Mi Corazón Dijo Basta

Tamaño de fuente: - +

~1~

-Dale Violeta vamos! No seas tonta, la vamos a pasar bien.

-No es que no quiera ir, es que mi mamá no me da permiso. Además, ya es tarde para ir a comprar la comida! Mejor me quedo en casa, ustedes disfruten.

-Bueno, haz como quieras Vio, tú te lo pierdes!

Aylen siempre así de inoportuna. Es que no entiende que no es que no quiera ir! Mi madre no me da permiso, no tengo como ir y ya es muy tarde! Parece que el destino no quiere que disfrute mi último día del estudiante segundario! 
Mi madre era buena, siempre me daba permiso para todo, pero ese día se había levantado con el pie izquierdo y no me dejaba ir. Pero como yo siempre me salía con la mía, llamé a mi padrastro para ver si me podía solucionar este problema.

-Hola?

-Hola Juan, soy Vio.

-Vio, que pasó?

-Me preguntaba si tu podrías llevarme al río que nos juntamos para festejar el día del estudiante?

-Si, no hay problema. Tu madre te dio permiso?

-No, por eso es que necesito de tu ayuda para convencerla. Por favor!!!!

-Dale, no hay problema. Yo me encargo de tu madre. Prepárate que en 20 minutos te paso a buscar.

-Muchas gracias Juan! Eres el mejor.

El era mi aliado en todo, se habían separado hacia poco con mi mamá, y yo nunca tuve una buena relación con mi padre biológico. Juan era mi padre y punto. No me importaba lo que los demás me dijeran.
En 15 minutos ya estaba lista. Mi madre se apareció por mi habitación con su cara de haber perdido ésta partida.

-Siempre te sales con la tuya hija. Yo no es que no quiera que vayas, pero no me gusta que vayas al río en días así. Sabes bien que siempre hay problemas en esos lugares.

-Tranquila mamá, no me va a pasar nada! Deséame suerte y es suficiente. Te amo Andrea.- Siempre la llamaba por su nombre cuando quería hacerla enojar.

-Mucha suerte hija, que la pases bien. También te amo. Y no me digas Andrea que no me gusta.

En ese momento sonó el claxon de mi padrastro, agarré mi bolso y salí. La primer tarea era conseguir un lugar abierto para comprar comida y bebida. Fuimos a muchas tiendas y todas estaban cerradas. Decidí llamar a Aylen.

-Que pasó Vio? Vienes al final? Estoy en el centro con Maya. Si decides venir, te esperamos.

-Siii! Por eso te llamaba! Mi padrastro me está llevando, pero no consigo ningun lugar donde comprar la comida y la bebida. Vamos a seguir buscando, por favor espérenme.

-Bueno dale. Te esperamos. Y si no consigues nada, te compartimos nosotras.

-Genial! Dale, voy a tratar de estar ahí en 15 minutos. Nos vemos.

Colgué el teléfono y seguimos buscando tiendas hasta que al fin encontramos una. Parecía que el destino estaba poniéndose de mi lugar.

Llegamos al centro y le indiqué a mi padrastro que estacionara en la esquina -Ahí están mis amigas Juan. Muchas gracias por traerme.-

-No hay nada que agradecer Vio. Que te diviertas y pórtate bien!!!

El siempre con sus comentarios de padre protector -Siiii! me voy a portar bien. Nos vemos.

Nos despedimos y me bajé del auto.

-Al fin viniste querida! Nos estabamos volviendo momias jajaja.

-Que exagerada May! Vamos, que hay que caminar muchas calles hasta llegar al río. ¿Quiénes van?

-Van todos.

-Oh, que graciosa Aylen. Quiénes son "todos"?

- Mery, Anto, Nadia, Lucas y el amigo de el.

-Y quién es el amigo? Cómo se llama?- Me intrigaba.

-Se llama Martín. Es muy lindo, pero tiene novia. Que lástima.

-Que raro Aylen. Siempre de cacería.

Nos reímos las 3 a carcajadas mientras seguíamos caminando hacia el río. Lleganos al lugar y los chicos ya estaban preparando todo para asar la carne.

-Vioooo!!! Haz venido!!! Ya pensábamos que nos ibas a fallar!

- Gracias Luki por tu cariñosa bienvenida, pero lamento decirte que no tengo cigarrillos, me olvidé de comprar.- Lucas era bueno, pero cuando quería que le convidara un cigarrillo, siempre era muy cariñoso conmigo.

-Y que te hace pensar que te trato así sólo porque quiero tus cigarrillos... que mala amiga eres. Ya, hablando en serio, no compraste cigarrillos?

-No soy mala amiga, soy realista corazón. Y no Luki, no encontré mis cigarrillos. Te doy el dinero y ve tú a comprar.

-Okay. Te presento a Martín. El va a ser mi ayudante de cocina.- Había una chispa de broma en su comentario.

-Mucho gusto Martín. Soy Violeta.

-Hola Violeta, un gusto. Espero que no te moleste, pero invité a mi cuñado. Estaba solo y como yo me peleé con su hermana, le dije que si quería venir con nosotros. El resto de los chicos dijeron que no había problema.

-Sii, yo no tengo ningún problema.- La gente siempre suele catalogarme de mala, de seguro es por mi cara de pocos amigos.

-Genial, justo acaba de llegar. Está sentado por allá con el resto de los chicos.



FreeYourself

#9910 en Novela romántica
#1606 en Chick lit

En el texto hay: desamor, primer amor, traicion y celos

Editado: 08.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar