Mestiza

Tamaño de fuente: - +

IV

Voces puedo escuchar voces a lo lejos parece como si estuvieran discutiendo, quiero levantarme ver qué sucede pero no puedo mover ni un musculo no sé cómo es que estoy así ,no sé cómo llegue a estar así no recuerdo nada , de pronto la voces cesan y no puedo escuchar nada, quede nuevo en el total silencio.

 

Siento como la luz empieza a dar contra mi cara y poco a poco voy intentando abrir los ojos ,cuando al fin puedo hacerlo la luz me da de lleno luchó contra esta y trato de incorporarme ,empiezo a ver a mi alrededor y me encuentro en mi habitación no tengo ni la menor idea como termine aquí ,cuando los recuerdos empiezan aparecer uno detrás de otro ,todo desde los hombres que me seguían mi encuentro con Derek y el terrible dolor que azotó mi cabeza mientras cenaba , me apresuro a levantarme pero un mareo hace que me siente de lleno lo intentó de nuevo un poco más lento y logro estabilizarme me encamino hacia la puerta y estoy a punto de abrirla cuando escucho voces al otro lado de esta decido salir para ver quien esta hay ya que mi mama y yo vivimos solas. Tomo el pomo de la puerta y antes de abrirla me doy cuenta que estoy en ropa interior, camino rápidamente al baño y me deshago de ella entró a la ducha y me baño los más rápido que puedo. Tomó lo primero que veo que consiste en un short negro y una blusa del mismo color después de colocarlo me hago una coleta en el cabello y me digno a bajar a la sala.

 

-Buenas tardes señorita-me dice el hombre que está en la sala, es alto lleva una bata blanca y tiene ojos color café que me miran fijamente, mi madre corre al verme y me abraza no entiendo porque el gesto pero me digno a regresarlo.

 

-Buenas. Tardes disculpe pero ¿quién es usted? y ¿qué hace aquí? -le preguntó.

 

-Disculpe mi falta de modales mi nombre es Alfonso y soy médico estoy aquí debido al desmayo que tuvo hace dos días su madre me llamó para que viniera a ver como se encontraba -me quedé fría dos días pasé dos días inconsciente esto no puede ser nunca me desmayo siempre he sido saludable en realidad no entiendo nada y además porque no simplemente me llevo a un hospital es lo más lógico.

 

-Vale cómo te sientes estás mareada te duele algo-me pregunta mi madre y veo la preocupación en sus palabras.

 

-Bueno yo me retiro, señorita valentina recuerde que si se siente mal no dude en llamarme esta es mi tarjeta -me pasa una tarjeta de color negro con su nombre y número de teléfono -gracias-me limito a decir él asiente y se encamina a la puerta con mi mamá.

 

......

Estoy en la cocina preparando lo que será la cena mientras pienso todo lo completamente extraño que me ha pasado durante esta semana y mientras estoy absorta en mi pensamientos el teléfono suena haciéndome pegar un brinco, lo tomo y veo el nombre de mi amiga plasmado en la pantalla y no dudo en contestar.

-Hola caro como vas -le digo.

 

 

-¡Que como estoy, tienes dos días sin venir a la universidad y no contestas mis llamadas eso no te da una idea!- me contestó furiosa, mierda olvidé por completo llamarla para contarle lo del desmayo.

-Caro lo siento déjame contarte lo que pasó -y así lo hago le relato desde que salí de la universidad hasta esta tarde cuando el supuesto doctor se fue.

-Que te dijo por qué duras te desmayada dos santos días y porque no te llevo a un hospital-me dice Caro preocupada.

-En realidad estaba tan petrificada que no me atreví a preguntarle nada y para cuando reaccione ya no estaba y cuando intente hablar con mi madre solo evadió la pregunta y se fue a comprar yo que sé-le contestó en realidad tenía muchas dudas como es que un desmayo se prolonga durante dos días no tenía idea pero iba a averiguarlo.

-Casi se me olvida nuestro querido Nicolás regresa mañana a la ciudad y me dijo que quería hablar con nosotras quede de encontrarnos con el sábado en mi casa en la tarde qué te parece vienes - me dice caro en realidad volver a ver a mi mejor amigo era algo que me emociona siempre le cuento todo y sabe dar los mejores consejos sin duda le contaría todo lo que me estaba pasando.

 

-Claro que voy pero tengo que colgar o comeré pollo echo carbón - escuche la carcajada que soltó y se despidió de mí y colgó ,seguí cocinando cuando un fuerte estruendo se escuchó en la sala la adrenalina en mí se disparó estaba inmóvil no sabía que hacer mi instintos me decían que me tenía que esconder alejarme de la sala pero mi curiosidad quería ver que qué había pasado en la sala y pensé en el refrán la curiosidad mato al gato pero yo no era un gato así que en mí no aplicaba ¿o sí?.

 

Camine lentamente hacia la sala con un cuchillo por si acaso y entre lentamente a ella no vi nada -valentina te estás volviendo loca pienso -a simple vista pero mientras más me acercaba pude ver manchas de sangre en el suelo y un escalofrío recorrió mi cuerpo al llegar vi algo o alguien tapado con un abrigo negro extendí mi mano para ver que era cuando una mano me sujetó antes de llegar a tocarlo y me quede paralizada lentamente se empezó a mover y poco a poco pude ver su rostro en ese momento me quedé sin palabras asombrada de ver quien era .



fariana156

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar