Mi amor imposible

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 58 "Una sorpresa"

~Narra liam~
Si de algo estoy seguro es de que Sarah no es como las demas, ella es tan diferente y eso me vuelve loco. Todo en ella me encanta pero su forma de ser completa como la chica ideal que deseo tener en mi vida por siempre.
Aquel dia en el que ella y mi hermana llegaron justo cuando estaba Lena crei que terminaria conmigo, que no me escucharia o mucho peor no me creyera pero no fue asi en gran parte gracias a Emma. Para ser honesto ver en su rostro una mezcla de decepcion y enojo provoco en mi miedo a que quisiera terminar lo nuestro, solo llevabamos dias saliendo pero desde que acepto ser mi novia estoy haciendo las cosas bien.
Llevamos tres semanas saliendo, ya no uso las molestas muletas, puedo caminar y hacer algunos ejercicios de flexión; tambien puedo conducir . Pienso regalarle un coche a Sarah no quiero que siga viajando en taxi de un lado a otro, se que no sera facil que lo acepte pero al menos accedio conducir uno.
Dejo esos pensamientos de lado cuando un vestido color azul de una vidriera roba toda mi atención, y es que no solo es sexy sino que imagino a Sarah con el y creo que le va a encantar. Entro a la tienda, observo la prenda una vendedora se acerca a mi.
-buenas tardes ¿en que lo puedo ayudar?- pregunta amable
-hola si ¿de que color es este vestido?- pregunto serio. Ella me mira sorprendida y responde
-azul- como si no fuera obvio, me rio ante mi tonta pregunta.
-me refiero a que tono de azul- corrijo.
-¡oh lo siento! Es azul cian-responde nerviosa.
-¿es talle unico?- pregunto.
-no, este es talle 2, le puedo mostrar en talle uno. Yo asiento, escojo el mas chico. Ella me explico que no cambia en mucho solo el largo y dado a que Sarah no es alta opto por el más corto.
-tambien quiero unos zapatos que hagan juego y algun colgante- eso ya se lo dejo a ella yo no tengo idea, para mi todos los zapatos son iguales. La mujer empieza a buscar lo que le he pedido, despues de unos minutos me muestra algunos dandome su punto de vista, mi problema es que no se su talla, saco mi celular y le escribo a Emma ; solo espero no lo arruine ella responde de inmediato y no pasando por alto haciendo alguna que otra broma al respecto; pago y salgo de alli.
~~~~~~~~~~~~

Me muevo incomodo en el sofa, estoy algo nervioso no estoy seguro de que a Sarah le guste la sorpresa ya le he dicho antes ella no es como las demas, estoy seguro que a otra chica entregarle un regalo es algo maravilloso pero no estoy seguro de que funcione con ella y no es que quiera compararla con alguien más, me gusta su forma de ser y no necesito impresionarla con eso, ella me conoce bastante bien. Yo visto un pantalon negro, una camisa blanca sin corbata un saco desabrochado color azul. La puerta se abre y ella entra.
Al verme me regala una de sus perfectas sonrisas
-hola- saluda. Se acerca y deja un casto beso en mis labios. -no sabia que debia vestir formal dice.
-hola- respondo a su saludo - no te preocupes por eso- digo.
-te queda muy bien este color- dice entre risas.
-gracias, de hecho todos se me ven bien- respondo. Ella niega divertida. - ven- digo tomando su mano, y llevandola hasta las escaleras, empezamos a subir. En mi cuarto le entrego la bolsa con las cosas que he comprado. Ella me mira y entrecierra sus ojos.
-¿que es?-  pregunta
-velo tu misma- respondo y solo espero le guste. Mis nervios aumentan en el momento en que ella retira el vestido y lo mira.
-es hermoso- dice. -no tenías que ...
-a penas lo vi pense en ti- la interrumpo. Ella sonrie.
-gracias- responde.
-hay algo mas- le informo. Ella busca y mira los zapatos, me observa y entorna  los ojos
-¿como sabes mi talla?- pregunta. Me encojo de hombros
-yo lo se todo- digo con una media sonrisa.
-Emma- dice; yo niego con la cabeza
-me encanta- dice. - pero no debiste hacerlo ...
-es el primer regalo y debes acostumbrarte porque pienso hacerlo seguido -aclaro.
Ella niega con la cabeza -no tienes que hacerlo- responde.
-quiero hacerlo- me acerco a ella y dejo un casto beso en sus labios.- te espero abajo. Salgo de alli y cierro la puerta, si la veo en ropa interior hechare a la mierda el plan, me olvidare de la reserva en el restaurante y no es la idea. Tomo asiento en el sofa, mientras espero que Sarah se aliste.
Despues de los minutos mas largos de mi vida la veo bajar y sonrio como idiota esta hermosa, en realidad siempre lo esta, el vestido le queda pintado demasiado bien esta perfecta y lo mejor aun es que es mi compañia.
-¡estas preciosa!- digo. Ella sonrie.
-gracias- responde timidamente.
-¿nos vamos?- ella asiente, entrelazo nuestras manos y encaminamos al coche.
~~~~~~~~~~
Sarah es una mezcla de chica sexy con rostro angelical, ella no es consciente de lo que provoca en los demas; no la culpo es hermosa.
Un mozo nos lleva hasta nuestra mesa reservada, el restaurante que escogi es elegante, pequeñito y acogedor. Su cocina a la vista de leña, como en los restaurantes antiguos, es la responsable de las magníficas creaciones y le da un toque especial a la sala.
 Solo cuenta con un comedor no muy grande y un pequeño reservado en el que estamos justo en este momento. Decorado con paredes azules de madera, sofás corridos a lo largo de las mismas, mesas con manteles blancos, lamparas y apliques grandes y cuadros con grabados de plantas crean un ambiente agradable, elegante y acogedor. Espero sorprender a Sarah, ella se ve entretenida observando cada detalle del lugar.
Escogemos nuestros menu berberechos a la brasa, y de segundo pedimos roast beef y lubina salvaje, y un infaltable vino para acompañar.
-es hermoso- dice Sarah
-que bueno te gusta- respondo. Ella sonrie -igualmente quiero que sepas que no es necesario traerme a lugares asi para sorprenderme-
-ya lo se, y eso es lo que mas me agrada de ti- le guiño un ojo. El mozo trae vino y nos sirve en las copas, luego se retira.
-deberiamos hablar de algo- digo nervioso
-es cierto- dice. -¿puedo hacerte una pregunta?
-claro- respondo. Ella queda en silencio unos segundos como si pensara  en hacerla o no realmente.
-¿desde cuando sientes algo por mi? Es decir no creo que sea desde hace demasiado tiempo.
-desde hace unos meses- admito
-¿de verdad?- pregunta sorprendida. Yo asiento, llega el mozo y dejas los platos con la entrada. Al retirarse vuelvo mi vista a ella
-si es verdad, al principio creia que era solo atracción pero luego no lograba sacarte de mi mente- hablo entre risas, y no miento recuerdo que estaba volviendome loco y queria verla a todo momento.
-y ...¿por que decidiste decirmelo hasta después de tu cirugia?- pregunta nerviosa. Recuerdo ese dia senti miedo de perderla, si bien no eramos nada deseaba tenerla cerca.
-ese dia me di cuenta que no podia engañarme  mas, que si no te pedia ser mi novia podria ser tarde- digo.
-si que me sorprendiste- dice llevandose un bocado a la boca. Yo sonrio -y no fue gracias a la anestesia- bromeo. Ella se rie. El resto de la cena pasamos hablando tranquilamente, recordando momentos graciosos como cuando le dije que la queria como hermana cosa que no fue cierto y cuando ella me llamo heroe.
De postre pedimos un cinco estrellas de chocolate. Luego regresamos a mi casa, sus hermanos han vuelto a Los Angeles no hay motivo para que regrese a su departamento.
Estaciono el vehiculo y ambos bajamos, la tomo de la mano y entramos.
-me hace tan bien estar contigo- digo
-a mi tambien, la pase muy bien- responde. Encaminamos a mi cuarto, y cabe mencionar que cambie mi cama y colchón incluso sabanas para que desde ahora en mas la primera y unica chica sea Sarah mi novia en estrenarla.
Cierro la puerta y volteo a verla, luce hermosa con ese vestido pero admito que lucira mucho más sin el.  Me acerco a ella y paso mis mano por su cintura me encanta tenerla cerca de mi, sentir su aliento. Uno mis labios a los suyos en un beso lleno de deseo y pasión.
 Mis manos suben hasta su espalda acariciando su piel descubierta alli, incrementando las ganas de quitarle la prenda, ella enreda sus dedos en mi cabello.
Atrapo su labio inferior, entre mis dientes, y tiro un poco de el, luego continuo besándola. Sus labios son la combinación perfecta para los míos,  Comienzo a jugar con su lengua. Ella se detiene poco después, con la respiración agitada, pero no se aleja, solo nos miramos unos escasos segundos siento su respiración sobre mis labios, y esbozo una inevitable sonrisa. Ella no imagina cuan adicto me estoy volviendo a sus labios.

~~~~~~~~
Huelo su pelo, su cuello, me encanta que se acurruque en mi pecho y olerlo una y otra vez, paso mi mano desde su espalda hasta su cintura acariciando su delicada y suave piel. Ella duerme plácidamente, yo me dedico a observarla; no cambiaria este momento por nada en el mundo. 



Kathee

#245 en Joven Adulto

En el texto hay: viaje, amor tristeza

Editado: 05.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar