Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XIX

 

Narra Gabriel
 


 

Estaba perdido, hace poco habia estado accidentado y mi brazo se habia roto, ahora, estaba en el hospital con un dolor inmenso en mi cuello, sentia como si una boca hubiera aparecido de la noche a la mañana; un ligero movimiento y los puntos se saldrían de lugar.
 


_tio, el oficial quiere hablar contigo_me dijo mi sobrino en cuanto paso por la puerta, parecia nervioso.

_hazlo pasar_le respondi, hablaba en susurros, no comia me daban agua y el resto, por precausiones, me lo daban por intravenosa.

_vendra pronto, lo escuche hablar con el doctor, pero eso le pedí que le impidiera ingresar...tio, debes estar sano y recuperarte, es obvio que este lio es más grande de lo que aparenta esos papeles, además...no quiero que nada malo suceda_sus ojos se cristalizaron y su voz falló. Cada vez que lo veia, a Javier, encontraba cierto parecido a mi hermano y a mi hermana fallecida. Javier era lo unico que me recordaba a mi familia, a mi pasado...era mi vida y por eso debia tomar más precausiones.

_quiero que te vayas, desde ahora en más no quiero verte en el hospital_sus ojos me miraron con credulidad_...hiras a casa y a la escuela, eso sera todo...me llamaras cada dia cuando tengas tiempo...

_¡no! No te hare caso_salio del cuarto dejandome solo.

Dio un portazo, pedi ayuda a una enfermera para que lo buscara pero no quiso verme y lo comprendi.
Al parecer el doctor logro que el oficial no me visitará porque estuve todo el dia sin visitas o recado.

Desde ahora estaba fuera de esto, hasta que me recuperará, dentro de cuatro semanas.

Narra Lizzy

Mis ojos se abrieron, ¡se abrieron!

_estoy...viva_dije para mi misma, mi cuerpo temblo al recordar la cuchilla en mi cuello, sentí la presión...¿estoy soñando?

_¿vas a seguir mirando el techo o vas a levantarte?

_¿que pasó?_le pregunte a Alan, estaba observandome desde una silla, al parecer estaba en el suelo, me levante de alli y observe la sala. Todo estaba vacio de no ser por un mueble, unas sillas y la mesa redonda que estaba en el centro.
 


 

_bueno...no haz muerto, si es lo que piensas_su mirada pasaba de aburrido a divertido y no de la mejor manera, se burlaba de mi.
 


 

_p-pero...y-yo...
 


 

_era falsa_dijo para acomodarse y apoyar su codo en la mesa redonda, estaba sentada en el suelo, como indio, lo tenia de frente, ahora parecia aburrido y yo seguia viendo todo con desconfianza._la cuchilla era falsa, fue gracioso verte gritar...descuida, yo tambien crei que ese era tu final_se rio bajo y se levanto dejandome sola.¿que debia hacer ahora?
 


 

Mi respiracion era entre cortada, tenia sed y hasta hambre, me levante para buscar la cocina.
 


 

Estaba detras de una puerta roja, la abri y me apresure a abrir la canilla de agua, no ise un vaso tome mis manos y las use para servirme a mi misma.
 


 

Este lugar estaba vacio, no habia nada. La alacena estaba vacia y la heladera desconectada.
 


 

Y...¿la mochila?
 


 

_viviras aqui, desde ahora en más_Alan entro por una puerta cerca de la alacena.
 


 

_¿en donde estan mus cosas?
 


 

_Bill las regresara a Kate_me respondió_tu documento..._metió sus manos en su chaqueta y pude ver el borde de un arma, pegue un salto hacia atrás, seguia con los nervios, volvio a sacar su mano y tenia mi documento de identidad, me lo entregó y yo los tomé rapidamente.
 


 

Mi cabeza estaba en blanco y no podia siquiera pensar, lo unico que hacia era observar todo y alejarme de él.
 


 

_el dinero que conseguiste puedes gastarlo en lo que quieras, debo irme_es verdad, ¡el dinero! Toque mis bolsillo y alli estaban, al igual que mi llave.
 


 

_voy a salir a comprar_le avise. Se dio la vuelta y comenzó a caminar, tomó un bolso negro enorme y me indico que lo siguiera.
 


 

_este es mi cuarto, el tuyo es...cualquier lugar de la casa_abri la puerta y este era el unico cuarto que parecia habitado por alguien, extraño._puedes hacer lo que quieras...pero cuando yo te llame_me entrego un telefono pequeño y de botones_tú vas a obedecer cada cosa que demande, sin rechistar o te matare. Simple._el celular era viejo pero al menos funcionaba_aún te falta pasar tres pruebas, mientras tanto...hoy vas a acompañarme a un lugar.
 


 

_quiero refrescarme y tambien cambiarme de ropa_di media vuelta y comence a caminar hacia lo que yo suponía era la salida.
 


 

_a las cinco p.m debes estar aqui_me tomo del brazo y choque contra la pared de su cuarto, me coloco una llave en mi mano y luego se dirigio a la salida para irse.
 


 

Era una casa pequeña y vacia. 
 


 

Asi la deje, me fui de alli y fue una sorpresa al ver que estabamos en medio de la ciudad, una casa escondida entre dos edificios.
 


 

...
 


 

No me costo comprar algo de ropa, era la ciudad, apenas compre un lapiz negro para mis ojos y aparentar, volvi a ese lugar y me bañe.
El baño al igual que todo, estaba vacio, por lo que solo tenia agua fria para refrescarme.
 


 

A las cuatro ya estaba lista y Alan no regresaba.
 


 

Para mi sorpresa, a diez minutos de ser las cinco la puerta se abrio y me encontre con...
 


 

_¡Marcos!_salte de la silla y lo abrace, estaba golpeado y solte una lagrima de alegria. 
 


 

_Lizzy...¡Dios! ¡¿En que estabas pensando?!_grito mientras tomaba mi rostro con sus dos manos parecia furioso y a la vez preocupado_no debiste_caminamos hacia atrás hasta chocar contra la pared de la sala.
 



Maria Bassi

#4346 en Joven Adulto
#12903 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar