Mi destino eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

Sebastián: en ese sentido puedes que tengas razón, papá. Este día tenía que llegar al fin voy a conocer a mi futura esposa, ya que nunca la he visto.

Julio: no se te olvide comprarle su anillo de compromiso. Porque gracias a su unión podemos unir nuestras empresas para hacerla una sola. Ese es el acuerdo que hice con los Hamilton.

Sebastián: porque no se lo dices a mi hermano, él estaría encantado de casarse con ella. El matrimonio nunca ha estado en mis planes.

Julio: no lo había pensado. No es la primera vez que te niegas hacerlo, sabes muy bien lo que va a pasar si no te casas. Tienes la decisión en tus manos.

Sebastián: tranquilo, papá. No pienso arrepentirme, nos vemos en la tarde en la casa de los Hamilton para pedir su mano y por fin anunciar nuestro compromiso ante la sociedad.

Él se despide de su padre, sale de su casa para subir a su auto y dirigirse a la empresa preguntándose si ellos podrán ser felices alguna vez. Tiempo después, Sebastián llega a la empresa, estaciona su auto y sube directamente a su oficina

En la escuela

Regina: buenos días, amiga. Le dice no quiero ver tu mirada triste cada vez que llegas a la escuela, debes siempre sonreír aunque sea un poco.

Carolina: no lo puedo evitar. Él único que me quiere de mi familia es mi hermano, ahora que me voy a casar seguramente no me van a extrañar y seguirán sus vidas como si nunca hubiera existido.

Regina: lo siento tanto. Sé que no llevamos la misma sangre. Pero crecimos juntas como si fuéramos hermanas y eso eres para mí.

Carolina: muchas gracias, Regina. Prometo que no voy a dejar que me afecten los comentarios de mis padres, yo no tengo la culpa de ser fea. Algo que he aprendido de esta vida es que debo de aceptarme como realmente soy.

Regina: sabias palabras, amiga. Nunca te había escuchado hablar así. Para decir tal vez, necesites este nuevo cambio que vas a tener en tu vida, te imaginas que te enamores de tu prometido, eso sería algo maravilloso y más si los dos se enamoran.

Carolina: no creo que eso llegue a pasar. Además, lo único que se de mi prometido es su nombre, será mejor que dejemos de hablar de mí.

Ellas caminan por los pasillos hasta llegar al salón de clases para después entrar y al poco tiempo empiezan sus clases. Carolina se concentra en las clases de esa manera olvida lo que le espera en la tarde



Karen Pamela De La O Jaimes

#1213 en Novela romántica

En el texto hay: boda, romance, fea

Editado: 14.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar