¿¡mi mate es la debil omega!?

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 31

Narra Emma:

Mi hermana había nacido hace dos siglos así es ella nació en los 80, los ochenta en el país que yo estaba no eran tan bonitos, los cazadores híbridos era la raza que más había en este mundo, al yo nacer los cazadores solo querían matarme, yo poseía los poderes más grandiosos para una loba.

Mis padres me mandaron a Japón porque ahí no había ningún cazador híbrido que me matara y mi abuelito me recibió, al llegar a su pequeña casa podrías verla desde afuera era demasiado pequeña, pero al pisar su casa pude notar que no tenía ni siquiera un mueble.

— ¿Abuelo?-digo

— Tranquila pequeña, no todo se puede ver con los ojos también puedes ver cosas con la mente además te falta imaginación pequeña Emma-dice mi abuelo

— No entiendu-digo

— Se dice no entiendo, mi pequeña Emma, además esta no es mi casa, es solo una pequeña mentirita por si descubren mis inventos-dice

— No entiendo abuelito-digo

— Ya vamos a mi verdadera casa-dice

El dió un paso bien fuerte aparecieron derepente unas extrañas escaleras, el comenzó a bajarlas conmigo.

— Pequeña Emma, te contaré un pequeño secreto que solo debe quedarse entre tú y yo ¿Si?-dice

— Si abuelito-digo

— Muy bien, está familia tiene una pequeña debilidad, nos afecta mucho el fuego por esa razón nunca has tenido fuego cerca de ti, el fuego la daña mucho, mamá y papá te mandaron acá conmigo para que cuando el fuego te toque no te mueras, vas a estar como blanca nieves-dice

— ¿Blanca nieces?-digo

— Si pero es probable que despiertes si alguien canta la canción de la curación, es una canción que estado creando y necesito que te la sepas-dice

— Quiedo aprendeda-digo

— Lo sé pero con tiempo pequeña Emma-dice

Cada día aprendía canciones diferentes pero tuve que devolverme a mi país al llegar no me gustó lo que encontré, había sangre por todas partes y una nota.

"Loba estúpida tenemos a tu hermana, la matarlos sino te entregas a nosotros por cierto en el refrigerador te espera algo atttú peor pesadilla"

Me dirijo al refrigerador temiendo lo peor, al abrir el refrigerador lo primero que Vi fue la sangre luego los cadáveres de mis padres, me dió tanta tristeza y coraje pero no tenía tiempo debía rescatar a mi hermanita.

Decidí enterrar a mi padres pero como soy muy pequeña lo hice con magia, al terminar me arrodillé antes ellos.

— Prometo que los vengare y rescatare a Andrea ella estará sana y salva, nosotras escaparemos a otro país y estaremos bien, prometo que un día los vendré a visitar cuando todo esto allá acabado-digo

Me levante pero sentí un líquido bajar por mi pierna así que me decidí a mirar y había una puta flecha en mi pierna, mire rápidamente a el alrededor y no me había dado cuenta que había muchos cazadores, al parecer la flecha estaba cubierta de plata líquida así que no pude ver más solo me desmaye.

Desperté amarrada al rededor de fuego, enfrente de muchos cazadores, con qué así se siente cuando matan a una bruja bueno mitad bruja, lo raro es que estábamos cerca de un río.

Ya veo porque mi abuelito me contó de el fuego, me siento intimidada por el y eso que un cazador me apunta con una antorcha.

— Qué tonto eres-digo

El me miró con cara enojada todavía recuerdo su expresión cuando una niña de apenas 2 años le dijo tonto a el rey de los cazadores.

— Niña insolenté ¿Como te atreves? Soy el rey de los cazadores...-dice

— Blah blah blah mira como me importa que sea del rey de los cazadores, creo que ahí cosas mejores-digo

El soltó la antorcha y con todas sus fuerzas me dió una fuerte cachetada, mi mejilla ardía era la primera vez que alguien me pegaba y no saldría vivo de esta.

— Oye rey de los idiotas ¿Tienes algún remplazo?-digo

— ¿Cómo tienes el atrevimiento de llamarnos idiotas?-dice un chico

Ese cazador me gustaba, me parecía un príncipe con melena y tan apuesto que lo más razonable era mejor callar ese sentimiento.

— Preguntas estúpidas claro para un cazador, hay ya bueno te doy 10 segundos para que me desates y me entregues a mi hermana-digo sería

Todos se empezaron a reír y después de unos 8 minutos muy largos, el rey me miró serio.

— ¿Crees que porque lo pides amablemente lo haré?-dice

— ¿Y crees tú que yo te pedí las cosas de forma amable? Ya veo que el rey es el más idiota de todos-digo

— Niña imbécil te acabas de gana...-dice

— Uno-digo

— De ganar un pase...-dice

— Dos-digo

— Al infierno...-dice

— Tres y para que sepas en el infierno ya estoy-digo

— Arg no puedo contigo niña imbécil-dice



Lucy1351

#113 en Fantasía
#88 en Personajes sobrenaturales
#17 en Magia

En el texto hay: hombreslobo, celos, amor

Editado: 03.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar