Mi gato no es lo que esperaba

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

 

Capítulo 6

 

Umar se había enfrentado a temibles contrincantes. Había matado brujas poderosas, se había metido a las cuevas más confusas y salido como si nada hubiera pasado. Había desafiado a las personas más importantes de su mundo, pero nada lo preparo para lo que vivía en ese momento.

La casa que antes había sido un lugar bastante acogedor para él ahora parecía un campo de batalla. Desde el mal humor de las 3 chicas ahí hasta el hecho de que era un desastre hasta que Rebeca comenzara a limpiar, porque las otras dos no tocaban la maldita aspiradora, así había escuchado decirle al aparato que hacía ruido, y el suelo estaba lleno de polvo.

Umar no salía de la habitación donde estaba, porque francamente no soportaba a las otras dos chicas, Rebeca salía lo menos posible y trataba de no hablar con su hermana también, aunque Susan tampoco trataba de hablar mucho con su hermana más de lo necesario. Había escuchado a Rebeca decir que irían a ver algunos museos ya que de eso trataba la tarea por la que su hermana fue.

-Hay más museos en puebla- La alcanzo a escuchar quejarse mientras leía algo en la caja mágica. Él estaba dentro de la trasportadora que le habían llenado de ropa vieja para hacerla más cómoda, aunque aun así dormía con Rebeca en la noche. La miro curioso y sintió pena por ella. E no había tenido que pasar por esa situación jamás.

Orum y él siempre habían sido muy unidos, se criaron juntos en la misma casa por la misma familia, ambos habían entrenado juntos e ido a la guerra sin ser hermanos. Sabía que no todos tenían unas buenas relaciones fraternales… pero lo que veía lo sorprendía demasiado.

Ellas eran hermanas humanas, con una posición económica bastante buena, y aun así no se llevaban para nada bien. En ningún sentido.

¿Por qué?

No quería provocarle problemas esos días a Rebeca, así que casi no la molestaba como por ejemplo acercarse para ser acariciado o atacar su bolso que se caía a cada rato de su escritorio. En algún momento Rebeca entro al baño para, suponía el, bañarse, ya que era el ultimo día de su hermana en la ciudad e iría a despedirla.

Así que el aprovecharía para ir a pasear, la indeseable invitada llego el viernes, todo el sábado se la pasaron en la calle y ese día hasta las cuarto de la tarde, después cada uno se fue a una habitación para no verse las caras. Se sentía mal por su relación, pero Jesica le dijo claramente que no fuera a meterse si comenzaban a pelear así que pensaba hacerle caso.

Umar se levantó de donde estaba y fue dando saltitos hacia la ventana del cuarto para treparse de un salto y salir, ya que estaba abierta. Esos días había estado explorando aquel lugar evitando algunos problemas, por ejemplo. No comer lo que cualquier persona le diera, el guardia el día anterior había terminado por sacarle unos clavos de la boca.

Ya se vengaría de esa persona luego, primero lo primero. Recuperarse completamente y luego golpearlo.

Se paseo por la banqueta viendo a todos caminar, ya estaba oscureciendo y algunas personas salían a caminar con sus familias. Vio a Robin, el niño que conoció el primer día, jugando con una niña mas grande que él. Supuso que era una amiga o algo. Estuvo revolcándose en la hierba un rato hasta que decidió volver a la casa. Solo para encontrarse a Amanda saliendo de la casa a toda prisa, lo que provoco que el entrara aún más rápido por la puerta que Amanda dejo abierta.

Solo para ver a Susan llevar su maleta a la entrada y a Rebeca bajando las escaleras hablándole.

- ¡Susan! ¡¿A dónde vas?! Se supone que voy a llevarte a la central- Escucho a Rebeca y el se metió a la cocina rápidamente.

- ¿Ir contigo ¡¿Acaso estas loca? -Se rio sin gracia y la miro. Dejo caer la maleta y se dio vuelta para ver a su hermana- ¡No quiero que me vean con una prostituta como tú!

Umar sintió aquello como un balde de agua fría ¡¿Por qué diablos su hermana le dijo esas palabras?!

Rebeca hizo una mueca y tomo aire para ver a su hermana y acercarse a grandes pasos hacia ella. Si la golpeaba, él iba a entenderlo completamente. No la golpeo, pero no hizo algo muy diferente, tiro de su cabello fuertemente tirándola al suelo.

Amanda entonces entro a la casa y las vio.

-VETE- Ordeno En un grito Rebeca mientras su hermana se sobaba la cabeza en el suelo.

Amanda quiso acercarse, pero termino por salir de la casa con la maleta de Susan en sus manos a toda prisa. Susan se rio en el suelo y vio a su hermana.



Elizabeth Ponce

#3 en Paranormal
#1 en Mística
#79 en Otros
#31 en Humor

En el texto hay: magia, guerrero, mascotas y animales

Editado: 19.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar