tomó un pijama abrigado de su ropero y se metió a la ducha. Salió unos minutos después y se acostó en el sofá de la sala.

 

¡Hola! Quisiera pedir una disculpa por lo corto del capítulo, pero soy una novata en esto, es solo el comienzo después será cada vez más extenso. Espero y lo disfruten. Besos. 

 

 

 

 



Nactris

#4391 en Joven Adulto
#8625 en Otros
#963 en Acción

En el texto hay: primeramor, muerte, asesino asesinatos sectas

Editado: 14.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar