Mermaid

Tamaño de fuente: - +

15- Van 2, falta 1

El viernes por fin había llegado. No habría más problemas con respecto a la escuela, pero si en nuestro grupo social. Lo raro esta vez era que Amelia se la había pasado toda la semana lejos de Sara, lo cual había que esta misma se preocupara. No respondía cuando al llamaba-a gritos obviamente- y tampoco se podía localizar con ningún hechizo de esta clase.

- ¿Alguna noticia? - pregunté dejando la mochila en el suelo de la sala de mi casa. Sara negó.

Se veía tan preocupada, su mirada estaba apagada, su cabello no tenía el mismo brillo. Parecía otra persona completamente.

- No entiendo por qué hace esto - susurró sin despegar la vista de su libro - siempre ha sido tan apegada a mí que me sorprende el hecho de que se haya desaparecido así de la nada.

- ¿Alguna persona la cual sepa dónde está? - Negó de nuevo - Algo tiene que haber - Luna se lanzó al sofá dando un suspiro.

Dio vuelta a la página al libro frente a ella, chocando con la imagen de una poción color blanco en la parte de arriba y negra en la parte de abajo - Espera - nuestra atención se fue completamente a ella - Conozco a alguien.

* * *

Habían pasado dos horas desde que Luna y Sara habían cruzado un portal a una dimensión de la cual ninguna de las dos quiso decir cuál era. Que se fueran dentro de un aura de misterio y secretos no me había dejado un buen sabor de boca. O era demasiado desconfiada con la gente o enserio tenía problemas con el cotilleo. Tampoco tenía mucho que Rayven me había dado la noticia que había regresado dos semas antes. Y como su casa estaba sola debido a que Steven estaba conmigo en casa de Sofi, no tardaría mucho en llegar.

Cuando la chica llegó, no tardaron en llegar el ángel y la bruja por uno de los portales grandes y brillantes de la chica rubia que acompañaba a Sara. Lo primero en aparecer, fue un chico rubio de ojos oscuro el cual cayó, literalmente, a los pies de Rayven. El chico alzó la cabeza viéndonos a los 3 parados frente a él.

- Creo que - Steven dio una mirada al rubio el cual se levantaba del suelo después de santo golpe que se había dado - cayó a tus pies.

- ¿Celoso? - la voz profunda del chico le contestó a Steven provocando que aquel se desconcertara, eso no se lo esperaba.

- Para nada - y sin más, dio un paso hacia atrás, escondiéndose en mi espalda.

- Chicos - Sara habló - Este chico nos va a ayudar con el problema del hada rebelde que tenemos.

El rubio sonrió - Dave, Dave Tepes - sonreí, el chico se veía der muy buena persona.

- Es un vampiro - mi experiencia mala con los vampiros hizo que la sonrisa se fuera - es el hermano menor de Ashley.

Ahora sí, la sangre se me fue del cuerpo.

- Aléjate de mí - espeté. El chico extendió la mano trató de alcanzarme con la punta de los dedos pero di un paso hacia atrás - que te alejes - alcé mi mano a modo de amenaza, si se acercaba, terminaría en la pared como mosca estampada.

- ¡Adriana! - la voz de Sara sonó junto a mí, me separó de la espalda de Steven la cual había usado de escudo desde haber escuchado con quien se emparentaba aquel chico - Tranquila, yo confió en él

- Pero yo en él no.

- No te ofendas rubio - Luna, la cual estaba junto a Dave, dijo.

- Tranquila - se dirigió a mí - ¿Qué puedo hacer para que sepas que si soy de fiar? No tengo un bando, la verdad. Amo a mi familia pero sé que lo que mi hermana hace está mal.

Lo miré fijamente entrecerrando los ojos - ¿de dónde lo conoces? - le hablé a Sara.

- Él trabajaba en Sharend como consejero de la reina - explicó - de hecho, creo que en un principio era un espía de su madre.

Dave asintió ligeramente - pero me encariñé con la reina. Así que lo que hacía era proporcionarle datos falsos a mi madre mientras ella y Amelia trabajaban juntas para protegerte.

- Nos volvimos mejores amigos - continuó Sara - y pronto me di cuenta que él estaba interesado de otra manera en Amelia - la bruja me dio un ligero codazo en las costillas - ya sabes de lo que hablo.

Volteé a ver al chico, se había ruborizado - Bueno - rascó su nuca con nerviosismo - El chiste es que creo saber cómo traerla de vuelta.

- Maneja magia negra - Todos volteamos a ver a Luna - se ve en tu aura, lo siento colmillos.

- ¿Usaremos magia negra? - Dave y Sara asintieron lentamente - bien, no me voy a meter, si ustedes quieren hacer eso, no voy a ser un obstáculo. Vayamos por aquella hada rebelde.

* * *

Caímos en cuenta de que deberíamos de usar una carnada para poder usar aquellos hechizos y pociones en aquella hada. Rayven, por ser tan popular en la escuela, las fiestas cuando vuelve de casa de su padre siempre son normales, así que eso sería la carnada perfecta. Teníamos planeado todo, ella llegaría y la emboscaríamos; y por si no aparecía, teníamos la ventaja de tener a alguien que le importa mucho. Era aparecer, o Sara correría peligro. Teníamos todo preparado; la comida, la bebida (no alcohol, obviamente), la música, todo. La casa de Rayven ya estaba decorada, la poción ya estaba lista, el hechizo preparado. La gente comenzaba a llegar poco a poco, llenando la casa y haciendo entrar en ambiente aquel lugar.



AlexaRamirez1412

#6515 en Fantasía
#1431 en Magia
#8597 en Otros
#1274 en Aventura

En el texto hay: amor, magia, lucha de poderes

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar