Mermaid

Tamaño de fuente: - +

16- La bruja

Lo primero del lunes fue escuchar la alarma taladrando mis oídos dándome aviso que una nueva semana acababa de empezar. Después de salir de la cama, ducharme, vestirme, y desayunar, salí junto con Drake al auto de Stwart el cual ya esperaba afuera de la casa. Antes de siquiera acercarme al coche, me di cuenta que Stwart iba solo. Abel y Marcus no estaba con él. Abrí con delicadeza la puerta de la parte trasera del coche a la vez que mi hermano abría la de adelante, y entré al vehículo.

- ¿Y Abel y Marcus? - me atreví a preguntar. El chico aún no arrancaba el coche.

- Soy un ángel igual que Luna - mi mandíbula cayó al piso y la de mi hermano también - y Sara desapareció.

No le había contado nada más a mi hermano sobre los demás de mis amigos. Ahora este hombre me había obligado a hacerlo.

- ¿Que? - Drake y yo hablamos al mismo tiempo.

- Anoche - su mirada no se despegaba de la parte delantera del coche - En Sharend, cuando Amelia despertó Sara ya no estaba. Además de encontrarse cabello negro en el baño de su casa. Había pedazos de piel en algunos mechones. Todo apunta a que huyó, el hada no encontró ninguna de las cosas que Sara suele llevar cada que se va.

- ¿Conoces el secreto de. . .? - Drake estaba anonadado.

- Si - contestó rápidamente.

- ¿Dónde están los demás ahora? - pregunté. Él alzó los hombros.

- Perdón por no tener todas las noticias. No lo sé.

- Vamos a mi escuela, probablemente estén ahí los demás - pensé en voz alta - Es el único lugar donde se me ocurre.

Stwart asintió y comenzamos el camino a la escuela. Después de unos minutos de estar en el coche, un montos de orbes de colores se comenzaron a formar a un costado mío; después del susto de la primera impresión, las orbes se fueron trasformando en una chica. Se transformaron en Amelia.

- Amelia - dije en cuanto la vi - ¿Qué pasó contigo anoche? Después de la pela no te vi más.

- Dale gracias a Dave. Dewey estaba usando magia conmigo.

- ¿El chico nuevo? - Asintió - ¿Qué era?

- Hombre lobo de Zerpita, regularmente saben usar magia negra. Pero él sabe usarla mejor que nadie.

- ¿Qué haces aquí Amelia? - interrumpió Stwart después de haber estacionado el coche en un costado de la calle.

- Sara desapareció - mi hermano se golpeó la parte trasera de la cabeza con el asiento y se deslizó hasta que llegó al suelo - presiento que ya sabían.

- ¿Dónde están los demás? - pregunté.

- En casa de Sofi - el hada me miró seria - solo irá por unas horas a la escuela y se regresará.

Después de darle explicaciones al chico del auto de donde era salimos disparados a aquel lugar. Según las palabras de Amelia, Luna había ido por Rayven y Steven ya que uno de los dos estaba como loco por ciertas razones mágicas. Mi corazonada me decía que era Steven. Stwart estacionó el carro y nos bajamos casi al instante. Sin esperar a que nadie dijera nada, corrí dentro de la casa encontrándome a Steven corriendo por todos lados buscando algo.

- Steven por favor calmante - La voz de Luna apareció en la escena. Me adentré en la casa y vi a Rayven sentada en el sofá con cara de desesperación. Me acerqué a ella.

- ¿Qué pasó? - Rayven me miró desesperada desde el sofá.

- Steven extravió su botella - todos nos quedamos quietos.

- La botella está entera, sigues aquí - Luna solo veía pasar a Steven de un lado a otro buscándola.

- 300 años de peleas, malos amos y peligros ¿para venir a morir por que se me perdió la botella? - en su rostro se veía cansancio. Se tiró al sofá junto a Rayven

- No haré más preguntas - miré a Drake - solo asumiré que todo esto es normal. ¿Qué tiene que ver que no encuentre su botella a que se muera?

- Un genio obtiene su energía y sus poderes de su botella y si no entra en ella por lo menos una vez en la semana, muere - Miré a Steven y solté un gran suspiro - Esto está mal.

Después de pasar mucho tiempo discutiendo de la muerte de Steven o de cómo lo solucionaríamos. También pensábamos en lugares donde la botella podría estar, pero parecía como si aquella cosa se hubiese esfumado en el aire. La puerta principal se abrió dejándonos ver a la dueña de la casa donde habíamos irrumpido sin autorización.

Dejó su bolso en la mesa junto a la puerta, y el sonido de las llaves cayendo en la madera me dijo que había hecho lo mismo con ellas - ¿Que hacen todos aquí?

Todos miramos a Amelia - Sara desapareció - la morena frente a todos abrió la boca por la sorpresa - Desde Sharend, solo se fue.

- ¿Y si no se fue? - Teoricé sin mirar a nadie - ¿Y si se la llevaron?

Alcé la mirada y los ojos de Luna se iluminaron - ¿Y si la secuestraron? - Giré para ver a Steven el cual no dejaba de jugar con la punta de sus dedos - sé que es una locura por qué ella es una bruja muy poderosa, pero puede tener sentido.



AlexaRamirez1412

#6515 en Fantasía
#1431 en Magia
#8597 en Otros
#1274 en Aventura

En el texto hay: amor, magia, lucha de poderes

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar