Mi Bella Imposible [wahs].

Tamaño de fuente: - +

Capitulo : [3]

Al incorporarme solo en su comportamiento tan demandante y frio, sobre todos en el salon de clases llegue a la deducción de que, cambia al tener a tantos alumnos sobre sus narices.

Esa dulce y cristalina sonrisa, se esfumo totalmente, dando lugar a una muy silenciosa. Esperó que todas las mañanas, no sean de este modo. 

 

Tan secas e intimidantes.

Quizas solo se comporta así, para dar su primera impresión. 

 

Seguramente solo sea por apariencia, y luego al salir sera la misma mujer misteriosa, mientras carga en sus manos un pincel, y detras su gran instrumento de apoyo. Me pregunto si solo pinta por hobby, o por que en verdad le apasiona esa vocacion.

Esa linda imagen, que pulia e ilustraba serena y pasivamente sobre su material de apoyo, resultaba muy significativa y sensible.

Guiaba el pincel de una manera curiosa, intentado descubrir cada trazo, de su gran obra semi pintada. 
C

omo si pudiera pintar el cielo, con sólo una pincelada. O el mismo sol que abunda en mi, con sólo observar el gran potencial que posee con una señal, una mirada. 

 

Creó que, me estoy convirtiendo en una adicta a sus atributos.

Cree poder intentar algún contacto visual con nosotros, mientras se pasea sobre cada fila dictando los puntos importantes, sobre su materia, y nos obliga a copiarlos.

Mi pulso vuela, mientras ella posa lentamente sus manos sobre mi asiento. Y se ubica justo a mi lado, colocando su dedo índice en mi hoja. 

 

—Cantero.

—¿Que sucede?— respondo intrigada y nerviosa a la vez.

Tenerla a solo unos centímetros, no es de mi ayuda.

Definitivamente, percibo su fragancia desde aqui. Es muy dulce, aun que no empalagosa.

—Ese punto, no corresponde donde usted lo ubico.— Mira atentamente la hoja mientras me saca el lápiz de las manos.— Sino que va aquí.

Su acto ligero, de correr su pelo indice detras de su oreja, me llevo a prestar suma atención, sobre su cuello desnudo.

Tiene un tatuaje pulido y enmarcado con tinte negro, son solo unas letras escritas en inglés, con una caligrafía realmente llamativa . Atrapó mi atención al instante, ya que el mensaje es verdadero y original. 

 

"We all have secrets"

—Todos tenemos secretos.— susurró sin pensarlo mientras observo esas letras clavadas en su piel.

Se sobresalta y mira hacia los lados, percibiendo como nadie escucho lo que mis labios inconscientes pronunciaron. De repente me observa, con un sumo nerviosismo.

Podria solo describir en este momento, como sus rasgos demuestran emociones, totalmente miedosas y fragiles.

Aunque, no logro entender por que.

Con solo un gesto demandante, me advierte que no comente nada, de lo que mis ojos antes acorralaban.

Detecte profundamente su mensaje, prometiendo silenciosamente que no le contraria a nadie, y quedaria entre estas cuatro paredes. Se tranquiliza, su respiración va bajando lentamente, mientras sus uñas clavadas en mi asiento, descienden hacia atras. Y ese mismo pelo que descubria su gran secreto, lo tapa otra vez.

Sus ojos marrones delicados y claros, dejaron de seguir a los mios, en un rápido parpadeo. El ruidoso sonido del timbre indica la finalización de su materia, viendo como todos abandonan sus lugares correspondientes, descendiendo hacia afuera por el receso ya acordado.

Guardo sin ninguna prisa, intentado no desaprovechar ni el las minimo segundo, para verme reflejada en su mirada.

Se encarga solo de corregir unos papeles ubicados sobre su mesa, demostrando concentración, silencio, intento retirarme cautelosamente ya que no quiero interrumpir su labor.

En el mismo acto, su voz en forma de susurro me dicta un gracias. Mientras sonríe desviando mi presencia, volviendo a su tarea nuevamente.

Decido acercarme, dispuesta a establecer una pequeña charla. Pero la voz de Jazmín me interrumpe, justo al intentar articular mis palabras.

Quiero hablarle, pero la voz de mi amiga me impide hacerlo.

—¿Aurora vienes?— Repite dudosa.

— Claro.

Encamine mis pasos hacia la puerta, mientras la cerraba detras de mi. La observo por la ventana, precisamente esta da totalmente con su lugar.

Se dio cuenta de mi vista sobre su espacio y me brinda un simple saludo de mano, incluso a la distancia puedo ver sus hoyuelos, que por cierto son pequeños.

Esa atencion, provoca en mi una pequeña electricidad.

Algo que, no olvidare en mucho tiempo.

.

.

.   

— ¿Por cual club optaras este año?—. Menciona mirando la cartelera de actividades.

— No lo se, no e pensando en eso.

— Seria super si pudieramos anotarnos en el mismo.— asegura animada.

— Pues si pero sabes que realizo otras actividades y no se si tenga el tiempo justo para el que tu deseas.

—Lo se y lo entiendo es una lastima.

—Tu tranquila, al menos nos toco en el mismo salon.—Doy palmaditas en su hombro.— No te apenes.

—Tienes razón la profesora casi nos mata hoy al hablar en su clase.

—Estoy contigo estuvimos muy cerca de que nos sacara por tu escandalosa risa nunca la controlas. —Me tiento un poco al recordarlo.

—No es solo por eso recuerdas que antes fui a examen.—asentí.—Bueno ella es la que descubrió el papel del cual copié.



estrellaazul

Editado: 04.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar