Metalord Revolution

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 172 CONSECUENCIAS IMPREVISTAS

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Encerrado en una pequeña habitación, bajo la vigilancia de guardias armados, una mujer de largo cabello turquesa que se erigía como la persona de mayor autoridad, inicia un interrogatorio contra mí. A su lado, lo acompaña un fornido hombre de únicamente pantalones y una tela que cubría toda su cara, llevaba con las dos manos un par de tijeras de tamaño descomunal

 

—Es tiempo de que contestes algunas preguntas, y te lo advierto, la más mínima mentira podría costarte un dedo de la mano, no pienses que tendré piedad solo por que seas alguien muy joven –Fue la advertencia que la mujer de cabello turquesa me dio.

 

Según sus palabras, me encontraba en otro continente, el continente de Sharya, de ser cierto, estaba increíblemente lejos de mi hogar, necesitaba más información. De momento solo podía dejarme llevar por la corriente de la situación, mentir sobre quien era no era opción, salvo que tuviera que delatar mi condición como Trotamundos, demasiado riesgos.

 

— ¿Quién eres? –Fue la primera pregunta que me hizo.

 

—Rozuel Drayt, soy aventurero de rango 2.

 

—Demasiado joven para ser un aventurero.

 

De modo que los aventureros también existen en ese continente, me pregunto si el gremio de Sharya guardara alguna comunicación o relación con los del continente de Gresswold. Contaba con una posible vía para regresar a mi hogar, pero al ser solo un “posible”, también estaba la posibilidad de que no lo fuera, lo que me llevaría al principio de no tener nada.

 

— ¿Qué hace un aventurero Ghrayb de Gresswold en este lugar? –Fue su segunda interrogante.

 

—Esa respuesta es un poco más larga, pero tratare de resumirla en lo más posible… creo.

 

La explicación se remontó a una petición del gremio de aventurero que acepte, el destino era el reino de Nagret, la nación Enana, para ser más exacto “La zona Prohibida”. Los Enanos son nativos originarios del continente de Gresswold, pero Sharya también cuenta con su propia versión de dicha raza por estas tierras.

 

— ¿”La Zona prohibida?” –Replico la mujer con dudas —He oído algo acerca de ese lugar, allí ocurrió un desastre mágico de gran magnitud.

 

Incluso con la distancia entre continentes, las noticias de eventos de gran o menor importancia llegaran a estas tierras, el reino de Nagret es conocido y el desastre de Prayt en parte también. Procedí a continuar las circunstancias que me llevaron a terminar en estas tierras, evitando describir a Niels, el tema de los Esper y mi mundo natal de origen, respondí que la razón del porque termine en este continente se debió a un inesperado incidente que nos trasladó a Riha y a mí.

 

— ¿¡Teletransportacion a larga distancia!? –Su rostro se tornó en incredulidad.

 

—Ni yo o Riha lo vimos venir, todo nuestro equipo desvanecido para luego terminar en medio de un desierto…

 

Relate nuestro encuentro con un grupo de personas que parecían ser esclavistas, nos metieron dentro de carretas junto a otros desafortunados y nos llevaron con ellos. Hasta que en el camino dicho grupo fue emboscado por numerosos atacantes desconocidos organizados, la carreta en la que estábamos recibió una flecha mágica explosiva que la daño y creo una salida la cual aprovechamos para huir, corrimos dentro de la selva con el fin de perder a nuestros captores.

 

— ¿Dices que en esa carreta se encontraba un hombre calvo con un punto purpura como el mío en la frente? –Ella me pregunto.

 

—Sí, el punto es igual al de ese sujeto…

 

Desconozco el interés que tendrá con ese hombre, pero era evidente que mostraba cierta importancia si me hizo una pregunta centrada totalmente en él, se quedó pensativa y en silencio unos minutos para volver a reanudar el interrogatorio.

 

— ¿De dónde procedes realmente? –Fue su siguiente pregunta.

 

Esta clase de pregunta es en donde la sinceridad puede llegar a tener un precio costoso, estaba la verdad sobre mí como un sangre de bruja y “la verdad” sobre mi como un Esper, elegí sabiamente cual revelar.

 

—Como dije, soy del continente de Gresswold, vivo en una aldea de brujas llamadas Windaz, en términos geográficos no está anexado a ningún reino por lo que…

 

—Estas mintiendo –Ella declaro interrumpiéndome.

 

El fornido hombre de las largas tijeras pesadas se acercó a mí con su instrumento y en un rápido movimiento me corta el dedo meñique de mi mano izquierda. Grite con intensa agonía, mientras observaba impotente mi dedo cortado en el suelo y la sangre salpicándose de mi herida.

 

— ¿¡Que carajos te pasa…!? –Exclame furioso contra ella.

 



Sylar

#601 en Fantasía
#734 en Otros
#84 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar