Mi mejor desición.

Tamaño de fuente: - +

~Capítulo29~

Dos días después del trajín con la abuela que se enamoró de mi novio, nos encontrábamos entrando por la puerta de casa luego de una larga jornada de trabajo. Como Miriam no vendría aquella noche y estábamos algo cansados, decidimos pedir acomida a domicilio.

Cuando esta llegó, James bajó a recibirla y a pagar.
Cenamos pizza en el salón mientras veíamos una película en neflitx.

Mientras cenábamos charlabamos animadamente sobre nuestra jornada laboral, hasta que James cambió de tema.

-Cuéntame lo que fue lo que pasó con Dereck. -Yo me quedé con la porción de pizza a medio camino- Por favor. Tú madre lo mencionó y quiero saber por que estuviste tan mal.

Antes de hablar solté un suspiró y devolví la porción a la caja. De pronto se me había quitado el hambre.

-Yo... Cuando comencé a trabajar en la empresa, efectivamente no tenía amigos, a la única que conocía era a Clara, somos muy buenas amigas, casi como hermanas. Ella estudiaba lo mismo que yo, pero tenia avanzada un poco más la carrera. Cuando empecé a hacer las prácticas, renunció a donde ella las hacía y se vino a donde yo había entrado. Llegamos a la oficina del señor Rodriguez, y por entonces había otra chica trabajando, pero no nos hablaba. A medida que comencé a trabajar, conocí a Dereck. Fue el primero aparte de Clara, en acercarse cuando comencé. Apenas nos conocimos hubo una química especial entre los dos y comenzamos a salir, al principio era muy atento y cariñoso, estuvimos al rededor de un año saliendo como novios no oficiales (hace rato que entendí por que). 
Todo era de color rosa hasta que un día en el horario de almuerzo bajé al restaurante que está justo enfrente y al llegar lo vi por la ventana almorzando con la chica que trabajaba con nosotras. Cuando me acerqué un poco más, observé que él se acercó a ella y le dio un beso en los labios. Eso me rompió el corazón, pero decidí entrar a comprar mi almuerzo igual. Fui a la barra a pedir haciéndome la que no lo vi. Cuando me giré con la bolsa en la mano, me lo encontré justo detrás. 
Me preguntó que hacía ahí, se notaba que estaba nervioso y con aspecto pálido.
Le contesté cortante que solo había ido por mi almuerzo. Lo esquivé y me fui, con mi corazón roto, pero mi orgullo solo un poco magullado.

-¿Qué pasó después de eso? -me preguntó James al ver que no continuaba. Su aspecto era tenso y tenia las manos hechas puño sobre sus piernas.

-Seguí trabajando como si no hubiese pasado nada, como si estuviera bien, pero por dentro yo sabía que no era así, me dediqué a trabajar extra y a estudiar el doble, a veces ni comía y Clara se estaba dando cuenta de eso ya que empecé a perder cada vez más peso, pero yo seguía fingiendo que todo estaba bien. Cuando hablaba con mi madre fingía que nada había ocurrido, pero por lo visto Clara le contaba lo que pasaba conmigo. Un día estaba en el despacho de mi jefe parada esperando que firmara unos presupuestos y me desplomé. Clara se asustó mucho, me contó. Dice que le dijo a la chica que gracias a ella y a Dereck yo estaba así. Estuve en el hospital unos cuantos días. Cuando salí entre mi mamá y Clara, se cersioraban de que comiera todas mis comidas y que trabajara y estudiara lo justo para no volver a recaer. La chica terminó renunciando, puesto que ella también pasó con él por lo mismo que yo a los pocos días. Al final en su lugar entró Víctor.

-Debió de hacerte muy mal para que terminaras así. -Al decir esto me tomó entre sus manos y me besó con ternura- Quiero que estés tranquila, yo no voy a lastimarte como lo hizo el imbécil ese. No quiero que estés mal por alguien que no vale la pena ¿Me has entendido?

-Si amor, igual ya no me duele, no me interesa lo que haga de su vida ni con quien se acueste. -Le digo agachando la cabeza- Por eso te traté tan cortante cuando nos conocimos. Desde ese momento me cuesta hacer relaciones con el sexo opuesto.

-Te juro, que las va a pagar. -Mientras decía esto, me levantaba el rostro con una mano en mi mentón.

-Ya pasó, no hace falta amor. -Le supliqué.

-No Laura, tú ahora eres mi novia, él te lastimó mucho, dejame que le muestre a él que ya no estás sola.

V d James:

Durante la estadía en la casa de los padre de mi novia, su madre nos contó de lo mal que la pasó cuando se puso a salir con el idiota de Dereck. El nunca me cayó bien, en la oficina tenia y aún tiene fama de Don Juan. Lastimó a muchas mujeres y entre ellas a Laura. Siento rabia por dentro ¿Cómo puede ser que no haya visto lo especial que es ella por dentro? Si bien el episodio fue hace tiempo, decidí darle una lección al imbécil ese.

Ya se la tengo jurada desde que nos interrumpió la noche que salimos a cenar ella y yo. No voy a dejar que ni él ni nadie la vuelva a lastimar.

Al escucharla como se había deprimido me rompió el alma en mil pedazos. No entiendo como algunos tratamos a nuestras novias o esposas como si fuesen una delicada flor mientras que hay otros tipos que no las valoran, las lastiman o las humillan como en el caso del idiota de Dereck.

V d Laura:

Al terminar de contarle sobre mi pasado, James aún tenía el ceño fruncido y la mandíbula apretada. Se lo conté por que me pareció prudente decírselo. Debí imaginar que se pondría así. Pero él es mi novio y quiero que sepa todo de mí.

Cuando nos agarró sueño, nos levantamos del sillón, guardamos las sobras en la heladera y tiramos la caja. Una vez que nos acostamos, James me pasó una mano por la cintura atrayéndome hacia él, luego de esto comenzó a acariciarme el brazo, eso logró relajarme y terminé por dormirme profundamente.

A la mañana siguiente, nos levantamos con la alarma de mi novio y nos comenzamos a preparar para ir a trabajar.

Cuando llegamos a mi piso, lo despedí con un beso y salí del ascensor.

-Buen día chicos. -Salude Clara y a Víctor apenas entre en la oficina.

-Buenos días Laura. -Me saludaron ambos a la vez.



ElianaElisabet

Editado: 04.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar