Mi amor imposible

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 47 " No vayas a alli"

~Narra Liam~
Hace meses que no tengo sexo con desconocidas como solía hacerlo, solo deseo estar con Sarah y eso es raro, me digo a mi mismo que debo tomar distancia y soy yo quien busca el mínimo pretexto para verla. Fui a esperarla a ese bar, aunque al principio se molesto terminamos mejor de lo que imagine, pasamos la noche juntos.
Me encanta acariciar cada centímetro de su piel, besarla, hacerla mia, miro a mi lado y la veo dormir se ve muy tierna, sonrió como idiota, tomó mi celular sin moverme demasiado, abro la cámara desactivó el flash,  el sonido  y le tomó una fotografía, la habitación esta iluminada se ve con claridad, observo la foto unos segundos, ella se gira y me mira, salgo de inmediato de la galeria.
- buenos días - digo sin mirarla. Ella responde, le preguntó si prepararemos el desayuno, solo espero no me corra de su casa, últimamente odio pasar tiempo solo; me aburro y Sarah también está sola creo que somos buena compañía el uno para el otro. Bajamos a preparar el desayuno. Le pregunto porque trabaja en ese bar, no se porque pero de solo pensar que todos puedan mirarla me molesta, ella dice que si alguien la molesta puede decirle a Taylor o Cristian que la defiendan ya no me agradan.
Empezamos a desayunar, Sarah me dice si puedo conocer a un niño que es fans mio, le respondo que si.
-¿cuando quieres que vayamos?- preguntó, ella  sonríe feliz, se pone de pie y me da un abrazo
-gracias por aceptar, creí que no podría convencerte- dice yo elevo una ceja
-me conoces poco- digo, siempre y cuando tenga tiempo no me molesta conocer a mis fans.
- no es cierto, te conozco muy bien, solo que crei que te harías rogar más, o me pedirias algo como que luego no vuelva a molestarte o nose- se encoge de hombros.  A lo mejor el antiguo Liam si haría algo así, pero en estos momentos no quiero alejarme de ella.
-me gustas- digo sin pensar. Ella abre los ojos como plato, y me percató de que lo dije, no lo pense
-¿qué?- pregunta Sarah
- que me gusta estar contigo- trato de arreglar lo que he dicho, aunque en verdad me cuesta admitir ¿me gusta Sarah? -ahora que mi hermana no está nunca en casa me aburro- no se que decir, estoy algo nervioso.
-¿quieres adoptarme de hermana?- dice en tono irónico. Niego divertido.
-solo digo que prefiero estar contigo antes de estar aburrido- digo, aunque en realidad no lo explaye de la mejor manera es lo que me pasa últimamente, quiero estar con ella.
-ya no la aclares que la oscureces más- dice
Luego dice no tener hambre, eso es raro en ella , Emma y Sarah se la pasan comiendo, no puedo evitar mirarla, tendría que disimular pero  no puedo.
Quiero que pasemos más tiempo juntos, decido conocer al niño y así ella pasará la tarde conmigo, Sarah va a bañarse, luego vamos a mi casa y me baño yo.
Tras darme un rápido baño bajo y la veo sentada en el sofá con su celular, me siento a su lado y le pregunto que quiere hacer, iremos a almorzar pero aún es temprano, miro sus labios y deseo besarla, la miro a sus ojos ella me está mirando, pasó mi mano por su mejilla, me acerco a sus labios cuando estoy a punto de besarla se que la estoy cagando por eso apoyo mi frente a la suya y cierro los ojos; debo calmarme no puedo seguir asi,
-Sarah quiero que quede claro que entre nosotros no va a pasar nada más, tenemos sexo y la pasamos bien y es sólo eso- digo manteniendo la misma posición, ni siquiera  tengo el valor de mirarla a los ojos.
Ella se separa de mi, no es difícil de comprender que quiere verme a la cara, abro los ojos nos miramos fijamente
-Yo lo tengo claro, no te preocupes solo la pasamos bien- responde
-no quiero que te confundas- digo, si supiera que el confundido soy yo. Ella niega con la cabeza.
-me gusta estar contigo, la pasó bien pero es sólo eso- intento creermelo
-descuida Liam lo tengo muy presente- responde. Yo sonrío débil, me acerco y le doy un casto beso en los labios.
-los besos solo cuando tengamos sexo- dice tomando distancia. Yo muerdo mi labio inferior nervioso y asiento.

~~~~~~~~
Jugamos un partido en la play, luego encaminamos a un restaurante llamado "Café Paris". Nos atiende un tipo que babea por Sarah, le sonríe como si esta sola.
Después de pedir una botella de vino y entrecote èl se retira.
Sarah me pregunta que me pasa, creo que ella no es consciente de lo que causa en los hombres. Al traernos el vino le coquetea como si yo no estoy presente. Al retirarse Sarah insiste en saber que me pasa, admito que me molesta que ese tipo la mire, ella se ríe, yo creo que lo disfruta; en realidad le gusta verme molesto.
Si vuelvo a almorzar o cenar con ella no volveré a este lugar.
~~~~~~
Llegamos a la casa de la novia de su hermano, conoceré su hermano quien es mi fans.
El niño es pequeño, al verme sus ojos se iluminan. Es una sensación que no puedo explicar, muy placentero ver lo que podemos causar en otras personas.
El niño tiene cinco años, me da mucha ternura; él me cuenta que tiene un mejor amigo llamado Román y que no le creerá que me conoció en persona.
-nos vamos a tomar una foto si quieres- digo
-si, así la dejo junto a mi cama- responde. Yo sonrío. -algún día que se grande quiero ser como tu- dice. Esas palabras hacen eco en mi cabeza.
-tu eres un campeón nunca lo olvides- digo tocando su cabecita. Él sonríe, esa sonrisa me llena el alma
-siempre busco vídeos en Internet de tus goles.
-¿de verdad? ¿y no te aburres?- preguntó
- no, porque tus goles son los mejores.
-¿haz ido al estadio alguna vez?- pregunto
- no, mamà no puede llevarme.
-bueno hagamos algo ¿qué te parece si hacemos una especie de saludo secreto que solo tu y yo conozcamos? y cuando haga un gol te lo dedico ¿te parece?. Él se ríe ampliamente y asiente con rapidez.
-¿que seña quieres que haga?
-quiero que hagas un corazon- dice él.
- Esta bien, y cuando lo haga recuerda que es dedicado para ti. Y otro día que tus papás puedan llevarte al estadio quiero que nos veamos allá ¿aceptas?
-si si si - grita emocionado. Nos damos un abrazo.
-vamos a tomarnos fotos- digo. Saco mi celular y nos sacamos selfies, luego sus papás nos toman otras.
-tengo un regalo para ti- le entregó una bolsa de papel, él la toma tímido, la abre y retira de adentro la camiseta con la que juego, se la he firmado. Él la abraza con fuerza y empieza a llorar.
-gracias- dice. Yo le doy un beso en la mejilla, luego nos retiramos, la verdad este niño me conmovió demasiado.
Al subir al auto Sarah me da un abrazo, no debo acostumbrarme a sus brazos ni a su tacto.
La llevo a su trabajo, sigo mi camino a casa.



Kathee

#220 en Joven Adulto

En el texto hay: viaje, amor tristeza

Editado: 05.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar