Mi alma gemela

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

 

Una semana, después de mi penosa confesión, fue el tiempo necesario para terminar de romper mis escasas esperanzas. El pasar de los días, sumados a su actitud indiferente y distante me hería profundamente, además de hacerme sentir su rechazo de forma contundente y clara. Me consolaba pensando que al menos, no tendría que pasar el resto de mi vida, pensando el que podría haber sido, si tan solo hubiera sido más valiente.

—Fuiste valiente y mira lo que pasó— susurro una voz en mi cabeza —La vida te escupió en la cara.

Con un encogimiento de hombros, ignoré las duras palabras que me estaba dirigiendo a mí misma.

—Ya no te preocupes por él— me aconsejó la misma voz, en un tono irritado y casi aburrido —Es hora de pasar página. Posiblemente solo es un esnob mimado, que no podría reconocer sentimientos reales ni porque le golpearan con ellos.

—Sí. Tienes razón— dije en tono bajo. Deseando que mis sentimientos fueran tan fáciles de superar, como mi mente presagiaba.

Mi decepción se convirtió rápidamente en ira, cuando al volver levemente la cabeza, me lo encontré en la cafetería, demasiado cerca de mi mesa habitual, pegado a una pelirroja que conocía muy bien. Una punzada de celos me recorrió todo el cuerpo, al ver como ella se colgaba de su brazo, y pegaba su cuerpo al suyo. Como si tuviera todo el derecho del mudo a tocarlo.

“—Tú no tienes derecho a estar molesta”

Puse los ojos en blanco, al menos, una parte de mí, era un poco coherente.

—No necesito eso— intente convencerme, mientras me dirigía al lado de mi mejor amiga, Ino e intentaba ignorar al motivo de mi tormento.

—¿Ahora hablas sola, Sakura?— escuchar su calmada voz, pronunciando mi nombre logró que un inesperado escalofrió me recorriera entera, mientras detenía mi andar de golpe.

Sopese la posibilidad de solo seguir caminando e ignorar lo totalmente, pero el que me escuchara hablando conmigo misma, fue el impulso que necesitaba para detenerme, no quería que además de loca me considerara alguien descortés. Con un suspiro de resignación, me di la vuelta lentamente, para enfrentarme, con sus fríos ojos negros, parecían refulgir con burla.

—Pensé que esperabas una respuesta— continuo en cuanto me vio abrir la boca para hablar —¿O acaso crees que tu elocuente carta no merece tal atención?

En este punto estaba segura, se burlaba de mí, entrecerré los ojos, mirándolo con desprecio, rogando porque al menos fuera indiferencia lo que se reflejaba en mi rostro. Deseaba abalanzarme contra él y quitarle esa arrogante sonrisa a golpes.

—Ahora que lo mencionas— comencé, con el tono justo de desdén y aburrimiento, me alegro ver que esta vez, era él quien fruncía el ceño y sus ojos reflejaban la confusión que hirvió en su interior —En realidad, no necesito respuesta.

Emprendí la huida, justo cuando lo vi apartarse del grupo que usualmente le rodeaba, y que ahora se lanzaban entre si miradas confundidas. Pero, para mi mala suerte, no había dado ni dos pasos cuando me tomo del brazo y me atrajo contra su pecho.

—Creí que cuando una chica confesaba sus sentimientos, esperaba con ansias la respuesta a estos ¿no es así? —  preguntó, incrédulo.

Parecía tan sorprendido y desconcertado, que desee pasar las manos por su rostro para tranquilizarle, mientras susurraba palabras dulces y de amor.

—Romántica tonta.

—Lo es, pero, es más importante que sepas esto, yo—  me señale a mí misma, para enfatizar cada una de mis siguientes palabras —no comparto.

En el momento que las palabras salieron de mi boca, quise patearme mentalmente, había sonado genial en mi cabeza, pero al decirlas note lo celosa y posesiva que sonaba.

Me di la vuelta, antes de poder humillarme más a mí misma, y caminé lejos de él, sin esperar respuesta alguna.

************************

Mantenía la mirada perdida, mientras mi mente volaba a recuerdos pasados, a mi vida antes de que Sasuke volviera. El sonido del timbre anunciando el final de la última clase me saco de mi ensoñación de golpe, haciéndome notar que había pasado las dos últimas horas en mi propio mundo de sueños. Recogí mecánicamente mis cosas deseando llegar a casa lo antes posible.

—¡Sakura!

Me volví al escuchar a Ino llamándome, con su usual tono de alegría y desesperación. Abrí la boca para saludarla pero me interrumpió sin contemplaciones.

—¡Por fin te encuentro! ¡Neji te está buscando! — con cada palabra que decía su voz alcanzaba un tono más grande de emoción.

—Y…

—¡Por Dios! ¡No puede ser que no estés ni un poco emocionada! La verdad no te entiendo— meneo la cabeza, y por un momento me hizo sonreír.

Ino era mi mejor amiga, pero siempre seriamos dos polos opuestos, ella no entendía cómo es que no estaba ni un poquito enamorada del gran Neji Hyūga,



Ángel Caído

#1408 en Fanfic
#12702 en Novela romántica

En el texto hay: alma gemela, primer amor, sasusaku

Editado: 04.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar