Mi único amor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

David: eso pasa, porque nunca tuviste un amigo. Le dice cuando salgamos alguna parte no te vas a sentir fuera de lugar.

Regina: me estas invitando a salir. Es un buen detalle de tu parte, pero no quiero que pases vergüenza por mi culpa, si nos ven juntos.

David: yo nunca me avergonzaría de estar a tu lado y para que veas que no es así, el día de mañana vamos a ir al parque que está cerca de aquí.

Regina: eres un buen amigo, David. Sé que voy a pasar una tarde agradable a tu lado, así no me sentirá sola y podemos seguir conversando un poco más.

Ella no lo podía creer tenia al fin un amigo, pero su presencia la ponía demasiado nerviosa y más cuando le hablaba, lo sentía sincero. La miraba como si fuera lo más importante para él y eso le gustaba mucho

David: fue agradable estar contigo. Pero ya es hora de entrar a clases para decir quiero que también, me permitas llevarte a tu casa.

Regina: porque harías algo así. Si, me llevas a mi casa, mi madre va a pensar que somos novios y eso no es así. Solo nosotros lo sabemos.

David: no quiero que nada malo te pase. Por esa razón lo hago, a tu madre le dices que soy tu amigo, nada más.

Regina: está bien. Te voy a estar esperando en mi salón de clases para irnos juntos. Espero que no se te haga una costumbre hacer esto todo los días.

David: eso es lo que pienso hacer. Quiero que tus compañeros de clases se den cuentan de que ya no estás sola, que me tienes a mí, para todo lo que necesites.

Regina: sonríe para decir muchas gracias, David. Pero no quiero quitarte mucho tiempo, seguramente tienes cosas que hacer.

David: no tengo absolutamente nada que hacer. Si no estar contigo como ahora.

Ella se levanta de su asiento, David hace lo mismo, él quería tomar su mano pero todavía no era tiempo, tenía que aprender a controlar sus emociones cuando estaba con ella. Eso para él va a ser demasiado difícil, sabía que lo tenía que lograr, tiempo después llegan y se despide de Regina para irse, su salón su amigo lo estaba esperando para preguntarle cómo le fue con su futura novia

Julián: al fin te apareces, no me digas que ya le confesaste tus sentimientos y la reacción de ella fue huir de ti, nuevamente. Así, nunca te va aceptar como novio.

David: no le dije nada, todavía. Primero me presente con ella como debe de ser, para que me piense ver como algo más, pero vamos a empezar como amigos, esa fue la única forma que encontré para estar cerca de ella.

Julián: solamente así, se empiezan las grandes historias de amor. En verdad tengo que desearte buena suerte para que ella se enamore de ti.

David: siento que para eso falta muy poco porque los vi en sus hermosos ojos y también me di cuenta que la ponía nerviosa. Esa es una señal de que le gusto, sé que muy pronto voy a lograr que se enamore de mí.

Julián: espero nunca enamorarme, no quiero estar pensado todo el día en la misma chica. Algunos el amor los vuelve romántico y nada más quieres estar con la persona amada.

David: nunca digas nunca. El amor va a llegar a tu vida y vas a ser el más románticos de todos con tal de conseguir su amor.

Ellos entran a su salón de clases, pasan las horas demasiado lentas para David, él estaba atento cuando dieran el timbre y cuando lo escucho se despide de su amigo para ir en busca de Regina



Karen Pamela De La O Jaimes

#1010 en Novela romántica
#117 en Novela contemporánea

En el texto hay: romance, celos, miunicoamor

Editado: 10.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar