Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XVII-segunda parte

 

Estoy comenzando a arrepentirme de esta desicion no porque soy cobarde, sino porque...si Kate, que es más fuerte que cualquiera, quiere renunciar a esto es por una razón obvia, asesinar no es...
 


 

Siento las cuerdas alrededor del cuello, las palmas de mis manos arden como el fuego, mis pulmones parecen respirar arena en vez de aire, no siento ganas de vomitar, mi estomago se siente vacio...como si nunca hubiera probado alimento alguno, abro la ventanilla del auto para qie ingrese el aire pero mi cuerpo siente como si dagas de hierro fueran directo a mi cara.
 


 

No lo aguanto más, estoy acostada en los asientos traseros del auto, siento que mi visión se va perdiendo entre las luces de la calle...todo es naranja y luego azul...NEGRO.
 


 

_le-van-tate. Levantate..._la puerta se abrio, el frio se coló y agito mi cuerpo para que despertará, a pesar de sentir el frio al tocarme estaba congelada._dormiras en el sofa o en el piso, la verdad no me importa...pero muevete, ahora_me baje y cerre la pierta del auto para ingresar a la casa abandona.
 


 

Era una casa de madera inclinada levemente hacia la izquierda, las ventanas estaban cerradas y el tenia una llave para abrir la puerta.
Eso me recordó-mi llave-toque el bolsillo trasero de mi pantalón, alli estaba.
 


 

Ingrese a la casa y antes de dar tres pasos para observar mejor, Alan me lanzo a un sillon_esa es tu cama,quedate allí_se fje dejandome en la oscuridad, vi una luz prenderse en el fondo del pasillo y luego un portazo, me acomode en el mullido sillon y me acosté. 
 


 

Queria volver a casa, mejor dicho queria volver al pasado, cuando tenia una familia unida y viva.


 

_mamá ¿puedo dormir contigo?_traía mi oso y mi almohada. Cuando le pedia dormir a mis verdaderos padres ellos me dejaban que colocara mi almohada en el suelo y durmiera sobre ella, mi madre tomaba mi mano y asi dormiamos.
 


 

_claro, mi vida_respondió Jimena, tire mi almohada en el suelo y me acosté alli, le di mi mano para que la tomará, pero en cuanto hice eso ella me miro incredula, habia destapado la cama para que entrará.
 


 

Siempre creí que dormirse de esta manera era como lo hacian todas las madres con sus hijos, pero estaba equvocada, solo era en mi caso.
 


 

_puedes dormir en la cama, cielo_mi padre me observó en el suelo, me levantó, me dio un beso en la frente y me acosto entre ellos_¿asi dormias, antes?_me preguntó mi nueva mamá.
 


 

Yo solo asenti con la cabeza, mi padre dejo escapar un suspiro y nego con la cabeza, a mi mamá se le cristalizaron los ojos, me abrazo y yo a ella.
 


 

Esa noche me gusto dormir entre mis padres, el colchón era calido y todo era porque mi madre no dejaba de abrazarme.
 


 

_no tienes que volver a dormir en el suelo, Angel_mi padre me abrazó y seco las lagrimas de su esposa.
 


 

_ya volverás a pasar miedo o hambre, mi cielo_mi madre acarició mi cabello y asi fue como dormí la primera vez en la cama de mis padres.
 


 

_mamá
 


 

_mamá
 


 

_mamá
 


 

_mamá
 


 

_despierta_me desperte sobresaltada, estaba sudando, pero no habia sido una pesadilla.
 


 

Alan me observaba desde la entrada, al parecer habia vuelto de algún lado.
 


 

_¿que hora es?_le pregunte, secaba mis lágrimas, no era sudor.
 


 

_ocho menos veinte_seguía observandome, de seguro me veo de espanto._preparate, hoy quiero ver que tan buena eres.
 


 

¿Prepararme? Sali del sillon y busque el baño, debia limpiarme, pero no tenia ropa y lo peor es que no traje una chaqueta.
 


 

_demonios_le dije al espejo frente a mi.
 


 

Me lave la cara, saque todo el maquillaje que pude, excepto el de los ojos, me deje las sombras negras, solo las arregle un poco para que no pareciera un mapache rabioso.
Arregle mi cabello en un moño, lave un poco mi cuello y brazos, me sentia sucia pero el espejo decia todo lo contrario.
 


 

_vámonos_me lanzó una campera negra, y salio, yo le seguí por detrás.
 


 

Condujo hasta el shopping, crei que iríamos a un lugar más horrible.
 


 

_para quedarte con nosotros, debes pasar cinco pruebas, la primera será facil pero de a poco se harán más complicadas._estaciono el coche y bajamos.
 


 

Cruzamos la entrada, todos nos veían raro, nuestra vestimenta no era adecuada pero nadie nos correría.
 


 

Como Alan no me hablaba debia seguirlo por detrás, él doblaba hacia la esquina y yo le seguía.
 


 

Entro en un cafe pequeño, se sento en una mesa apartada de las demás y yo igual.
 


 

_quiero...que robes quinientos dolares en mercancia y lo traigas a mi_me susurro, habia algo extraño en su mirada, no parpadeaba despues de segundos y siempre pareciera esperar algo_tienes treinta minutos, fracasa y vuelves a casa_miro su reloj y luego a mi.
 


 

La camarera llegó y el pidio un café, ¿robar?¿yo? Me levante como resorte y me dirigí a la salida.
 


 

No podia ser tan dificil o¿si?
La gente lo hace todo el tiempo, debo solo robar...algo caro y ya. Camine viendo las vidrieras y paré en una joyería. 
 



Maria Bassi

#4342 en Joven Adulto
#12864 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar