Mi Bella Imposible [wahs].

Tamaño de fuente: - +

Capitulo : [2]

El tiempo pasa rapido pero para mi es una lenta y plácida condena, sigo mirando hacia un punto fijo profundamente adormecida, por la sospechosa mujer del lienzo blanco.

Ella sigue así concentrada en su trabajo manteniendo suma perfección, disparando aires de simpleza. Realmente la puerta se a vuelto mi escondite favorito, entre muchos por que solo así puedo admirarla sin que voltee a verme.

Moriría si ella me descubre, pero aun mas si me sonriera solo por unos segundos.

Nunca e sentido tal atracción, tanto física como emocional, hacia una persona.

Solo se que me siento como una increíble espectadora, una que la adorara por mucho tiempo, a mi parecer.

Doy un paso erróneo hacia adelante, decidida a establecer una pequeña plática me intriga saber como habla, que movimientos nerviosos o conscientes realiza, y sobre todo como es que pinta tan bonito.

Me aterra acercarme, mis pies no reaccionan, no son capaces de avanzar, mientras yo no soy capaz, de murmurar un pequeño saludo.

No crei que seria así, tan dificil.

Mi pulso solo bombardea nervios y miedo, reaccionó pero mis piernas solo se dirigen hacia atras. Dictándome en una completa orden, que me aleje y concentre solo en llegar al salon de clases.

Intento obedecerle cerrado la puerta detras de mi, la misma la cual consideraba mi gran amiga de suspiros no reconocidos, chillo justo al momento en el que sujete la manija.

Un sonido que realmente, me descubrió ante ella.

Se asusta y me mira totalmente asombrada, demostrando que no percibió mi presencia en todo este tiempo. Su ceño se frunce, llenando de curiosidad cada rasgo de su cara, anunciando en sus finos labios rosas, una sonrisa comprometedora.

Dispuesta coloca su pincel sobre el lienzo, mientras voltea cordialmente, con una ficha en sus manos. 
La desesperación de verla caminando hacia mi, con una gran mirada autoritaria pero dulce, me incita a huir de esta gran escena.

No pienso solo actuo, en contra de esa atrapante esencia que ella posee, dejando que mis pies reaccionen desplazandose con una profunda agilidad.

Mi estado me consume, estoy desapareciendo de su vista.

Mientras ese capítulo rueda por mi cabeza una y mil veces, escucho como una voz muy conocida, grita mi nombre desde los lokers.

—¡Tan rápido me has olvidado Aurora!— dijo con una sonrisa alzando su mano en forma de saludo.

Le respondí con el mismo gesto, mientras me acercaba a pasos rapidos, con un gran recibimiento de mi parte. Extrañaba a Jazmín, la única amiga que suelo tener desde pequeña, ya que mi Madre se encargó de mantenerla alejada de mi en todo el verano.

Nunca, le simpatizo.

—No seas tonta jamás podría olvidarte Jazmín.

—Mas te vale.—Se ríe.— No te comunicaste conmigo en todas las vacaciones ¿paso algo?

—¿Tendría que decirte?— menciono divertida ella sonríe.—Si mi celulrompio y el teléfono de la casa estaba sin servicio.

—¿Sin servicio? ¿Tu mamá de nuevo?

—Si creo que se le ah subido la fama a la cabeza.

—Sin duda me asombra que te halla dejado viajar sola.— soltó dejando sus libros en el loker.

—¿Como lo sabes?.— pregunto ansiosa nunca le comenté sobre ello es mas apenas me la encuentro.

—Fui a recogerte a tu casa pero el chofer Greg me dijo que te habías tomado un bus.

—Oh claro.

—Me alegra mucho que tu mamá te halla dejado sabes pense que nunca lo haría.—argumenta amigable cerrando el casillero.

— No lo hizo yo misma lo decidí ahora mas que nunca merezco libertad.

—¡Genial!— Me abraza.— Lo siento pero ya era hora.

—Sabes que lo se.—Ambas reímos mientras Jazmín me da una mirada de consuelo.

—Mucha suerte para escapar de tu madre cualquier cosa me llamas así juntas contratamos a la nasa.—Eso último me hizo reír.— Tengo que irme llegare tarde a clase nos vemos en el receso.

Me encargo de saludarla, y sonreirle en forma de suerte, es la única a la que aprecio y quiero como persona.

Me doy la vuelta, procurando no cruzarme con aquella mujer.

Pero mis ojos la detectan en unos pocos segundos, justo en el área de documentos observandome profundamente a larga distancia, dedicándome una refrescante sonrisa de su parte.

Me avergüenza que me mire de esa manera, minutos antes me descubrió observandola, la contemplo de la misma forma, como si pudiera retarla a un duelo de miradas.

Es una completa desconocida, pero aun así e acaparado su sensación entera. Sus gestos lograron, que corriera mi cara hacia un lado, provocando un rojo carmesí en mis cachetes.

Ella se rie por lo bajo, y me indica seriamente que me acerque, mientras sostiene ese papel que antes tenia en sus manos.

Esta al frente de mi, con un gran portafolio en su hombro, mientras me da lentamente la ficha, para hacer oficial mi ingreso a esta secundaria. Me da la bienvenida, algo seria pero amigable a la vez. No puedo mirarla a los ojos, y menos responderle como es debido, solo logro articular un gracias, mientras simulo estar sumamente tranquila.

Con respeto me invita a conocer el centro en el cual estare todo este año,  quiero pasar un tiempo con ella, no me interesa mucho conocer los distintos salones y oficinas. Después de todo acepto encantada al respecto, tanto que se sorprendio en el momento.



estrellaazul

Editado: 04.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar