Mi Bella Dama

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

 

El trabajo que me habían solicitado ya estaba hecho, yo sólo quería que cumplieran su parte en ese momento, pero las cosas fueron cambiando porque se negaron y para mí la palabra es muy valiosa

Diablo.- No puedes hacer eso maldito, habíamos quedado en un trato y diste tu palabra

**Cuándo has visto que un rufián como yo la cumpla, jajaja despierta de tu mundo de fantasías cabrón, es mejor que te vayas haciendo a la idea de que estarás aquí por mucho mucho tiempo y no debes ponerte en ese plan porque recuerda que aquí mismo está tu familia y de ti depende si siguen con vida o no

Diablo.- Les haces algo a mi familia y juro que te mato, así sea lo último que haga juro que te mato

**Jajajajaja ya saquenlo de aquí, y recuerda estúpido; mientras el jefe diga que le sirves no puedo tocarte, en cuanto cambie de opinión… eres perro muerto

Estaba atado de manos y pies literalmente, no podía hacer nada; me tenían con el pie en el cuello a lo que ellos dijeran, fueron los peores meses que pude pasar, mi familia muy poco me la dejaban ver, pero debo reconocer que a pesar de ser unas porquerías, los trataban muy bien; una noche en uno de tantos trabajos que pedían, salí normal a donde me habían dicho, era en otra ciudad cercana y pues la clásica, les estorbaba alguien y me mandaban a mí a hacer ese trabajo de darles una advertencia, y sin en dado caso no aceptaban pues ya sólo era de matarlos

La mala fama me empezó a llegar, muchos me conocían por los trabajos que estaba haciendo, mi aspecto tampoco me ayudaba mucho así que pues tenía que aprender a llevar las cosas, si todos hubieran sabido que todo eso lo hacía obligado tal vez pensarían de otra manera pero no fue así y a cualquier ciudad cercana a la que fuera, el miedo al verme era enorme, me sentía mal por la situación pero tenía que seguir firme a todo, por mi familia

Yo no conocía al mentado jefe, sólo a su gato que era el que ya me tenía hasta la madre con su arrogancia, llegó el momento en que una vez más dije que ya no seguía con ellos

Diablo.- Bueno gato hasta aquí llego con ustedes

**Sigues con lo mismo jajaja mira ando de buenas y creo que le llamaré al jefe para decirle que ya te quieres ir, tal vez y acepte tu retiro y pues así ya no tendrías que estar aquí

Tal vez sí andaba de buenas ese gato, porque pude escuchar a lo lejos que alguien le respondía esa llamada, escasos minutos estuvo tratando de explicarle a su jefe la situación, ya no era del todo útil ahí con ellos ya que la mayoría de sus enemigos estaban aceptando de que ellos eran los que mandarían toda la zona, mi desesperación fue grande porque se me hicieron eternos esos minutos de plática hasta que escuché que el gato le dijo, que estaba bien; que de inmediato me dieran la libertad de salir del negocio

**Bueno cabrón, pues tuviste mucha suerte; el jefe está contento con todo lo que hiciste por él, te da la oportunidad de que te vayas

Diablo.- Mi familia, dónde está? Quiero verlos

**Tranquilo, tranquilo, no comas ansias, por el momento ya se le dio aviso a tu esposa de que son libres, así que relaja un poco tus deseos

Sus palabras la verdad me estaban dando mucha confianza, deseaba ver a mi bella dama y a mi pequeño, una hora estuve esperando, la desesperación era enorme, hasta que abrieron la puerta y pude ver que llevaban a mi familia, al verme noté que mi bella dama sonreía y eso fue algo tan lindo que sentí muchas cosas bonitas a la vez que no puedo explicar

**Aquí los tienes, tal y como te dije; también soy hombre de palabra sólo que debes entender que sigo órdenes de alguien a quien no me gustaría contradecir, así que adelante; las puertas están totalmente abiertas para que se vayan, sólo tengan cuidado porque está lloviendo muy feo y se pueden resbalar

Lo último, lo último como que fue con doble sentido, un mensaje que tenía que entender; la lluvia era fuerte, ya no queríamos estar en ese lugar y para llegar a la entrada principal eran varios metros que no había nada para cubrirnos de la lluvia, amablemente ese gato le ofreció a mi bella dama un paraguas y así podría cubrir a nuestro pequeño, aproximadamente cincuenta metros nos separaban de las puertas de ese infierno y de la libertad

El patio era grande, varios camiones, camionetas, carros, hasta bicicletas había en el lugar y maquinaria pesada con la cual hacían todo tipo de trabajos ilegales, abrazaba a mi familia, y todo era sonrisas, la emoción era enorme

Diablo.- Mi bella dama, ya verás que cuando crucemos esa puerta nuestras vidas van a cambiar, ya nos iremos lejos de aquí, con el dinero que me dieron podemos empezar de cero en otra ciudad donde nadie nos conozca, tú y mi pequeño tendrán la mejor vida porque yo lucharé día tras día para darles lo mejor, ya verás que todo esto resultará ser una maldita pesadilla de la cual estamos cerca de despertar

<>Dios te oiga amor, creo que ya es justo de que nos cambien las vidas y más por nuestro bebé

Llegamos a la entrada principal, y los guardias nos detuvieron

Diablo.- Qué pasa? Por qué nos detienen, ya tenemos autorización para irnos de aquí

**Uy Diablo, creo que eso no se va a poder hacer, cumplí mi palabra al darte tu libertad y a tu familia, pero de vez en cuando me gusta desobedecer las órdenes del jefe

Cuando escuché esas palabras, sentí el miedo más grande, pero a la vez me llené de coraje e impotencia porque no podía hacer nada ya que no quería que lastimaran a mi familia

Diablo.- Qué quieres cabrón? Ya quedamos en algo o no? Deja que nos vayamos y jamás volverás a saber de nosotros y todos contentos

**No Diablo jaja así no son las cosas, mira la situación es ésta, te di la libertad y lo que querías, ya cumplí; pero también te di mi palabra de que el día que ya no le sirvieras al jefe te mataría, así que pues tengo palabra Diablo, y me gusta cumplir lo que digo

Diablo.- Entiendo, sólo deja que se vayan; el problema es conmigo no con ellos, deja que crucen esa puerta y lo arreglamos tú y yo, te parece?



Solitario

#1211 en Joven Adulto
#1943 en Otros
#233 en Acción

En el texto hay: lenguajes fuertes situaciones de violencia

Editado: 11.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar