Mi patrona...

Tamaño de fuente: - +

0.4

<<Rebecca>> pensó rápidamente.

—Gracias Luis, yo llevare las maletas en el elevador.

El portero al ver el agradecimiento de la patrona se quedó en el vestíbulo. Any avanzo rápidamente y presiono el botón que ponía siete. El elevador subió de lo más rápido. Y la compuerta se abrió. Ella camino lentamente con Vanessa detrás, para protegerla de cualquier cosa que intentara su hermana. La silueta de Rebecca estaba esperando en la puerta de la casa, sentada con los brazos entre las piernas. Sentada con una cara de espanto. Algo ida del mundo terrenal. Rebecca al divisar a su hermana se paró de inmediato y se sacudió el polvo.

—Hermanita.

—Hola hermana. Respondió Any.

—¿Cómo estás?

—Bien. Estaba comprando algunas cosas.

—¿Para la boda?

Any no sabía que responder. Tenía algo de pavor.

—¿Ya lo sabes?

—Mi padre me lo dijo.

—Pasemos para que hablemos mejor.

Any con rapidez saco las llaves del pequeño bolso. Y entraron al departamento.

—La pequeña Vanessa esta mas grande no lo crees.

Any flipaba sobre la actitud sumisa de su hermana.

—Y eso que me vienes a visitar. Any paso un vaso lleno de jugo.

—No puedo venir a visitar a mi hermana.

—Vanessa acomoda todo en tu cuarto tengo que hablar algo importante con tu tía.

Any estaba decidida ahora más que nunca iba a confrontar a su hermana, se casaba con Carlos o le pasaba un tren por encima, pero no iba a dejar que ella no se entrometiera más en su vida. Igual ya estaba muy grandecita para que le estuvieran dando órdenes, a la que verdaderamente era la patrona.

La pequeña Vanessa  fue rápidamente al dormitorio.

—Ahora si hermana, ¿dime que es lo que verdaderamente quieres? Any cruzo los brazos y frunció el ceño.

—Solo quería…

Any la interrumpió

—No tú no eres así, y si piensas que me vas a prohibir casarme con Carlos, esta muy equivocada,  ya tengo veintiséis años y estoy muy grande para que me estés dando órdenes.

Rebecca quedo impactada. Y callada al ver las palabras de Any.

—No… No era eso. —Bebió del jugo— quiero que me dejes quedarme aquí esta noche.

Any frunció el ceño y se rasco la cabeza.

—¿Porque?

—Bueno… es que… Patrick está muy raro últimamente y además. —Se apretó los brazos con las manos— el casi.

A la chica se le hizo incapaz de ver a los ojos a Any, ella estaba escondiendo algo bajo su pelo.

—Rebecca mírame a la cara

Rebecca negó con la cabeza.

—Dije que me mires.

Al ver que su hermana no reaccionaba Any agarro las manos de la chica y alzo la cabeza de su hermana. El cabello se despegó de su cara y destapando una marca que le quedaría por el resto de su vida marcada, aunque con el tiempo en el exterior desaparecería pero en su pensamientos perpetraría el trauma por el resto de sus mortales días. 

—Dios mío ¿Que es ese moretón? Rebecca respóndeme.

—Nada hermanita. Derramo una lagrima por sus cachetes. Que recorrió toda su cara hasta llegar a su barbilla y finalmente caer en su pecho.

—Si dime que paso.

Rebecca negó con la cabeza.

—Dímelo,  o llamo a papa

—No espera. No lo llames.

—¿Patrick te hizo eso? ¿Alguien más sabe?

Any estaba impaciente por saber lo que le pasaba a la su hermana.

—Cuando estaba en la casa, un día el llego muy raro. —Ella se secó la lagrima— después de eso las cosas se tornaron mal. Yo  no estaba  tan bien. Y el creo que estaba borracho. Y me dijo que su amigo, no perdona su mejor amigo había sido asesinado. Y empezó a alejarse de mí.

Ella quedo en silencio un rato.

—Un día estaba en la casa, un día como cualquier otro, íbamos a cenar juntos, el quería que nos encontramos. Yo estaba emocionada hacía tiempo que no salíamos. Él siempre estaba entretenido en su trabajo. Y llego a la casa borracho, estaba muy borracho, yo estaba preparándome para Salir, él se paró en la puerta de la habitación, yo me estaba maquillando. Y me beso, yo estaba contenta, pero el después me arrebato la parte superior de mi camisa. Con algo de fuerza. Creo que con mucha fuerza. —Volvió a soltar otra lagrima— Después de un rato él quería que estuviéramos juntos.



GOLLO D.

Editado: 04.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar