Mi amigo no es gay

Tamaño de fuente: - +

27

 

EROS

 

No se cuantas hora han pasado, me he quedado completamente dormido junto a Daniel, sin querer molestarlo me acoste a su lado pero no me di cuenta cuando me quede dormido a su lado-

- Buenos dias dormilon – pronucia daniel casi en un susurro.

Yo lo abrazo y le susurro en el oido.

- Juro que yo mismo te voy a matar si me sigues dando estos sustos.

- Era ella, la vi en la mañana y yo la segui.

- Lo se, ahora no hables, tienes que recuperarte- lo beso en la frente y en ese preciso momento entra la doctora de ojos hermosos.

- Interrumpo algo – coloca sus enormes ojos en mi.

- Mi amigo no es gay – murmura Daniel.

Y yo suelto una carcajada enorme.

- Sinseramente me lo estoy pensando- suelto sin más mirando el techo.

- No me hagas reir- me lo pide

- Señor sera que puede levantarse de la cama de su amigo o pareja.

Me levanto arregañadiente de la cama tan suavecita. Tengo años que no se que es estar en una cama tan comoda y años sin estar con una mujer.

Me acomodo en el sillon y ella le hace el chequeo a Daniel.

Reviso mis cuentas, todo lo he enviado a la mierda, estoy casi quebrado, tengo tres empleados de seguridad y dos asistente, que estan conmigo mas porque me quieren que por otra cosa.

Reviso varios correos y son las cartas de renuncia de la mayoria, deudas, solitud de servicios.

Mande mi vida a la mierda, me han quitado la casa dice en un correo, me han quitado mi carro dice otro, me han suspendido varias tarjetas de creditos.

 Suspiro bajito en ver toda esta desgracia.

La doctora se sienta a mi lado, me quita el telefono de la mano, luego me sube con delicadeza la camisa y seguidamente busca todos sus instrumento para sacarme la sangre yo la dejo, no protesto no le digo nada, estoy falta de cariño, de mimos de que alguien se preocupe por mi y que no sea Daniel.

Estoy seriamente preocupado ya veo hasta sexy a Daniel. Sonrió de medio lado por mis pensamientos estúpidos.

Despues que me saca la sangre, revisa mis ojos y toca mi cara. Ese mínimo contacto de caricia me hace vibrar, que el estómago se me encoja y que el pulso se acelere como si hubiera corrido durante horas.

Luego anota algo en la carpeta y se va.

- Creo que les gusta a esa mujer- murmura mi querido amigo.

- Olvide que era seducir a una mujer, creo que lo tengo muerto amigo mio.

Daniel se ríe por mi comentario tan ordinario.

 - Marion Ivanov – menciona Daniel.

Esa misma. Me ha dado sus datos. La busque anoche poca noticia pero sé que tiene un laboratorio. Ayuda a nuestro querido Noah Koffman.

Por esas razones sus archivos son confidenciales.

- Correcto, te hare caso… este es mi último intento, buscare a Laura y valentina si nos las encuentro seguiré mi camino. Estamos arruinados, estamos hechos una mierda. Seguimos en la misma oficina desde hace años las dos se saben el teléfono de cada oficina, las dos saben cómo contactarse con nosotros.

- Hemos quedado en la calle amigo mío- dice Daniel – tengo fe que podemos recuperarnos.

- En donde coño he estado y dejar que todo esto pasara.

- Hundiendo en la depresión, desesperación buscándola sin descanso por que amamos a ese par.

- ¿Amamos? ¿O creemos amar? Ya no estoy seguro

- Te golpeo fuerte la doctora

- Me hizo sentir vivo, que es muy diferente.

Esos ojazos me hicieron volver a sentir, esos ojos marrones llenos de alegría me hizo darme cuenta que esto no es vida.

Toda mi vida he estado atrás de esa mujer toda mi puta vida he hecho cosas por hacerla feliz a cambio de un poco de su cariño.

- Yo solo quiero saber que paso, solo eso- miro a Daniel.

Tengo rabia

Estoy frustrado

La amo con toda mi alma pero ya no puedo más. Ya no.

hay limites, yo lo he dado todo por ella y ella no a hecho nada por mi absolutamente nada ni una puta llamada de mierda...

 



Angélique Mut

#1112 en Novela romántica
#339 en Joven Adulto

En el texto hay: pasion, romance, drama amor

Editado: 31.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar