Metahumanos #1 |saga "Evolución"|

Tamaño de fuente: - +

Capitulo cuarenta

La aeronave sobrevuela la zona del océano Glaciar Ártico, puede verse a simple vista que las temperaturas aquí son bastante bajas y gélidas. Desde la ventanilla principal puede observarse las islas que forman el archipiélago, éstas cubren una superficie de sesenta y dos mil cuarenta y cinco kilómetros cuadrados; entre ellas dominan tres grandes islas: Spitsbergen -treinta y nueve mil kilómetros cuadrados-, Nordaustlandet -catorce mil seiscientos kilómetros cuadrados- y Edgeøya también conocida como isla del Oso- con cinco mil kilómetros cuadrados- y a sus alrededores otras de importancia también como Barentsøya, Lågøya, Hopen, Danskøya, Kvitøya, Wilhelmøya.
Micaela observa con atención y maravillada ante lo que sus ojos ven; el sesenta por ciento de Svalbard está cubierta por glaciares y extensiones nevadas. Sin embargo, -según las investigaciones del grupo- la corriente del Atlántico norte atempera el clima ártico manteniendo las aguas limpias y navegables durante la mayor parte del año. Svalbard se sitúa al norte del Círculo Polar Ártico.

-Es hermoso- dice Jamie.

-Antes de la guerra las estaciones duraban varios meses y no había mucha diferencia entre las temperaturas- explica Francis.

-Pero con el atroz bombardeo eso cambió, aunque el frío sigue siendo el mismo ya no dura de esa manera y el solsticio de verano se da dos veces durante esta temporada y no una cómo antes; un fenómeno natural creado por la avaricia de los hombres- Liesse comenta.

El equipo baja de la aeronave, bajo sus pies solo hay nieve blanca y pura; sólo eso. No hay tormentas heladas ni temperaturas extremas cómo las que esperaban encontrar. El lugar está desierto, no se ven animales por ningún lado. A medida que caminan por la zona se dan cuenta que ni siquiera aves se escuchan.

-No hay nada aquí - Florencia se acuclilla y toca el frío suelo.- No en la superficie.

-Tengamos en cuenta que luego de semejante atentado atómico la naturaleza se resguardó de la mejor manera que pudo- dice Francis.

-Sería lógico que en la superficie no hubiera nada pero que debajo de ésta haya vida microscópica o floral-Liesse se adentra un poco más.

-Anteriormente las islas servían cómo zona de cría para el "ganso" y una gran variedad de diferentes aves. Cuatro especies de mamíferos habitaban el archipiélago: el ratón de campo de Svalbard, el zorro ártico, el reno de Svalbard- una subespecie distintiva de la zona- y los osos polares.- comenta Jamie leyendo un apunte informativo.

-¿Qué tal allí?- señala Liesse observando un gran cañón.

Las muchachas observan detenidamente el gran lugar, es perfecto para un buen escondite ya que además de que Svalbard está considerado como inhabitable para las naciones del mundo, el cañón ofrece una especie de pared o muro que rodea el valle principal de la isla mayor.
La tundra ártica cubre los terrenos no helados de los valles y las montañas. La nieve no desaparece del terreno hasta finales del solsticio de verano y la estación vegetativa se reduce a unos noventa días pero ésto no impide que las condiciones sean propicias.

—Parece que no es necesario el trabajo de terraformación después de todo— Francis evalúa la situación.

—Hay ciento sesenta y cinco especies de plantas con flor y sus organismos se han adaptado a la autopolinización.— Florencia observa cada planta del lugar.—Ellas ya hicieron el trabajo duro.— sonríe.

Acaricia las hojas de algunas de ellas y estás en repuesta se inclinan en busca del tacto de su mano como una lenta danza en la que hacen saber lo mucho que disfrutan de las caricias de la chica.
Eligieron un excelente lugar para su base de operaciones, la fachada helada y desierta que Svalbard presenta en la superficie es el camuflaje perfecto ya que no deja ver el valle que hay dentro del cañón y sus increíbles maravillas. Su carga se ha aligerado un poco ya que no es necesario transportar las máquinas y herramientas para el trabajo del medio ambiente pero sí se les presenta otro problema; ¿Cómo construir y llevar lo necesario sin ser descubiertos por alguna de las naciones más importantes? ¿Cómo lograrlo sin poner en riesgo las empresas Petrov?

Mientras, el equipo de Misael llega en modo camuflaje hasta Washington DC; las frecuencias de otros aviones que patrullan la zona llegan de inmediato al radar del jet y los chicos – aún sabiendo que están en modo silencioso– se preparan en caso de que logren detectarlos.

—¿Dónde estamos exactamente?— pregunta Carlos.

—En los alrededores del Pentágono— explica Misael — Mi padre tiene las coordenadas ya que el equipo tecnológico de rastreo que utilizan es de nuestra compañía.

—Genial, pero​, ¿El armamento que tú padre produce lo envía a las naciones que nos buscan?— todos observan al mexicano en silencio.

—No, sólo las telecomunicaciones y tecnologías de rastreo. Lo demás mi padre no lo comercia— el chico deja la nave lo más alejada del campo y se dispone a bajar.

—Eso nos beneficia en grande— se prepara Victor— de esa manera podemos tener algo de ventaja sobre ellos.



Star Flash

Editado: 20.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar