Mi mejor desición.

Tamaño de fuente: - +

~Capítulo 54~

Dos días después nos encontrábamos entrando por la puerta de casa.

Luego de acomodar a los bebés, tomé mi laptop y me puse a trabajar en los balances y presupuestos que me había mandado Clara.

Una hora después antes de mandárselo, la llamé para comunicarle que mañana pasaba por la oficina.

-¡Hola Lau! -Dice saulandome- ¿Cómo estás? ¿Cómo les fue en el viaje?

-Bien, te llamaba para avisarte que mañana paso por la oficina para verlos, los extraño. Extraño mi rutina.

-No tienes remedio hee, tienes unas vacaciones soñadas y tu pensando en el trabajo. -Responde Clara riendo.

-Amo, mi trabajo. -Respondo con una sonrisa.

-¿A que hora pasarás?

-Al mediodía así que no organicen nada.

-Ahí estaremos.

Luego de cortar, baje en busca de James para cenar en familia.

-¿Ya terminaste cariño? -pregunta James al ver que asomo mi cabeza por la puerta de su despacho.

-Si, y la llamé a Clara para avisarle que mañana iré a la empresa para almorzar todos juntos.

-Está bien amor. ¿Ya está lista la cena?

-No, Miriam dijo que aún le falta. -Contesto mientras me siento en su regazo.

-¿Ya pensaste cuando te quieres casar? -preguntó James.

-Si, me gustaría que sea lo más pronto posible. -Respondí dándole un beso corto. Podría ser aquí, ya que tenemos un gran parque.

-Si es lo que quieres no me opondré. -Contestó abrazándome fuerte- Es más, mañana iremos a cenar a lo de mis padres y le puedes pedir ayuda a mi madre con el tema de la organización.

-Si, eso pensé. -Respondo al tiempo que Miriam llama a la puerta anunciando la cena.

Al día siguiente, luego de desayunar, James se despidió de mí y de los mellis quienes estaban en su zona de juegos siendo vigilados por la hija de Miriam, los cuidaría aquella tarde mientras yo me ausentaba y partió hacia su trabajo.

Terminé mi amado café con tosatadas y me fui a al despacho de James a seguir trabajando en mi laptop. Al abrir el correo, en la bandeja de entrada veo que tengo dos mensajes nuevos, uno de Clara y otro de un correo desconocido.

Ignoré el desconocido y me puse a trabajar en los nuevos balances que me mandó mi amiga, casi dos horas después estaba por terminarlo cuando me llegó un mensaje nuevo. Terminé el balance y lo imprimí, aprovecharía a adelantar trabajo y se lo llevaría directamente.

Luego de terminar con mi trabajo, abrí la bandeja de entrada y fui directamente al primer mensaje.

"De:Desconocido.
Para:Laura De Franco.
10.20 am
"¿Sabes que hace James cuando está en el "trabajo"? Mira lo que realmente hace tu novio cuando te dice que va a trabajar".

Un nudo se me formó en el estómago y un sudor frío me comenzó a correr por la espalda.

Cierro ese mensaje y abro el último que me había llegado. Al hacerlo veo una serie de fotos del que parecía ser James en distintas situaciones y lugares con una mujer. 
En una se lo veía de espaldas del lado del acompañante ayudando a bajar a una mujer que claramente no era yo. En otra, se lo veía también de espaldas con la misma mujer pero esta vez dentro de un restaurante. Al fijar mejor la vista reaccioné como si me hubiesen quemado con un hierro caliente, la mujer de las fotos era Anastasia. Al fijarme las fechas de las fotos, eran de la semana previa al viaje a lo de mis padres.

Toda esta situación me estaba sebrepasando, ¿Qué hacía James con esa mujer? Salí del despacho, me cambié a toda prisa, tomé mi portátil y salí a tomar un taxi. Quería explicaciones y las quería ahora. Por el bien de mi familia y por mi, espero que sea mentira por que no sé si lo pueda soportar una vez más.

Llegué a la constructora y le presenté mi pase a la señorita de recepción. Tomé el ascensor y fui hasta el despacho de James. Mientras subía hasta su piso, traté de serenarme. Al llegar a la oficina, luego de saludar amablemente y fingir una sonrisa, Helena me notificó que se encontraba en una reunión y que si quería lo podía esperar en el despacho. Hice lo que me sugirió y aproveché a acomodarle la portátil de modo que cuando la prendiera lo primero que viera fuera la foto del auto. Una hora más tarde entró James por la puerta.

-Hola cariño, no te esperaba tan temprano, me dijo Helena que me estabas buscando. -Dijo acercándose a saludarme al sillón que daba al ventanal.

-Antes de que me des un beso o hagas nada, quiero que me expliques que creías hacías con Anastasia, ¿Te pensaste que yo no me iba a enterar?

-¿Anastasia? ¿Laura de qué estas hablando? -¿encima se hacía el desentendido?

-¿De qué estoy hablando? -respondo mientras lo tomo de la manga de su saco sin importarme si se lo arrugo y tiro de él hasta el escritorio. Una vez que toma asiento le prendo el portátil. Apenas se prende, en la pantalla aparece la foto de él ayudando a Anastasia a bajar del auto. -De esto estoy hablando.

James al ver la imagen esa y las demás se queda de piedra.

-Laura, este no soy yo. Te juro por nuestros hijos que este no soy yo. Tienes que creerme. -Dice intentando tomarme de la cintura, para esto las lágrimas ya habían comenzado a rodar por mis mejillas.

-La verdad ya ni sé que creer, primero me ocultas cosas y ahora esto. -Digo intentando inútilmente reneter las lágrimas.

-Debes creerme por que yo no soy el de las fotos. Además ni se me ve la cara, podría ser cualquiera.

-Entonces explicame como es que es la patente de tu auto.

-La deben de haber trucado amor. Por favor, no nos hagas esto. -Dice a la par que lágrimas salen de sus ojos.

-No sé James, la verdad que todo este tema de Anastasia intentando meterse en nuestras vidas ya me tiene cansada.

-Y a mi, por eso no dejemos que esa mujer arruine lo que formamos. -Dice rodeando mi cintura con sus brazos.

-No sé, necesito tiempo para pensar. -Digo intentando liberarme de sus brazos.



ElianaElisabet

Editado: 04.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar