Mi Mejor Error

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Ivet

Llegué al instituto, y en los casilleros me estaban esperando mis dos mejores amigas: Liza y Joey. Nos conocemos desde pequeñas y desde entonces no nos hemos separado. Lo hacemos todo juntas, cuando se meten con una se meten con las otras dos, cuando una se derrumba, las otras ayudan a levantar a la otra. Somo un equipo.

- Que pasa feas!- chillé abrazándolas.

- Joder estos días te hemos echado de menos! suerte que ya estás bien.- contestó Joey.

- Has faltado dos días y te has perdido un montón de cosas tía.- dijo Liza.

Cuando pregunté que había pasado, las dos se giraron para ver la entrada. Antes de mirar ya me imaginaba quienes eran, para no saberlo. Jake, Dawson y el queridísimo Enzo. Ellos son como nosotras, inseparables, los 3 mosqueteros,  Jake me cae super bien, va a mi clase en Historia y Dawson bueno, no lo conozco muy bien pero es simpático conmigo. Justo cuando pasan, Jake y Dawson nos saludan, por lo contrario, Enzo gira la cabeza.

- Debería ser un pecado ser tan guapo como lo son estos chavales.- dijo Joey suspirando mientras les miraba descaradamente el culo.

- Lo mismo digo.- dijo Liza mirándolos de arriba a bajo.

- Están buenos pero tampoco os flipéis chicas.- dije resignada.

- Chica no lo entiendo, si pasas tanto tiempo con Enzo por lo de sus padres que conocen a tus padres, ¿por qué no te lo haces?.- me dijo Joey sin entender.

- No pegamos ni con cola, ademas el chico tiene novia y a parte, puedo aspirar a mas la verdad.- dije cerrando la taquilla y andando para mi primera clase, Biología.

Cuando llego veo la misma situación de un típico instituto: unos durmiendo, otros leyendo, chicas en un intento de seducir a chicos mas salidos que yo que se y luego al fondo de todo esta el chico del que llevo suspirando desde que vino este año nuevo, Pablo. Pelo castaño y ojos verdes. No soy la única que va detrás de él por eso me adelanto y me pongo a su lado.

- Buen día!- le digo apoyandome con una mano y lanzandole mi mirada mas sensual

- Hola.- me dice impresionado, supongo que por el hecho de que me he sentado con él.

- ¿Como vas?

- Pues bien, adaptandome en la nueva ciudad

- Si quieres podemos quedar para que te enseñe una chica que lleva toda la vida aqui.- digo casual.

- Me encantaría la verdad.- me dice acercandose mas a mi.

- Y a mi meencantaría que te quitaras de mi sitio, bonito.- dice una voz a mis espaldas

- ¿Que quieres Enzo? 

- Quiero mi sitio, que casualmente estas tu, asi que estas tardando en sacar tu bonito culo de la silla.

- Se que no es tu sitio y solo estas aquí para tocarme los cojones como siempre así que te pido "amablemente" que cierres tu boquita y te vayas a otro sitio.- dije inclinándome hacia él con la mirada mas amenazadora que tengo.

- Tranquilos no quiero ningún problema, así que te puedes sentar aqui Enzo.- dijo Pablo levantandose.- Y Ivet cuando quieras quedar aqui tienes mi número.- me dio un papel y se fue adelante lanzandome un guiño.

Bufé exasperante, mientras Enzo se sentaba a mi lado con una sonrisa de oreja a oreja y mientras se ponía comodo me dijo en el oído:

- De nada.- 

- Lo tenía en el bote y vas tu y te metes en medio, estoy harta de ti, ¿por qué te pones a mi lado si no me soportas?

- Por qué me encanta como te enfadas- me dijo sonriendo, apareciendo esos hoyuelos que tanto odio.

Iba a responder pero entró el profesor y preferí ignorarlo y intentar prestar atención a una de mis clases favoritas.



naia

#4640 en Joven Adulto

En el texto hay: desamor, celos, amor

Editado: 16.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar