Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XIII

 

Marcos no volvio. 

 

Y sí...me sentí dolida por su despedida, me sentia muerta cada vez que pensaba en mi madre y agradecida con Kate quien cada semana me traia noticias de ella, ademas le llevaba flores de mi parte y,aunque ella me dijo que no la viera,me trajo una foto actual de mi madre en coma, estaba más delgada, parecia una anciana y ella apenas y tenia cuarenta. 
 


 

Con el tiempo y aun que me cueste decir que me senti enjaulada...todo se volvio más rutinario.
 


 

Ya jabia pasado tres meses, tres meses de locos...más aun sin Marcos.
 


 

Mi padre, decidio salir en las noticias, reportando mi desaparición, y colocó una recompensa para cualquiera que me halla visto o tuviera pista de mi paradero, lo que no salio bastante bien. En menos de dos semanas miles de personas reportaban que me habian visto y ninguna era cierta. Y es que cuando colocas un millon como recompensa, no solo atrae a los oportunistas sino tambien a los bromistas que se divierten de la desgracia ajena.
 


 

Mi padre parecia recuperado, era el hombre fuerte que siempre recorde y que admire. Tuvo que pasar casi un mes encerrado en un hotel para poder estar listo.
 


 

Kate y yo huimos del departamento por la noche y nos refugiamos en una casa vieja, en un bosque. 
 


 

Estabamos solas alli. Pero tenia más libertad y pasear sin encontrarme con ningun ser vivo era esperanzador...pero como dije, luego todo se volvio gris.
 


 

Kate, al ver que me convertia en un fantasma sin nada que hacer, me enseño a disparar, al principio me negué pero no tenia nada más que hacer y me convenció de que era para defenderme.
Asi que me dio un arma un silenciador para no hacer ruido y me puso varias botellas a lo lejos, era mi rutina diaria, pero algo divertida.
 


 

La primera vez que dispare...cai hacía atrás, el pasto me salvo de las raspaduras, el segundo intento el arma me golpeo la frente. Aun tengo una pequeña cicatriz que tape con el flequillo, la tercera vez trastabille hacía atras y luego fue fue más facil, aunque mi punteria era un asco, no le di a una sola botella...hasta hoy.
 


 

_bien echo_me felicito Kate. 
 


 

_creo que ya lo estoy logrando_le dije para no quedar en un silencio incomodo, ya me acostumbre a estar a su lado y la veo como una hermana pequeña. Aunque sea todo lo contrario, ella me cuida a mi.
 


 

_Lizzy...no he encontrado pista alguna de quien este detras de ti, y sinceramente..._ella miro hacia el piso, yo deje el arma en una roca y me acerque a ella.
 


 

_¿que ocurre?¿paso algo malo?¿es mi madre?_le pregunte rapidamente, gracias a Dios ella nego con la cabeza.
 


 

_...no podemos estar siempre escondidas y Marcos no ha vuelto, tu padre esta pisandonos los talones y aunque te encuentren ellos no podran ponerte a salvo...no tengo idea de quien te quiere muerta. Y tu madre..._senti que el piso se movía, mi madre no puede ella...no puede..._...tu madre esta cada vez más grave, le pusieron un tubo de aire, sus pulmones dejaron de funcionar correctamente y...piensan que no sobrevivira esta semana, como mucho. Lo  siento, Lizzy.
 


 

Mi madre. Ella no podia morir, no se despidio de mi. Eramos una, ella y yo por siempre. Me lo prometio. Cuando me adopto me prometio que estariamos juntas.
Ella lo prometio.
 


 

_puedes...llevarme con ella_no lo formule como una pregunta, más bien era una petición de una desdichada hija.
 


 

_si...te llevare, pero debes hacer todo lo que te ordene_cai en el pasto, estaba humedo, no llore...eso ya lo habia echo desde hace mucho y ahora debia ser fuerte, ya no habia salida, debia afrontar las concecuencias.
 


 

Hiba a volver a casa, si Kate yMarcos no lograron encontrar al sujeto que intenta asesinarme...entonces no queda más que morir junto a mi madre. 
 


 

Podian quitarme todo, excepto a ella...no a ella.
 


 

_puede ser está noche?_Kate asintio con la cabeza.
 


 

_preparate, el viaje es largo y necesito que me prometas que no haras alguna locura_ella acaricio mi cabeza.
 


 

_hare todo para ver a mi madre, Kate_le respondí y ella solo me abrazo, me consolo.
 


 

...
 


 

Dos horas despues ya comenzaba a anochecer, me subi a la moto de Kate y partimos a la ciudad, mantuve mis ojos cerrados, no porque tuviera miedo...sino porque no queria recordar el lugar, cuando volviera a casa, la policia seguro me preguntaría en donde estuve y yo, obvio, mentire.
 


 

Kate estaciono la moto y bajamos, nos tomamos cinco colectivos distintos, segun ella, era necesario, ella sabia perfectamente que sectores de la ciudad no tenian camaras de seguridad y era un punto ciego para rastrearnos.
 


 

Caminamos hasta el hospital, no entramos por la puerta principal, nos dirigimos al estacionamiento, Kate observo quienes tenian alguna ventana abierta y por alli ingresamos.
 


 

Los pasillo estaban vacios. 
 


 

Nos dirigimos a la habitacion de mi madre. 
 


 

Estaba ansiosa, con temor por lo que pudiera pasar, asustada por volver y enfrentarme a mi padre, de seguro Kate no me perdonaria jamás...pero, era necesario. 
 


 

Tanto trabajo para no lograr nada, si moria Kate era libre, estaria junto a mamá y quien sea el que me asesino estaria feliz. Eso esta bien, en mi mente sonaba un buena plan.
 



Maria Bassi

#4338 en Joven Adulto
#12845 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar