Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

Capitulo XXV

Dedicado a: Rocio Colque Flores.

 

 

 

 

 

 

 

La puerta se abrio...
 


 

Para mi suerte no era Alan.
 


 

_Lizzy, lo siento...creeme jamás te haria sufrir_Marcos entro agitado y con los ojos llorosos.
 


 

En medio de mi confusion lo unico que hice fue abrazarlo y llorar en su hombro. Marcos me sostuvo para no caerme, por unos segundos me olvide de lo que habia pasado y simplemente llore.
 


 

_Nance me engaño, termine con ella hace un año, no te mentire Lizzy...y-yo la queria pero ella me engaño y cuando apareciste tú...todo cambio_me beso y con toda la seriedad del mundo me dijo_...te amo, Lizzy...te amo y eso no va a cambiar, por eso...eres libre. Marshall dejo de existir, solo queria informarte de que no corres peligro alguno.
 


 

Marcos acaricio mi mejilla y dio paso atrás, estaba justo en el marco de la puerta, dio otro paso y supe que si no lo detenia no volvería a verlo nunca más...todo habia teeminado, podia volver a casa y seguir mi vida.
 


 

_Lizzy...te encontre y cumpli mi promesa, ahora...puedes volver a casa_negue con la cabeza, mi voz no salia pero deseaba decirle que se quedará.
 


 

Marcos dio media vuelta y cuando pensaba alcanzarlo un puño salio directo hacia el rostro de Marck y lo dejo tirado en el suelo. El golpe fue brutal, pegue un grito y me tire al suelo para socorrer a Marck pero Alan me tomo del brazo y jaló de.mi.
 


 

_despertará en unos minutos, no te preocupes...Angelica_mis ojos se agrandaron al saber lo que me esperaba, Alan ya lo sabia todo._camina...y te prometo que nada malo te pasará durante nuestro viaje.
 


 

Mire a Marcos por ultima vez y con el corazón a punto de explotar hice un esfuerzo para caminar al lado de Alan. Nos subimos en su coche y condujo hacia la fabrica olvidada, el primer lugar a donde me llevaron. Sabia lo que pasaria conmigo asi que decidí llorar en silencio pero resignarme no estaba en mis planes.
 


 

Me quite las lentillas pues ya no habia necesidad de seguir fingiendo.
 


Narra Alan

No crei que resultaria tan sencillo, la rubia no habia durado ni dos semanas.

_sere breve, ¿porque lo hicieron?_pregunte, la rubia estaba sentada en una silla metalica, aún vestia ese vestido largo de la fiesta.

_¿hacer que?_refuto molesta. Habia rastros de lagrimas secas en sus mejillas pero lo que más me impactaban eran esos ojos marrones, aún con el cambio de cabello esos ojos marrones eran unicos.

_esconderte, tarde o temprano esto pasaria_me levante caminando hacia la mesa en donde habia dejado mi arma_...no comprendo cual era su plan, prácticamente te metiste en la boca del lobo cuando te presentaste para suplantar a Kate...eso fue estupido.

Angelica sonrio con tristeza.

_eso no estaba en el plan, eso fue por mi cuenta como agradecimiento a Kate por ayudarme, la verdad es que...los hermanos solo querian resguardarme hasta encontrar a quien habia pagado por mi y yo arruine sus planes._tal parece que la chica rubia se habia dado por vencida_¿vas a matarme?

_NO_los ojos de la rubia se iluminaron_...pero no porque no quiera, es que hay alguien que desea conocerte_la cara de sorpresa de la rubia fue epica.

_Marshall murio_dijo en un susurro.

Asenti dandole la razón.

_el Marshall que seguramente creyeron que era porque el que nos pago sigue vivo y no preguntes quien es....porque no lo se, además en nuestro negocio los clientes no necesariamente dar su verdadero nombre.

La rubia parecio comprender su situación y no supo más que sollozar en su asiento.

Tome mi telefono y decidi que Bill debía enterarse, le escribi la dirección pero una parte de mi presentia que mi amigo Bill ya lo sabia todo.

Narra Bill

La ultima vez que habia cruzado por la puerta verde fue en compania de Kate y ahora la situación volvia a repetirse.

Claro, con ciertas diferencias.

El seguro de la puerta estaba roto, habia vidrios por todas partes, habia sangre y muebles rotos.

La cabellera rubia de kate estaba manchada de un color rojo y sus ojos estaban llorosos, su remera tenia ciertas manchas y sangraba de.su pierna. Estaba en el suelo de la cocina en una esquina llorando.

_lo hiciste_dije al ver que detras de la mesa cuadrada, tirada en el suelo, habia un pierna que sobresalia. Me arrime para asegurarme de que estuviera muerto_...espero que hayas sufrido_comente al cadaver de Vall. El viejo se merecia que lo destriparan pero creo que Kate le dio un buen final.

_me dijo:...perdón_mire hacia Kate, estaba en shock, jamás la habia visto de esa.manera...parecia una niña patetica. Estaba hablando para si misma_me dijo: perdón_repitio y se abrazo a si misma, soltó el cuchillo que reconocí de inmediato.

_no lo dijo encerio_Vall era un viejo maldito que diria y haria lo que fuera por seguir con vida_sabes que este viejo no tenia corazón...lo sabes, lo sabes perfectamente, Kate_la rubia me observó desde el suelo y vi el destello de odio.

_¿porque estás aqui?_preguntó, tomo su cuchillo y con el dobladillo de su remera lo limpio.

_sabia que harias lo correcto, alguien como tú...siempre hará lo que cree necesario para seguir adelante_conocia a Kate, ella trataba de.ser una buena chica pero en el fondo...jamás podria serlo.

_tu me envolviste con tus palabras y ahora..._no termino la oración cuando volvio a sollozar.



Maria Bassi

#4391 en Joven Adulto
#13064 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar