Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XX

 

Narra Kate
 


 

Se lo merecía, me lo debía.
 


 

_debiste matarme_se tomó el hombro izquierdo, justo donde entro la bala.
Solte el arma y me deshice de las ataduras que me hizo Bill.
 


 

_ya no deseo asesinar a nadie, Bill...eso te incluye a ti también_tome el alcohol y lo coloque en mi herida, ardio como el infierno, luego me vende yo misma, mientras observaba a Bill manchando mi pared de sangre.
 


 

_vuelve...Kate, vuelve y te prometo que hare lo que quieras_acaso estaba... rogandome. 
 


 

Se veia vulnerable, a veces me preguntaba si realmente lo que siente por mi es amor...pero entonces recordaba el echo de que era capaz de asesinarme.
 


 

_No..._termine de vendarme y le pase lo que sobro a Bill. Pensaba irme y dejarlo allí tirado pero...
 


 

_si no vuelves lo asesinare, asesinare a Vall..después de todo aún me debe dinero_di media vuelta y le patee el hombro. Se retorcio en su lugar y dijo algo pero alcance a escucharlo, aún cuando podia asesinarlo seguía provocandome, estaba loco.
 


 

_¡¡se acabo!!, no voy a volver...me ire lejos y no volvere, superalo_ antes de que pudiera irme Bill sujeto mi mano y me obligo a caer al suelo junto a él.
 


 

_lo asesinare de todas formas, ese viejo no es tu padre..._quise irme pero apreto mi muñeca como si fuera de goma_...ese hombre te obligo a hacer cosas que no quisiste, sabes perfectamente que tu fuiste una excepción para él, sabes perfectamente que él solo entrenaba niños y vendia a las niñas para..._no deje que terminara de decirlo, le di una bofetada pero eso logro que siguiera_...te hubiera vendido, al igual que a las otras, pero tu no eras una simple niña...¿aún asi le llamas padre? Ese viejo solo te quiso porque le eras útil, le ayudabas en sus negocios, le eras fiel, confundiste miedo con amor y por ello le llamas padre.
 


 

_¡¡¡basta!! No es cierto_estaba llorando, él me cuido y me alimento.
 


 

_te obligo a estar con un hombre que no conocias, dime Kate ¿se lo dijiste a tu hermano?_negue con la cabeza, jamás le diria algo así, para Marck seguía siendo su hermanita.¡¡solo quiero una vida normal!!
 


 

_yo quise hacerlo, estabamos en problemas y esa era la unica solución_ le respondí, mi padre era bueno.
 


 

_¿y quien sugirio la idea tú o él?_volvio a atacar, Bill era un maldito, solo tenia once años, ni siquiera sabia lo que significaba la palabra novio. 
 


 

Sentí la mano de Bill, levanto mi rostro y pude ver esos ojos tan brillantes, ahora parecian lamentar lo que acababa de pasar, estaba llorando y él sólo secaba mis lagrimas, me sentia a su merced, seguro estaba cantando victoria en su interior...pero yo no volveria a sus maltratos a su mirada lasciva y a sus amenazas. Y aún así estaba a su lado aceptando esa minima caricia de afectó porque necesitaba el minimo gesto de cariño en ese momento.
 


 

_escuchame bien, Kate_su rostro volvio a oscurecerse_...no vuelvas nunca, si te vas, no vuelvas nunca...vete del pais y desaparece, no te seguiré pero..._mi corazón comenzó a latir tan fuerte, mis oidos zumbaban, dejo de sujetar mi brazo y me libero. 
 


 

Un beso, solo pedia un beso por mi libertad, él jamas me dejaria ir...si lo besaba solo aumentaria sus deseos. 
Bill podía llegar a lo más bajo si lograba su cometido, tanto que esta rogandome.
 


 

_vete Bill_me separe de él y toque mi muñeca magullada_haz lo que quieras, porque se que hoy me haces un favor y al otro dia estarás clavandome un puñal en la espalda.
 


 

_y tú eres diferente¿no?...malinterpretas miedo con amor_lo sabia, solo fingia. Se levanto y sujeto su hombro, hizo una mueca de dolor y avanzo hacia la puerta que estaba rota, la bala seguramente le dolia muy poco y la patada que le propine solo fingio el dolor, no me di la vuelta para verlo, solo avance hacia la silla y me sente. Que se fuera como llego...por su desicion y a la fuerza.
 


 

Odiaba algo de mi y es que jamás pude hacer algo por los niños que Vall llevo a la casa, odiaba recordar esos dias porque era darle la razón a Bill y era aceptar que yo...soy tan despreciable como ellos. Yo no era igual...yo no era igual, me obligaron a serlo. Tal vez por ello estoy ayudando a Lizzy y tal vez por ello...soy lo que soy.
 


 

Las lagrimas que no derrame en esos años los hacia ahora, la herida que habia tapado con el tiempo la abrio Bill en menos de diez minutos. 
 


 

_te odio...te odio, Bill

 


 

Narra Alan
 


 

Kate es una tramposa, ya no podía confiar en ella. Apenas llegó a casa y encuentro a su hermano muy cariñoso con la rubia, era obvio que su amistad dio frutos.
 


 

_¿los interrumpo?_La rubia se sobresalto y Marcos solo me observo molestó, estaban muy juntos contra la pared. Sonrei al ver el rostro de Marcos.
 


 

_me la llevare, yo me hare responsable de ella_dijo firme el muchacho.
 


 

_no lo creo, romeo_no tenia ganas de perder el tiempo asi que le apunte con mi arma_rubia nos vamos, camina_la chica se colocó frente a mi y avanzo un paso para que Marcos la tomara de los hombros y la colocará detrás de él.
 


 

_Lizzy se hira conmigo_la rubia trato de tranquilizarlo pero él parecia no entender razones.
 


 

Bien, la fuerza no funcionó...intentare con otra cosa.
 



Maria Bassi

#4335 en Joven Adulto
#12832 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar