Metahumanos #1 |saga "Evolución"|

Tamaño de fuente: - +

EPILOGO

Después del escándalo mundial referido a la desaparición y hundimiento de una parte de Cebú en Filipinas, el mundo entero tomó consiencia de la existencia de los metahumanos. 
Gobiernos internacionales se preguntaron que harían ahora con la nueva especie, ésta no estaba dispuesta a ceder su lugar en la tierra pero si a convivir en armonía, se formó un congreso mundial dónde los representantes de todos y cada uno de los países estuvieron presentes y Misael​ fué quién representó a los metahumanos.

La empresa Petrov fué una de las primeras en asociarse con los metahumanos y hacerle ver al mundo que estaban de acuerdo con su existencia. 
El señor Jhona Petrov cedió su lugar como presidente de la misma a su hijo, quién de inmediato comenzó los planes y proyectos para habitar Svalbard; con el paso del tiempo el archipiélago se convirtió en un lugar próspero y completamente habitable, sólo hizo falta un poco de mano cariñosa de sus metahumanos.

Muchos otros estuvieron en desacuerdo con ésto, hay quienes odian profundamente a éstos nuevos humanos, incluso se han ganado enemigos poderosos pero no les temen, ya demostraron que harán lo que sea por sobrevivir y tienen lo necesario para hacerlo.

Carlos y Micaela se encargaron de traer más y más habitantes a Svalbard, todos eran metahumanos refugiados y que huían de dónde no los querían; allí tendrían protección siempre. 
Darel, Jamie, Francis y Víctor decidieron que serían los encargados de llevar una especie de escuela dónde los más pequeños aprendieran de sus habilidades y pudieran tener control de ellas sin lastimarse en el proceso. Maribelle y Florencia se hicieron muy grandes amigas y llevaron la economía y salubridad de la nueva ciudad muy alto.
Misael permitió que Caín se quedara en la ciudad y estuvo un tiempo a prueba debido a sus antecedentes pero pronto encontró su lugar en las fuerzas armadas que defendían su nuevo hogar; de alguna manera debía sacar provecho de todo lo que aprendió en su estadía con el gobierno estadounidense. Liesse y Misael tomaron un tiempo en su relación pero su amistad siguió en pie y junto a sus amigos nombraron a la capital de Svalbard, Ciudad Emma. Un recuerdo y homenaje para la difunta madre de la alemana, quién no dudó en agradecerles.

El grupo metahumano tomó control de Svalbard, los nombraron embajadores en todo el mundo y estuvieron de acuerdo en que llevarían la ciudad a la cima, no permitirían que les hicieran daño de nuevo, ni a ellos ni a ningún metahumano del mundo. 
Tal vez algún día en los años venideros puedan vivir en armonía con los demás seres humanos sin necesidad de un archipiélago para los de su especie, la aceptación a veces es un proceso lento y doloroso pero no imposible; depende del corazón de las personas y muchas de ellas les demostraron que las diferencias no son lo único en la vida.
Ser diferente no es malo, es totalmente bueno, que puedes vivir sin restricciones ni amenazas. 
Porque después de todo somos todos iguales, con características únicas que nos definen como personas y como seres; no hay nada de malo con ello.
La civilización humana es joven, y ahora tiene una compañera para crecer y formar un mundo mejor; tal vez estaba escrito desde tiempos remotos que ésto debía suceder o quizás fué consecuencia de las mismas acciones del hombre pero de lo que sí están seguros es que el futuro es amplio y su por venir, grandioso.
 



Star Flash

Editado: 20.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar