Mi Mate...Una Bruja

Tamaño de fuente: - +

FIDELIDAD

Sofía quería encontrar una solución y pasó el resto del día revisando libro tras libro, de pronto un libro pequeño de unas diez hijas llamo poderosamente su atención, el nombre de la portada estaba lo bastante borroso para hacer imposible reconocer el nombre, dentro había indicaciones para una poción/hechizo letal capaz de destruir a cualquier enemigo; sin embargo, solo se podía utilizar una vez, y podía provocar la muerte de aquel que lo use.

Ella lo pensó por un momento y estaba dispuesta a correr el riesgo con tal de no perderlo y poder estar juntos.

Lo primero era que cada quien reconociese frente a la fuente de Lut (abreviatura del nombre de la Diosa) en voz alta, voluntariamente deberán dar unas gotas de su sangre y recoger el polvillo que la fuente les entregue, podrían guardarlo en una bolsa de oro especial que aparecería de acuerdo al tiempo que piensen en usar o al pensar en el enemigo a enfrentar.

Sus ojos brillaban por haber encontrado una pequeña esperanza a la cual se aferraría sin importar que, esta vez no permitiría que nada ni nadie la separar de alguien a quien amaba.

Cuando dejo aquel lugar con su tele transportación, se encontró con la cena servida que era pollo a la plancha con una ensalada de espárragos, tomates cherrys y acelga con una patata para los carbohidratos, ella estaba anonada nunca alguien le había cocinado algo tan rico, nadie había tenido atenciones con ella.

Sebastián llevaba una camiseta blanca y unos shorts holgados al ver que ella se quedaba paralizada, fue y la abrazó le era tan placentero sentir su corazón algo acelerado en cada contactó con él, a parte que él esperaba poder llenarla de amor mientras estuviera junto a ella. Cenaron y durante la cena ella compartió lo que había hallado exceptuando la parte de la posibilidad de muerte, el acuerdo fue prepararla juntos una vez que averiguaran donde estaba la fuente.

Subieron a la habitación y se cambiaron las pijamas ella entró al baño no quería que él la viera desnuda, él se cambió en la habitación ya que solo dormía con bóxer. Sofía iba a hablar de un tema crucial para ella y dependiendo de ello tal vez ocurriese lo que tenía que pasar, se colocó la pijama más “llamativa” que tenía era un polo muy fino rosa de solo dos tiras para sostenerlo, y un short diminuto que no necesitaba llevar ropa interior debajo.

Al salir él estaba acostado sobre las sabanas, mientras recorría su cuerpo de arriba hacia abajo para reparar lo bien que le quedaba, sus piernas se veían larguísimas y sus senos parecían dejarse ver a través de la fina tela, era la mujer más hermosa que él habría imaginado podía ver.

Con su mano le indicó que se acostara junto a él, sus pasos fueron lentos y de alguna manera sexys aunque ella se sentía algo torpe, cuando llego a su lado él la beso dulcemente; pero a la vez con deseo y pasión, ella sintió que sino detenía ese momento cedería y el tema que rondaba en su cabeza no podría ser comunicado.

Con la respiración agitada, coloco ambas manos en el pecho de su amor…

-. Espera, debo hablar algo contigo antes

-. ¿Pasa algo? – Dijo algo asustado - ¿hice algo mal?

-. Nada de eso – sus dedos subían y bajaban acariciando su torso bien definido – es solo que no puedo dejar de pensar que Helen y tú…

-. Eso es pasado – acaricio su mejilla – eso termino en cuanto te conocí, incluso antes de saber que eres mi mate.

-. Lo sé – suspiro – solo que no puedo evitar sentirme intimidada por la perfección del cuerpo de ella y pensar que tú correrías a sus brazos.

-. Eso no pasará sabes que la fidelidad es uno de los pilares cuando hallas a tu mate

-. Si pero – lo miro a los ojos – eso cambia cuando se trata de una bruja, es la excepción y no es lo mismo que entre vampiros y licántropos

-. Te podría jurar – llevó su mano a donde se encontraba su corazón – que mientras esté vivo la fidelidad será mi prueba de amor.

Sofía sonrío quería eso le bastaba aunque en el fondo de su ser, sintiera que le faltaba algo para estar tranquila de todo. Ella inició el beso que empezó de una manera suave, él la atrajo más hacia su cuerpo profundizando el beso y de a pocos él comenzó a darse cuenta de su excitación bajo bóxer. Ella sintió sus pezones ponerse firmes y su zona estar muy húmeda, él bajo por su cuello y ella soltó un gemido mientras se mordía el labio inferior. Sus manos se colocaron por debajo de su blusa y delicadamente comenzó a recorrer cada centímetro de su pecho, ella arqueaba su espalda con cada toque debido al placer que comenzaba a sentir.

El volvió a devorar su boca había esperado tanto, sin separar su boca bajo su mano hasta la zona húmeda de ella y esta soltó un gemido pegada a su boca, estaba tan húmeda que él ya no pudo aguantar más, rompió las tiras de su blusa y de un solo tirón le bajo el short; ella quiso cubrirse con sus manos, pero él la detuvo quería admirarla por unos segundos, se despojó de su bóxer y a ella los ojos se le abrieron como platos realmente estaba excitado y el tamaño miembro era realmente grande.



Lizzy

Editado: 22.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar