Mi Angelita Mala

Tamaño de fuente: - +

Un nuevo Comienzo

Se encontraba en un cuarto vacio, ya todas sus pertenencias estaban de seguro en su nuevo hogar, hoy se tenía que mudar nuevamente, será una nueva ciudad, otro comienzo, otro colegio, otros amigos, en fin otra vida, como ya otras veces ha sucedido antes, termino de hacer el recorrido para luego ir escaleras abajo, toda la casa está vacía, afuera la esperaba el chofer que la llevaría al aeropuerto, salió afuera a esperar junto a su prima, ambas esperaban a su hermana y su nana, se montaron en la camioneta y ella se coloco sus audífonos desconectándose de todo. Presentía que este año sería diferente, pero no sabría explicar hasta que punto, solo esperaba que las cosas que cambien no sean para mal.

Cuando su hermana y su nana al fin salieron de la casa, el chofer inicio la marcha hacia el aeropuerto, ella miraba por la ventana y pensaba que no extrañaría ese lugar, pues mentiría si dijera que extrañaría a sus amigos, no podría ni decir amigos, simplemente conocidos, no tuvo tantas aventuras, ni siquiera amores que diría que iba a extrañar, pues solo estuvieron dos años en ese lugar.

Iba perdida en esos pensamientos hasta que llegaron, bajaron y se dirigieron a la zona de embarcación, las llevaron al jet del cual disponían gracias a una de las tantas empresas de su padre, se suponía que lo verían a él y a su madre una vez haber llegado a la nueva ciudad, o específicamente en Concord, un pueblo ubicado en el condado de Essex en el estadounidense de Vermont, en fin quizás un pueblo tranquilo rodeado de naturaleza sea lo que necesitaba.

****

Las horas se hicieron eternas, pero al fin habían llegado a su destino, la casa era bella, enorme como le gusta a su padre, pero muy pintoresca,  estaba en el bosque, tenían bastante terreno, subió hacia el segundo piso y busco su cuarto, todas las paredes externas de casa o en su mayoría eran hechas de cristal polarizado, cuando entro en su cuarto.

Decidió acostarse para arreglar los asuntos faltantes mañana, entro al armario que a decir verdad era como una mini habitación con peinadora incluido, sus padrastros son el tipo de persona que piensan que por darles todos estos lujos reemplazan el amor que les ha faltado, pero ya a estas alturas no le interesaba ni la ropa de marca, ni nada de eso, no era vanidosa, prefería unos minutos con su madrastra a una montaña de dinero.

Se cambió y se dirigió a la recamara, estaba lista para dormir, pero la puerta de su cuarto se abrió, dejando ver tres rostros que ella conocía muy bien, en la puerta de su cuarto se encontraban su prima de nombre Talia, de piel morena, mirada y cabello tan oscuros como la noche, su hermana Janelly, de piel blanca, cabello castaño claro y mirada color verde pálido, su nana Sahira y su madrastra Casandra.

“Ya te vas a dormir hija” pregunto su madre a la joven de cabellos caoba, piel blanca y mirada gris-azulada.

“La verdad estoy cansada” dijo “Pero ¿Qué hacen todas aquí?”

“Queríamos ver cómo te sientes en tu nuevo cuarto, ¿Te gusto?” pregunto su nana, a lo que asintió.

“Bueno te dejamos con las chicas” dijo su madre.

“A ti sí que te quieren, ve este hermoso cuarto, el mío no lo decoraron a mi gusto” dijo Talia.

“No exageres, a mi si me lo decoraron a mi gusto” dijo su hermana mirando a su alrededor “Pero te hubiera pedido consejo, tu habitación está muy bella” dijo mirándola.

“Supongo, ella lo decoro más al gusto de ella, pero está bien” respondió.

“Prima, esta noche podemos dormir contigo” pregunto Talia mirándola, siempre que llegábamos a una nueva ciudad el primer día era costumbre dormir en su habitación.

“Claro, porque no” dijo.

“Mañana iniciamos en ese nuevo instituto” dijo Janelly.

“Así es, ¿Están nerviosas?” pregunto Jeannine.

“Un poco la verdad, más porque seguro que habrá chicos lindos” dijo su prima a lo que las demás rieron.

“Nada de hechizos o trucos” le advirtió Jeannine, Talia hizo un puchero pero luego asintió.

“¿Por qué tan aburrida siempre?” pregunto Talia, su hermana la miro.

“Acabamos de llegar, no quiero irme ya, siempre nos vamos y es por tu culpa” dijo Janelly.

“Okey ya, ¿para cuándo se desarrollaran ustedes?” pregunto Talia.

“A los dieciocho, a mi aun me faltan casi dos años” dijo Jeannine.

“Tú te desarrollaras primero Nelly, será divertido verte desarrollar tus poderes” le dijo su prima dirigiéndose a su Janelly.

“Nine ¿cómo crees que este nuestro padre en este momento?” le pregunto su hermana cambiando el tema por completo, pues al desarrollarse se tendrá que ir de aquí por un tiempo, lejos de ella.

“La verdad no sé, quizás aun en medio de toda esta guerra y tratando de protegernos, de que nadie sepa de nuestra existencia hasta que estés lista” le respondió Jeannine.



Jd'VMR

#6224 en Fantasía
#8513 en Otros
#1280 en Aventura

En el texto hay: angelesydemonios, guerras romance, misterio y amor

Editado: 05.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar