Mi Mate...Una Bruja

Tamaño de fuente: - +

SECRETOS

SEBASTIÁN

Solo deseaba descansar, me quite el abrigo que había jalado de la oficina; pero alguien ya estaba ahí en algún lugar donde todo era oscuridad

-. Vaya, pensé que nunca ibas a llegar – escucho la voz de Helen

-. ¿Qué haces aquí? – no sé si pregunte o grite

-. Solo quiero acompañarte – dice de manera seductora, tratando de llegar a mi rostro y yo instintivamente la tomé por las muñecas – ¿por qué estas tan frío y distante?...  es ¿por ella? – dice enfadada

-. Ni siquiera la menciones – suelto sus manos bruscamente y me alejó

-. Porque la defiendes tanto, ella solo es una simple humana – esta histérica – y yo soy una sangre pura que te puede ayudar

-. ¿Ayudar? - está loca de remate – tú – río

-. Si te casas conmigo ambos clanes se unirán y tú subirás en la jerarquía de tu familia – sus ojos se clavan en los míos

-. Ni de chiste, tu padre no es de fiar al menor descuido intentara matar a mi padre y tomar el poder – quiero que se largue esto me está irritando

-. ¿Qué pasa? Antes la pasábamos tan bien – se muerde su labio inferior

-. Eso es pasado – la empujó y me voy a la cocina debo calmarme o la terminare lastimando

-. No, no, no - explota en una carcajada escandalosa – no creo que hayas encontrado a tu mate y por ella lo entendería; pero que me dejes por una humana… crees que ella aceptara tu condición

-. Cállate – estoy furioso

-. Te recuerdo que ya una vez te traicionaron – dice sin inmutarse

-. Lárgate – mis puños están cerrados con tanta fuerza que me comienzan a doler, las luces comienzan a parpadear

-. Ok, querido... púdrete – saca el dedo del medio y sale. Respiro profundo no deseo lastimar a nadie y menos revelar mi identidad.

SOFÍA

Sola en mi cuarto daba vueltas en mi cama, mi mente no dejaba de repetir las imágenes del momento justo en que me salvó, es solo que no puedo dejar de pensar que su fuerza era exagerada y aunque fue coincidencia (no podía ser otra cosa) algo no me cuadraba del todo.

Otro punto es el que ya no tenía señales de las heridas profundas que tenía apenas hace unas horas; ningún ser humano sanaba tan rápido, es imposible.

Debo dejar este tema, él es solo mi jefe un ser humano normal

“Repítelo hasta que te lo creas”

Genial mi consciencia ahora a despertado, tenía que calmarme así que voy a la cocina por algo de leche; pero de pronto me siento observada... miro a mi alrededor y no logro ver a nadie, voy corriendo a mi calendario y aún dentro de una semana debía renovar el hechizo de protección.

Ser precavida nunca está de más; sin embargo, a pesar de la protección me sentía vigilada y a mi mente llego el recuerdo cuando me encontré con una bruja que practicaba la magia negra, había corrompido su corazón, y más cuando se había unido a un demonio que por azares del destino era su mate así que sus auras malignas eran muy fuertes; aunque sé que estoy segura en mi casa; pero al salir no tenía ninguna garantía... así que debía preparar un amuleto.

Me pareció (estaba casi segura) que el aura que sentí era la de un demonio; pero que rayos hacen demonios aquí debe haber alguien de mucho interés, aunque rara vez hacen pactos con humanos también es muy común que lo hagan con otras “criaturas” desde hadas hasta vampiros y hombres lobo (licántropos) . Sus tratos más ostentosos son con los dos últimos así que alguien de esa raza debe estar aquí. Lo que pone en duda es que yo no he podido percibir, he estado tanto tiempo sin usar mis habilidades que prácticamente estoy indefensa debo prepararme y estar alerta.

Me dirijo a mi pequeño espacio acondicionado en el ático ara preparar mis encantos, hechizos y demás... y repotenciar mi escudo protector.



Lizzy

Editado: 22.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar