Metahumanos #1 |saga "Evolución"|

Tamaño de fuente: - +

Capitulo cuarenta y uno

El Pentágono es la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, el edificio tiene forma de - como su nombre lo indica- pentágono, y trabajan en él aproximadamente veintitrés mil empleados militares y civiles, y cerca de tres mil miembros de personal de apoyo. Se halla en el condado de Arlington, Virginia. Tiene cinco pisos, cada uno de los cuales incluye cinco corredores, que luego de la última guerra mundial fueron completamente refaccionados. La construcción del Pentágono comenzó el once de septiembre de mil novecientos cuarenta -poco antes del ingreso de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial-, fué inaugurado el quince de Enero de mil novecientos cuarenta y tres y en la actualidad es el tercer edificio más grande del Nuevo Mundo.
El Pentágono poseía entre setecientas y ochocientas bases en sesenta y tres países, con una extensión total de ciento veinte mil ciento noventa y un kilómetros cuadrados; al ingreso de los nuevos años en los que el mundo comenzaba a tomar otra perspectiva esas bases fueron destruidas, desmanteladas, sacadas de funcionamiento e incluso prohibidas por los países que dejaron de ser dominados principalmente por éste país dejando así solo una cuarta parte en pie. 
En éste punto el Ejército controla la mayor parte de las propiedades del Departamento de Defensa con un sesenta por ciento, la fuerza aérea un treinta y cinco por ciento y un cinco por ciento corresponde al Cuerpo de Infantería de Marina y a la Armada.

Los muchachos se adentran en los pasillos del ala norte, Víctor lleva la delantera ya que sus sentidos agudizados le permiten tener un mejor panorama de lo que se presenta ante ellos. 
Al llegar al extremo dos soldados se presentan ante ellos listos con sus ametralladoras; la balacera se desata y Misael corre hacia ellos volteando por los aires a uno mientras Víctor ágilmente evade las balas del otro y lo golpea en la nariz.

-Debemos apurarnos- señala Carlos quitando una identificación del bolsillo del oficial.

Pasan la tarjeta por reconocimiento, la puerta se abre de manera automática y los conduce a un pasillo hecho totalmente de plástico; caminan en silencio por él, las enormes ventanas les permiten ver hacia el interior de lo que parece ser un laboratorio y algunas celdas de contención. Muchos científicos y varios militares trabajan sin poder verlos, de alguna manera los vidrios los mantienen ocultos.

-¿Qué clase de lugar es éste?- dice Carlos horrorizado.

-Miren eso- Darel señala una celda donde un​ pequeño chico es torturado.

El chico tal vez tenga unos catorce o quince años de edad, lo mantienen de pie y lo obligan a defenderse de los golpes que los oficiales le dan; por una ventanilla estrecha dos militares de mayor rango y una científica observan la escena sin inmutarse siquiera. 
Los moretones en el rostro y cuerpo del muchachito son atroces y a simple vista puede verse que no puede seguir en pie.

-¡Esos putos cabrones!- Carlos se encamina a la salida dispuesto a entrar en el laboratorio.

-¡Carlos detente!- Misael le ordena.- Nos descubrirán.

-No voy a dejarlo ahí, con o sin tu aprobación lo voy a sacar- el mexicano apenas ha volteado a ver a su amigo.

-Ve con Darel, saquen a quienes puedan en caso de que haya más. Víctor y yo iremos a las oficinas- ordena el ruso.

Por otra parte el grupo que se encuentra en el Océano Glaciar Ártico se mantiene ocupado haciendo los recorridos correspondientes y asegurándose de que no hay problema alguno.
Jamie fotografía el gran cañón y los alrededores del valle; Florencia se mantiene ocupada examinado los tipos de flores que allí se encuentran y Francis y Liesse hechan un último vistazo para poder partir de regreso a Rusia.
De pronto un movimiento en las capas más superficiales de la isla los sacude de manera violenta, Micaela alerta a todos para que se alejen de la zona lo más rápido que puedan. Francis ayuda a Jamie a ponerse de pie y siguen a Micaela quién intenta detener los bruscos movimientos bajo sus pies; de pronto un sonoro grito los pone aún más alerta, voltean y ven como Florencia comienza a caer por la brecha que se ha formado entre sus pies.

—¡Florencia!— gritan sus amigos.

Liesse es la más cercana a ella y la única que puede ayudarla, pues se lanza hasta su amiga y logra atraparla por uno de sus brazos quedando así la uruguaya colgando del risco. 
La brecha se abre camino, se va haciendo más fuerte y amenaza con hacer caer la nave; todos cubren sus ojos cuando creen que será tragada por la tierra misma pero no sucede. La rubia extiende su mano libre en la dirección del vehículo aéreo y logra mantenerlo en el aire.

—¡Me resbalo!— grita Florencia.

—¡Intenta hacer crecer algunas lianas!— dice Liesse haciendo un gran esfuerzo por mantenerla sujeta.

—¡No puedo! ¡Es puro hielo!— la uruguaya está entrando en pánico.

Francis corre tan rápido como puede camino a la nave, cuando está cerca de ésta trepa con agilidad y se escabulle por la entrada; necesita poner en marcha la nave para quitarle peso a Liesse. Micaela y Jamie se mantienen quietas en sus ​lugares, un movimiento en falso y el suelo podría colapsar nuevamente y ni siquiera los poderes de la argentina pueden interferir ya que caerían al frío vacío.



Star Flash

Editado: 20.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar