Mi mejor desición.

Tamaño de fuente: - +

~Capítulo44~

Maratón 4/4

V d James:

Hoy después del trabajo fuimos a la primera ecografía. La doctora nos informó que íbamos a tener mellizos. Aún no caigo que voy a ser padre de dos bebés.

Ahora nos encontramos merendando. Mientras conversábamos, Laura trajo a colación a Anastasia.

-Definitivamente con Anastasia nos caemos mal. -Suena algo cabizbaja

-¿Por qué lo dices? -pregunto levantando una ceja.

-Por que desde que la crucé en tu oficina, hubo un rechazo mutuo. Estoy comenzando a creer que busca excusas para verte cada vez que voy.

-No creo cariño. -Digo sin darle mayor importancia. No creo que sea tan así. -"Debe de estar celosa" pienso.

-Si James, el que me viera la otra vez embarazada le dio como una patada en el hígado. Es evidente que le gustas. -La veo que se pone seria.
-Y si así fuese no pasaría nada con Anastasia por que ella me lastimó mucho en el pasado.Ya encontré a una persona que me ama incondicionalmente y está a punto de ser la madre de mis hijos. -Digo esto por que es simplemente la verdad. Ni por todo el euro del mundo vuelvo con esa mujer.
Se queda un momento pensando.
-¿Tú salías con Anastasia Hilbert? -me pregunta sin poder creerlo. 
Le cuento el pasado de mi relación con Anastasia, tocando inevitablemente una fibra sensible que de apoco sana con el amor que me da Laura.
-Imagino lo que debe de haber sido para ti. Lo que debes haber sufrido. -Al escucharla, siento que me entiende, ella pasó por algo similar con el imbécil de Derec.
-La verdad es que la pasé muy mal, después de eso me dediqué a mi trabajo y a viajar. Había jurado nunca más volver a caer en las garras de ninguna mujer. -Digo recordando la etapa de mi vida en la que jugaba con las mujeres.
-Ahora entiendo por que no te conocí. 
-Pero cuando llegaste tú, volví a ser el de antes.- Cuando digo esto, tomo sus manos entre las mías y me las llevo a los labios. 
Al mirarla a los ojos, observo que lo hace con ternura. 
Desde el principio supe que era diferente. 
Anastasia había intentado volver a hablar conmigo, lo ha intentado durante meses, desde que la cruce en la fiesta. He visto como la mira a Laura cada vez que ella aparece con excusas de traer documentos. Cada vez que ella intenta acercarse la aparto enseguida y la trato con indiferencia. 
No quiero saber nada de ella, me lastimó y mucho. El único motivo por el cual no la despedí el día que la descubrí con Marcelo fue por su madre que se encontraba internada y necesitaba la plata para gastos médicos pero ahora es distinto, estoy pensando en transferirla a otro lugar.
No estoy seguro que ella haya sido la que nos ha estado enviando los mensajes, aunque en mi lista también se encuentra Lidia la de contabilidad, era la mejor amiga de Anastasia hasta que se enteró de que ella y yo nos peliamos, desde entonces se han peleado por ver quien de las dos se liaba conmigo. 
Lidia era el clon de Anastasia, era linda pero vacía de sentimientos por dentro. 
Mi Laura es distinta a ellas. Ella es cálida, demostrativa una vez que te ganabas su amor y lo más importante de todo, es desinteresada. La amo con locura y esta a meses de darme lo más importante del mundo, mis dos hijos.

V d Laura:
Cambiamos de tema y comenzamos a planear lo que debíamos comprar para armarle el cuarto a los bebés.

Cuando terminamos nuestra merienda, pagamos y subimos de vuelta al auto.

Al llegar al centro comercial, ingresamos al estacionamiento. James descendió del auto y me ayudó a bajar de el. 
Tomados de la mano, entramos en el recinto.

Avanzamos hasta las escaleras mecánicas. Llegamos a la primera planta, hacia la derecha estaba el café donde tuvimos la primera cita con James, el recuerdo me arrancó una sonrisa. Hacia la izquierda, se encontraba todo el sector de bebés. 
Entramos en una tienda que teníamos enfrente.
-Hola, ¿En que los puedo ayudar? -Preguntó la vendedora mirando a James con una sonrisa coqueta. 
Me daban ganas de sacarle esa tonta sonrisita de los labios. 
-Estamos buscando dos cunas para nuestros mellizos -Remarco el "Nuestros" para que se de cuenta de que no esta solo. 
-Bien, pasasen por aquí que les mostraré. 
Nos llevó al fondo del negocio y nos mostró las cunas. 
Elegimos dos en color blanco y un mueble para grardar la ropa haciendo juego. Era lo bastante amplio como para poner el cambiador, los potes de crema, toallas húmedas y demás cosas que iba a necesitar en su momento. 
Dejamos todo pago, solo rezaba para que aquella mujer no fuera la que entregara el pedido. 
Salimos de allí y nos internamos en el local siguiente.

Como aún no sabíamos el sexo de los bebés decidimos comprar ropa en colores neutros que sirvieran tanto para niño como para niña. Compré los almohadones contenedores y otras chucherías más como por ejemplo: objetos para decorar el cuarto.
Compramos también, un coche especial para mellizos el cual venia con dos sillas para el auto.

En ambos locales nos tomaron la dirección para mandarnos un flete con las cosas.
Con las bolsas en la mano, salimos del local y tomamos las escaleras mecánicas pero esta vez las que descendían.

Al salir del lugar, nos encaminamos al auto. Guardamos las cosas en el baúl. James me abrió la puerta del coche y esperó a que estuviera instalada dentro para subir él. 
Puso en marcha el auto y nos marchamos.

Al llegar a casa, fui derecho a la habitación después de saludar a Miriam y guardé provisoriamente las cosas dentro del placard que compartía con James.

Me preparé la ropa y me metí a tomar un baño relajante, el episodio de la vendedora sonriéndole a mi novio me había dejado los nervios de punta. Si bien James jamás le dedicó una sonrisa me molestaba que intentaran coquetearle estando yo presente. 
Mientras el agua corría, sentía como todas las tensiones cedían. 
Cuando terminé de bañarme, me envolvi en toallas y salí al cuarto. De mi cómoda tome un pote con crema, había adoptado el ritual de pasarme crema por todo el vientre y los pechos para evitar las estrías. Me puse mi ropa interior y una de las camisetas de James. 
Me sequé el pelo con la toalla, lo peine e hize un rodete desordenado.



ElianaElisabet

Editado: 04.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar