Mi muerte eres tú

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO VIII


Mi madre no despertó, el doctor nos informó que la situación no era tan grave, según él habia posibilidad de que despertará, me obligaron a retirarme del hospital y descansar, no era sano quedarse dos dias sin probar bocado alguno.

_quiero volver...por favor_le dije al abogado.

_se como te sientes...pero no puedo dejar que te quedes sin comer y descansar, es neces...

_pudimos almorzar en el bar del hospital y pude haber descansado en el sillon del cuarto_le replique, el me habia sacado a la fuerza de alli, después de haber pasado la noche tirada en el suelo sujetando la mano de mi madre.

_ella me pidio que te cuidara...en todo momento, aún cuando no estés de acuerdo_me respondio, el abogado tenia la vista en el camino pero aun asi, pude ver una lagrima caer por su mejilla.

_¿podremos volver mas tarde?_le pregunte, creo que no deberia ser tan brusca.

_volveremos una vez termines de descansar como se corresponde_me dijo antes de doblar por la esquina de nuestra casa y entrar por el porton.

...

Narra Kate

Camine lo más deprisa hasta su oficina, ya era tarde y el camino estaba oscuro, pero era obvio que el se quedaria hasta la mañana en su oficina - voy a matarlo en cuanto lo vea - me habia echo prestar el auto de Jack uno de los chicos que trabaja para mi.

_¡¡¡hijo de...!!!_pegue una patada a la puerta, y le dije lo primero que se me vino a la cabeza pero me quede sin voz al verlo con su arma.

_sabia que vendrias_su voz calmada siempre me sacaba de casillas_...sientate_me ofreció dejando el arma en un cajón y sentándose en una esquina de la mesa.

Tome la silla que me habia ofrecido y la aleje unos siete pasos de él, me sente mientras él sonreía con satisfacción, no le tenia miedo pero sabia que no podia confiar en ese hombre.

_desconfiada...dime que te trae por aqui_dijo mientras me daba la espalda y se servía vino del mini bar que se encontraba en su despacho.

_¿porque?_le pregunte conteniendome de no saltarle encima y acuchillarlo como al anterior.

_¿porque, que...linda?_maldito- acaso me estaba provocando.

_¡¡¡lo sabes!!!..._inhale aire para calmar mi enojo y volví a hablar_...¿porque no vas a cumplir con el trato?_le dije mientras me paraba y respiraba lento.

_él no cumplio con su parte, no la mató...ya sabes y ahora...

_y ahora pretendes que yo lo acepté!!_dije levantando la voz, él me miro con el ceño fruncido y dejo el vaso en la mesada fuertemente, el liquido se derramó por los lados manchando la madera.

_no vuelvas a interrumpirme..._me amenazó y luego dejo salir el aire para mirarme una vez más con su sonrisa retorcida._...el trato era con él, no contigo, no tienes derecho a protestar, ahora largó_me dijo mientras caminaba de vuelta a su escritorio y se sentaba a mirar unos papeles.

_mi libertad me concierne a mi, más que a cualquiera_le reproche.

_lamentablemente...yo soy dueño de esa dichosa libertad, asi que ni modo...les di una oportunidad y tu querido hermano no la aprovechó_me dijo mirandome por encima de las hojas, maldigo el dia en que caí en este lugar, odiaba tener que verlo y saber que nunca escaparia de aqui...lo odiaba y lo peor era que no podia matarlo...no podia hacerlo.

_te odio..._le dije mientras me acercaba a su escritorio, que era lo unico que me saparaba de él, coloque mis manos en la mesa mientras lo miraba directamente a los ojos, esos ojos tan negros como su alma_TE - ODIO... Y ESO NO LO CAMBIARAS NUNCA..._le dije lo más claro posible, el no cambio su rostro, ni una mueca, solo dejó los papeles y me miro lo suficiente para grabarse mi respuesta en su cabeza.

_lose...pero eso no cambia mi desicion_se acomodo en su silla giratoria y me dio la espalda, había dado por finalizada la conversación, si es que esto se puede llamar conversación.

_me ire...algún dia y no podrás hacer nada al respecto_eso fue lo último que le dije antes de salir por la puerta.

Lo odioba desde que lo conocí, siempre fue un maldito que le gusto torturar a las personas, era desagradable estar a su lado y no podia soportar tenerlo cerca a pesar de que yo trabajara para él, Bill...era la persona más inconsciente y sin corazón que conocí en toda mi vida, no le importaba quien o que se interpusiera en su camino porque lo quitaba de allí, no podía perdonar a menos que tuviera un plan que se lo impidiera, no tiene amigos, todos le tienen miedo por su pasado y reputación, había llegado lejos y no de la manera correcta.

Por mi puede irse al infierno con todo y su maldito dinero...

_¿que haces aqui?_la voz de Marcos entrando por la puerta del edificio me hizo querer proponerle acabar ahora mismo con el infeliz que se encontraba acomodando papeles.

_vine a hablar con Bill_le respondi indiferente, pase por su lado y me sujetó el brazo, estaba enojado.

_te dije que no volvieras a hablar con él, acaso no me es...

_es mi problema, vine por que es mi problema...solo eso_me solte de su agarre y seguí caminando antes de pelearme tambien con él.

Una vez sali del edificio en ruinas, conduje hasta La MORT, si habia un lugar donde se pueden olvidar las penas es alli...siempre es un buen lugar.










 



Maria Bassi

#4343 en Joven Adulto
#12956 en Novela romántica

En el texto hay: romance, hot

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar