Mi Adonis

Tamaño de fuente: - +

7- Renuncio

-Lunes, otra vez lunes- con pereza y sueño me levanto de la cama rumbo a la ducha para comenzar mi rutina, ir a la universidad y luego al trabajo.

-ahora sí amiga, cuéntamelo todo- me dice Dan al verme llegar a la universidad

-por lo menos déjame llegar, buenos días- le dije a Dan, que estaba tan desesperado por saber todo lo que hablé con Cléver

-buenos días, como amaneció la mejor amiga del mundo- me dice Fer dándome un abrazo

-aprende, así debes de saludarme, sinó andas con el chisme no eres tú- le dije a Dan quién soltó una carcajada

-por favor amiga no te me hagas que a tí también te gusta el chisme jajajaja- respondió Dan y bueno después de que tanto me insistió, les conté lo que había hablado con Cléver la noche del sábado

-¿solo eso? Yo pensé que te había dicho que le gustabas, o que te invitaría a salir o algo- dice Dan decepcionado

-pero déjalos que se conozcan primero, por Dios Dan- dice Fer manoteando 

-sí, dejanos ser amigos primero, el tiempo lo dirá todo, a lo mejor de aquí a mañana pasa algo y nos dejamos de hablar y tú te haces ilusiones- le dije alzando los hombros

-Lia tampoco seas negativa, déjalo fluir- me dice Fer

  • -ya ya ya no se hagan ilusiones, mejor vamos a clases no quiero llegar tarde- les dije cambiando el tema.

 

La clase de matemáticas es la que más odiaba, incluído el profesor, había tomado una actitudes extrañas conmigo, cada vez que yo no entendía el profesor se enojaba, no tenía paciencia de explicar de nuevo, al menos conmigo no la tenía pero con las demás alumnas sí, entonces eso era lo extraño ¿Porqué a las otras alumnas sí les explicaba y a mí no?; eso me tenía muy intrigada

-te das cuenta que el profesor no quiere explicarme- le dije a Fer muy enojada

-sí, es como si le fastidiara tu presencia- me respondió

-a lo mejor le caes mal- dice Dan

-no me interesa si le caigo bien o mal, yo lo que quiero es que me explique, por algo le pagan- respondí furiosa 

En realidad no había entendido nada de los nuevos ejercicios y no quería que gracias a esa materia mis calificaciones sean perjudicadas.

Llegué al trabajo, aún furiosa y lo que menos quería era ver al idiota de Steban, porque seguramente me desquitaría con él, pero como es tan fastidioso era imposible evitarlo.

-hay no, aquí viene- dije torciendo los ojos

-hola nena, ¿cómo vas?- dice golpeando la vitrina que yo limpiaba

-aquí jugando fútbol como vez- respondí con sarcasmo

-JA JA JA que buen chiste- dice entre dientes

-sí, y ya no me molestes ok- respondí

camino hasta el baño a lavar la frannela para seguir limpiando las demás vitrinas y de repente siento que alguien me empuja y sierra la puerta con fuerza

-¿Qué hacés? Suéltame- le dije a Steban quien me tenía muy apretada contra la puerta del baño, empujándolo y golpeando intentaba soltarme de él pero me era imposible

-si no eres mía a las buenas, pues lo serás a las malas- me decía mientras besaba mis hombros

con una mano alzaba mi vestido y con la otra manoseaba mi trasero; los recuerdos de mi pasado volvieron a mi mente de inmediato derramé lágrimas de furia, recordar eso es lo que más me duele en toda mi vida. Saqué fuerzas de dónde no tenía y lo empujé fuerte que hasta se tropezó con la cortina de la ducha, en ese momento aproveché y me desquité por todas las veces que ha fastidiado; lo golpeé tan fuerte que ni siquiera le di tiempo a defenderse, yo estaba tan furiosa que solo pensaba en partirle la cabeza a golpes

-¡COMO TE ATREVES A MANOSEARME, MALDITO IDIOTA!- le dije gritando y llorando mientras lo golpeaba

-¿Qué pasa, porqué esos gritos? Escuché decir a Mafer quien se encontraba fuera golpeando la puerta

Me alejé de Steban, ya lo había golpeado lo suficiente, así que habrí la puerta y veo a Mafer desesperada por saber lo que ocurría

-¿sabes qué es lo qué pasa? Tú querido amiguito quiso aprovecharse de mí ¡ESO PASA!- le dije a Mafer al ver la cara de angustia que tenía

-¿QUÉ? ¿CÓMO PUDISTE HACER ALGO ASÍ STEBAN?- le dijo con el seño fruncido

-Lia, amiga ¿estás bien? ¿te lastimó?- me preguntó mientras me abrazaba

-¡SUÉLTAME MAFER! no vengas hecha la hipócrita, tú bien sabías las intenciones que él tenía conmigo, así que no te hagas la dolida- le dije soltandome de sus brazos

-no imaginé que esto sucedería, pero no se volverá a repetir- dijo tratando de calmarme

-claro que no se volverá a repetir por que en este momento RENUNCIO- dije mientras cogía mis cosas.

Me puse mi chaqueta y de inmediato salí de ahí; tomé mi celular y llamé a mis amigos, me sentía muy mal y en ese momento los únicos que podían consolarme eran Dan y Fer. 

Nos reunimos en el departamento de Fer y a penas los ví, corrí a ellos y los abrace fuerte, dejé caer las lágrimas que había retenido en todo el camino, lo único que quería era llorar y nada más. 

Después de haber llorado tanto y desahogarme, les conté lo sucedido

-¿QUEEE? ESE MAL PARIDO TE HIZO ESO- gritó Fer muy enojado

-ahora mismo nos vamos a la cafetería, LE VAMOS A PARTIR SU MADRE- dijo Dan también enojado

Cogimos taxi y fuimos a la cafetería, al llegar ya estaba todo serrado, justo Mafer y Steban salían de allí, mis amigos no le dieron chance ni de respirar, en seguida le entraron a golpes

-NO HAGAN ESO PORFAVOR, YA BASTA- dijo Mafer muy asustada al ver como golpeaban a Steban

-no te metas Mafer, se lo tiene bien merecido por abusar de mí- respondí, cogiéndola para que no se metiera

-él es mi amigo- dijo Mafer mirándome a los ojos y yo tan decepcionada de ella la solté, eso fué lo que menos esperaba

-¿Tu amigo? Que bien Mafer, es increíble que lo defiendas a él después de lo que me hizo, ya me doy cuenta que tú no eres mi amiga- dije decepcionada

-MAL PARIDO NO VUELVAS A TOCARLA, ¿TE QUEDÓ CLARO?- le dijo Dan a Steban que estaba tirado en el suelo



JuLissa Jheyllin

#302 en Fantasía
#220 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: locuras, amistades, y cagadas

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar