Mi Mejor Error

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5

Enzo

No se porqué le dije eso a Ivet, y menos porqué le di un beso en la mejilla, pero me dejó boquiabierto con ese vestido que le hacía un culo tan perfecto que no pensé en lo siguiente. Cuando entre, salude a María, que estaba poniendo la mesa, así que la ayude mientras le preguntaba como le había ido el día y todo.

- Hay que amable que eres siempre, Enzo.- me dijo María dándome dos besos para saludarme.

- Siempre, María, por cierto, mi madre vendrá un poco tarde porqué esta de turno de tardes esta semana

- Tranquilo, hijo, Ivet donde estas?!, el invitado aquí ayudando y tu desaparecida!.- dijo su madre, entrando a la cocina por un par de vasos, seguramente se habrá quedado plantada en la puerta por nuestro encuentro anterior.

- ¿Y tu padre donde esta? ¿Trabajando?

Me quedé en blanco, ¿qué le digo?, no esperada esa pregunta. Iba a contestar cuando alguien me rozó con el hombro.

- Lo hace por interés, para que le des mas carne a él.- dijo Ivet mirándome mientras respondía a su madre.

Le sonreí y ella me miró extrañada. Supongo porqué me había dicho un comentario en que siempre saltaba y empezaba a lanzar indirectas, y en cambio, estaba allí, plantado delante suyo, sonriéndole agradecido porqué me había salvado de hablar del tema que tanto temía. 

Cuando salió su madre de la cocina, me acorde de el encuentro que habíamos tenido antes y con una sonrisa arrogante, me acerque hacia ella y le dije

- ¿Cómo es que has tardado en entrar?, ¿Qué te has puesto nerviosa por lo que te he dicho?

No le di tiempo a que me contestara, porqué salí de la cocina sacando una carcajada, porqué le había dejado por segunda vez en la noche sin habla.

Cuando entré al salón vi que mi madre ya había llegado, y tras darle un beso, nos sentamos en la mesa. Al momento se sentó Ivet delante mio, con su mirada asesina hacía a mi, lo cual me hizo soltar una risa por lo bajo. 

Durante la cena estuvieron hablando, todos, mientras que yo, por primera vez desde hace mucho tiempo, me sentía como en familia. También, no se el porqué, pero estuve toda la cena contemplando a Ivet, muchas preguntas me pasaron por la cabeza. Pero rápido las tuve que quitar de mi mente porqué no era normal que una chica de la cual odio desde la infancia, ahora me esté produciendo sensaciones que nunca había tenido.

Ivet

Acabamos de cenar y de recoger, cuándo mis hermano y Vicky se fueron a jugar, y mi madre y Rebeca se fueron ha hacer el café. Me fui a fuera con intención de coger aire fresco, y así llamar un momento a mi padre que ahora estaba de viaje ya que lo habían llamado este mediodía para ir unos días a negociar con unos nuevos clientes, cuando vi a Enzo sentado en la hierba mirando a la nada. 

Desde que había entrado en la cocina estaba raro, no lo veía con esos ojos que siempre tiene, vi una cara diferente, una cara que me hizo querer preguntar que le pasaba, pero eso no tendría sentido, porqué en teoría nos llevamos mal.

Así que me fui acercando, y me senté a su lado mirando hacía las estrellas. Estuvimos así unos minutos hasta que Enzo se giró para preguntarme una cosa que pensaba que nunca me preguntaría

- ¿Por qué nos odiamos?

- Es por culpa tuya, eres un egocéntrico, un creido, un playboy que va a todo que tiene buen culo y tetas...

- No se para qué pregunto.- me cortó poniendose de pie.

No lo pensé dos veces, que lo cogí de la muñeca y hice que se girara hacía mi.

- Te da rábia, porqué sabes que es verdad lo que te he dicho, y da gracias de que no he dicho nada mas porque si empezara con todos los defectos que tienes, no acabaría nunca.

- Gracias por hacerme sentir tu también desgraciado.

Me quedé petrificada por sus palabras, ¿cómo que yo también?, ¿qué alguien le dice estas cosas?. Me quedé mal por un momento, porqué la verdad esque no le tendría que haber dicho esas cosas tan crueles. Por primera vez, estaba mal conmigo misma por decirle esas palabras tan feas.



naia

#4693 en Joven Adulto

En el texto hay: desamor, celos, amor

Editado: 16.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar